Indocumentados, clave en la reconstrucción de Houston pese a draconiana ley de Texas

Ciudad de Houston, Texas, antes del huracán Harvey

Ciudad de Houston, Texas, antes del huracán Harvey

Texas pasó este verano la más draconiana ley de inmigración del país, intentando lanzar una batida estatal contra sus residentes indocumentados. En contraste, la industria de la construcción del estado, una de las más dinámicas del país, depende en gran medida de la labor de trabajadores inmigrantes ‘sin papeles’. Se espera incluso que miles de estos trabajadores ayuden a reconstruir Houston después del desastre causado por el huracán Harvey. En el siguiente reporte, Joy Díaz nos muestra cómo se ha construido un sistema legal que obtiene buen provecho de estos trabajadores mayormente latinos.



Unos días antes de que el huracán Harvey devastara la ciudad de Houston, Texas, me desperté antes del amanecer. Quería ver cómo se despierta Houston. Quería ver el cielo pintarse de color turquesa, un rosa muy pálido y un poco de amarillo.

Se escuchan sonidos de pájaros…

Poco a poco el silencio se transformó en bullicio. Y en sonidos de maquinaria pesada.

Sondo de calle del Centro de Houston, en el Centro Médico…

35453516410_8c194cb4d7_z

La industria de la construcción –solamente en el estado de Texas– equivale a 54 mil millones de dólares.

En el centro de la ciudad me reuní con Stan Marek, dueño de una constructora en Houston. Nos pusimos nuestros cascos protectores y unos chalecos fluorecentes, y él me dio un tour.

“Ahorita estamos en el Texas Children’s Hospital. Mis trabajadores están instalando los travesaños de acero y resanando las paredes”, dijo Marek.

Un elevador nos lleva hasta el piso 16. No parece elevador, es una jaula metálica que cuelga afuera del edificio.

Sonido de elevador operando…

Una cosa de la que Marek está muy orgulloso es el alto estándar de seguridad de sus empleados.

“Todos estamos a seguros”

Stan Marek, contratista de Houston, Texas. Dice que “moralmente no puede” contratar trabajadores indocumentados.

Stan Marek, contratista de Houston, Texas. Dice que “moralmente no puede” contratar trabajadores indocumentados.

Pero lo que más lo enorgullece es el compromiso que hizo años atrás, de ¡Nunca! contratar trabajadores indocumentados:

“Moralmente no puedo hacerlo”

Marek dice que su fe católica le impide hacer algo ilegal. Pero los trabajadores de Marek no son los únicos que construyen este hospital.

“Aproximadamente ¡la mitad! de los trabajadores de construcción en Texas son indocumentados”, afirma José Garza.

José Garza dirige un centro sin fines de lucro en Austin que se llama Workers Defense Project. Las cifras de las que habla las reveló un estudio que realizo por la Universidad de Texas en Austin hace 6 años.

Se escuchan sonidos de una construcción…

Pero otros expertos aseguran que ¡Más de la mitad! de los trabajadores han de ser indocumentados, porque hay cuadrillas en las que ningún obrero está legalmente en el país. ¡¿Qué pasaría si Texas deportara a todos estos trabajadores?!

Se escucha sonido ambiente…

Rafael es un obrero bajito de estatura. Su piel canela denota los estragos del sol. No quiso que usáramos su nombre real porque es indocumentado.

“Ahorita estamos en la ciudad de San Marcos, en Texas State, en la ciudad de San Marcos…”

35453516240_b6eeb00049_z

Texas State es una universidad que se encuentra entre San Antonio y Austin

“En esta universidad hemos hecho dormitorios para los estudiantes, gimnasios, parkeaderos

Texas State es una universidad que pertenece a este estado. Aun así, la mayoría de los trabajadores que están construyendo el campus son indocumentados.

Rafael lleva más de 20 años en Texas y nunca ha estado desempleado. Lo que indica la gran demanda que tiene la mano de obra como la suya. Y esto era antes del paso destructor del huracán Harvey.

A unos minutos de la universidad Texas State está la autopista estatal 1-30

“Esta autopista la construí desde Georgetown hasta Seguin”, dice Rafael.

Rafael trabajó 6 años en este proyecto.

“Durábamos un mes trabajando en el día y un mes trabajando en la noche para que no parara el proyecto”

Seis años sin días libres ni días festivos ni fines de semana.

35031799133_3f7eaeee0a_z

Así ha construido Texas de manera directa o indirecta todos los hospitales, todas las escuelas, todas las autopistas en los últimos 20 años. Pero, ¿qué no se supone que es un crimen contratar indocumentados?
Stan Marek:

“The system is broken”                                                                                                                  (El sistema está roto)

El contratista Marek señala que tenemos un sistema disfuncional y explica por qué:

“En 1978 el gobierno cambió la sección 503 del código de impuestos. Desde ese momento nos dio permiso de que en vez de contratar empleados, contratemos a ‘subcontratistas independientes’”

De esa manera el patrón se ahorra los impuestos laborales y como los trabajadores no son ‘oficialmente’ sus empleados, no les tiene que pagar tiempo extra o beneficios de salud. Incluso –no tiene que checar su estatus migratorio. Y este proceso es perfectamente legal desde 1978; sin embargo, pagan impuestos. La agencia recaudadora de los Estados Unidos o IRS, confirma que el año pasado ¡4 millones y medio! de estos trabajadores pagaron impuestos federales, un millón de ellos viven en Texas.

“Es algo muy complicado”, dice Rafael.

Rafael paga sus impuestos aunque nunca podrá cobrar una pensión o recibir seguro social.

“Claro porque no existo aquí supuestamente, pero si no pago impuestos entonces, si me van a cobrar”

35801007486_c8a03be073_z

Algunas personas señalan que este proceso es pura hipocresía, puesto que la construcción produce mucho dinero: 54 mil millones de dólares al año. Se pregunta si la economía Texana ¿podría subsistir si deportaran a millones de indocumentados para cumplir con las promesas de campaña del presidente Trump, sobre todo ahorita que el estado los necesita para reconstruir Houston?

-Y si el estado lograra deportarles, ¿me afectarían de manera directa?

El profesor de leyes de la Universidad de Texas, Bill Beardall dice que sí:

“En Texas todos nos beneficiamos de la labor de los indocumentados”

-¿Cómo?

“Toda faceta de una vida normal en Texas se beneficia del trabajo duro y a menudo abusado de los trabajadores indocumentados”

Vuelve a escucharse sonidos de la construcción…

Amanece un nuevo día en Houston, y con él vuelven los sonidos de la maquinaria que construye el futuro de este país; maquinaria que gime, golpea y ruge (se disminuye el sonido). A medida que me alejo de Houston, los sonidos se desvanecen pero lo que no puedo dejar de oír son las palabras de Beardall: “¡Todos! nos beneficiamos del trabajo de los indocumentados… Y si los deportan…, eso nos afectaría a todos de manera directa o indirecta.

Para la Edición Semanaria del Noticiero Latino, desde Houston, Texas, Joy Díaz. Fotos: Flicker / Houston Construction / By KUT, Austin, TX – 90.e FM
Este reportaje fue posible gracias a International Women in the Media Foundation.

Download
This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo