Prohibido Prohibir, una audaz maniobra política contra la ideología retrógrada

El creciente movimiento para prohibir los libros, especialmente los libros centrados en las experiencias de las personas de color y la comunidad LGBTQ+, representa una amenaza no solo para los derechos consagrados en la Primera Enmienda, sino también para el bienestar de los estudiantes, que merecen verse representados en obras literarias y de no ficción. Foto: PEN America / Twitter.

El creciente movimiento para prohibir los libros, especialmente los libros centrados en las experiencias de las personas de color y la comunidad LGBTQ+, representa una amenaza no solo para los derechos consagrados en la Primera Enmienda, sino también para el bienestar de los estudiantes, que merecen verse representados en obras literarias y de no ficción. Foto: PEN America / Twitter.

Marco Vinicio González

Uno de los pasajes más oscuros en la historia de la humanidad es la era de la Santa Inquisición cristiana (1420-1498), sinónimo de intolerancia religiosa y responsable en España de la muerte de miles de judíos y presuntos brujos, además de la quema de más de 6 mil volúmenes que “infectaron al mundo con errores judíos”. De ahí que Tomás de Torquemada, el primer gran inquisidor, se haya convertido en sinónimo del horror y la intolerancia religiosa.

Pues bien, en 2023 gran parte de Estados Unidos parece estar reviviendo a los nuevos Torquemada, en la figura de varios gobernadores republicanos. Es el año escolar en que escuelas de Carolina del Sur, La Florida, Missouri, Texas y Utah, entre otros, han prohibido la lectura de ciertos libros, prohibición convertida en políticas públicas.

Hoy jueves 20 de julio transcendió que la Junta Escolar de La Florida aprobó un nuevo conjunto de estándares sobre cómo se debe enseñar la historia de los afroestadunidenses en las escuelas públicas de ese estado.

Con todo, al parece Illinois le está ganando la partida, gracias a una audaz maniobra de su gobernador, el demócrata Jay Robert Pritzker, quien respondió a la intolerancia republicana con la póliza, Prohibido Prohibir. Es decir, “es el primer estado que prohíbe la prohibición de libros”, dice Línea Abierta.

Pritzker se basó en la ley que rige tanto a las bibliotecas públicas como a las de las oficiales, que dice que éstas “… deben adoptar la Carta de Derechos de las Bibliotecas, de la Asociación Estadunidense de Librerías”, que señala que los materiales de lectura no deben removerse por cuestiones partidistas o diferencias doctrinarias, a riego de el acceso a fondos públicos.

Gerardo Guzmán, conductor de Línea Abierta, invitó al programa a Tony Díaz, escritor y activista chicano originario de Illinois pero con sede en Houston, Texas, para comentar sobre estas políticas oscurantistas y sobre la audaz medida del gobernador Pritzker.

“… Esta ley nos da más herramientas para combatir todas estas leyes que quieren prohibir libros. Lo bueno de la ley es que va a apoyar a bibliotecas, escuelas, y va a enseñar a los otros estados una forma de combatir el ataque al mundo intelectual”, dijo Díaz respecto a Prohibido Prohibir.

El escrito-activista señaló que sin embargo esta ley de Illinois no va a pasar en estados como Texas, bajo gobierno republicanos. Sin embargo, agregó, “esta ley nada más toca a bibliotecas y escuelas… desafortunadamente con esta cultura de la censura, acaban de escuchar lo que están haciendo en Utah, que es otra faceta de este ataque a los libros que nuestra comunidad necesita”.

-Tony, ¿por qué es importante entender lo que está pasando con esta prohibición de libros? ¿Cómo afecta a la comunidad estudiantil eliminar libros de los anaqueles?

“… En nuestra comunidad van a escuchar en los medios de comunicación unas historias que a lo mejor no les tocan directamente. Pero te aseguro que en cada salón escolar algo está pasando… Y lo que está pasando es que el ‘Sueño Americano’, a través de la educación, está en peligro. Así de fácil, así está esta crisis”.

El escritor señala además que su padre trabajaba pizcando, en la dura faena del campo.

“Y mi papá siempre de decía: ‘Mijo, yo me estoy quebrando la espalda para que tú estudies, para no que no tengas que trabajar como yo trabajo… Yo logré el sueño americano a través de la educación. Por el acceso a libros, a ideas que yo no iba a conocer en mi casa pero que eran importantes para que yo progresara en este país. ¡Eso es lo que está en peligro!”.

Tony Díaz señala también que en esta cultura de censura que se abre camino en el país, en cada estado tiene una faceta distinta. Y brinda un ejemplo:

“Recientemente la Unión Estadunidense de Libertades Civiles (ACLU) está demandando al estado de La Florida por prohibir muchos libros. Pero lo que mencionan es que casi 40 estados están implementando diferentes maneras de poder prohibir libros. Y aquí en Texas estamos luchando contra eso”.

Agrega: “A nivel estatal están pasando leyes por ejemplo que prohíben la Teoría Crítica de la Raza. Acaban de pasar una ley que elimina cualquier hecho de diversidad, equidad e inclusión… esas leyes están intimidando a los profesores, y les va a dar miedo traer libros a las escuelas, escritos por gente que no está aprobada por esas listas… y aquí en Texas, más del 50 por ciento de los alumnos son latinos, y nadie está luchando por ellos”•

This entry was posted in Educación, Homepage Feature, Inmigrantes, Política. Bookmark the permalink.