Piden a la ciudad que muestre lo que hace para convertir a Nueva York en ciudad Santuario

Manifestación en el Washington Square Park de la ciudad de Nueva York el 26 de enero de 2017 contra las políticas de inmigración del presidente Trump. Foto: Spencer Platt/Getty Images.

Manifestación en el Washington Square Park de la ciudad de Nueva York el 26 de enero de 2017 contra las políticas de inmigración del presidente Trump. Foto: Spencer Platt/Getty Images.

De la Redacción

Los ciudadanos de a pie han tomado las calles del país de costa a costa, para protestar por la violación a sus derechos y para defender los ataques a programas sociales y de salud a los que el gobierno quiere quitarles fondos, como a Planned Parenthood, por incluir al borto en una amplia variedad de servicios diversos que brinda a la mujer. O las amenazas contra el Medicare con los ataques a Obamacare. O los mítines multitudinarios con una participación cívica que no se veía en muchos años, en parques y plazas públicas de distintas ciudades para oponerse públicamente a las políticas del gobierno federal contra la inmigración. Muchas demostraciones de rechazo se llevan a cabo simultáneamente sin cesar y sin perder el entusiasmo durante casi un mes.

En medio de un controvertido clima de persecución, de confusión y temor en el que todos los días se está deportando puntualmente a cientos de latinos en muchas ciudades de este país, por las agresivas políticas del presidente Trump contra cierta migración, aunque se hallan actualmente atorados en las cortes judiciales, la “Coalición en contra de la política de criminalización ‘Ventanas Rotas’”, anuncia este sábado la manifestación de protesta #NONOSVAMOS.

Los convocantes son una “gran coalición liderada por inmigrantes”, que realiza en estos momentos una manifestación en el parque Washington Square, en el bajo Manhattan, “para responsabilizar al alcalde Bill de Blasio y a los miembros del Concejo Municipal por su continuo apoyo a la política de criminalización de las ofensas menores conocida como ‘Ventanas Rotas’ (Broken Windows)”.

De acuerdo con esta coalición, “mientras la administración de Trump intensifica la guerra contra los inmigrantes y amplía el poder de la policía, la ciudad aún no ha tomado ninguna acción concreta para cumplir con el estatus de ciudad santuario”. Además, estos ciudadanos de a pie se oponen a la mediad de citaciones civiles como una solución, argumentando que esto se traducirá en un aumento de la vigilancia a las comunidades inmigrantes, “con el fin de llenar -con sus miembros- las cárceles de la ciudad”.

Una deportación comienza con un oficial de la policía de Nueva York en el barrio, “ya sea que tal encuentro haya ocurrido hace 20 años o que suceda mañana”, sostiene Marlene Ramos, estudiante de posgrado en la Universidad de Columbia y miembra de esta coalición.

“¡Queremos santuario para todos los neoyorquinos! Queremos santuario para inmigrantes y santuario para personas encerradas al norte de la ciudad y en Rikers”.

La coalición señala además que la ciudad de Nueva York no es un santuario para los inmigrantes neoyorquinos debido a la presencia policial fuertemente militarizada en las comunidades que “han convertido en blanco de ataques a los inmigrantes, afro-descendientes, mexicanos y centroamericanos, transgéneros, y a comunidades musulmanas así como a todas las poblaciones vulnerables de Nueva York, muchos de sus miembros penalizados por causas menores.

Los inmigrantes neoyorquinos, con estatus migratorio o sin él, junto con sus aliados, exigen mayor poder comunitario, sostiene la colación. “Que se le quiten fondos a la policía de Nueva York, que se ponga alto a la colaboración del gobierno de la ciudad con el Departamento de Inmigración. Y un cese o abolición permanente de la política de criminalización, ‘Ventanas Rotas’.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo