Paul Ryan anuncia voto de DACA la próxima semana y así mata ‘petición de descargo’

El vocero de la Cámara de Representantes, Paul Ryan anunciado los acuerdo alcanzados en reunión privada con los republicanos. Foto: www.redbluedivide.com.

El vocero de la Cámara de Representantes, Paul Ryan anunciado los acuerdo alcanzados en reunión privada con los republicanos. Foto: www.redbluedivide.com.

De la redacción

Como mencionamos ayer en Línea Abierta, los republicanos de la Cámara de Representantes, intentaron una vez más, al cuarto para las 12, asegurar los tres votos que les faltaban para conseguir imponer una medida, conocida como ‘petición de descargo’, que faculta a los miembros de un partido, si consiguen una mayoría de 218 votos, para obligar a sus correligionarios a someter a votación en el pleno de la cámara una propuesta de ley. Pero se quedaron cortos con dos votos, pues consiguieron sólo uno a última hora, y ayer era el último día de plazo si querían votar el próximo 25 de junio. No obstante, habrá otra oportunidad en julio.

Como es sabido, el vocero de la cámara baja, Paul Ryan se ha opuesto rotundamente a permitir un voto sobre cualquier proyecto de ley de inmigración, y particularmente el relacionado con DACA; dice que sólo permitiría el voto de un proyecto de ley que vaya a ser firmado por el presidente Trump. Es decir, que incluya financiamiento para el muro fronterizo y otras medidas de seguridad restrictivas para la migración.

Pero algunos republicanos moderados, que enfrentan una reelección en distritos con mayorías de votantes latinos hablan ahora de querer ofrecer una “visa especial a modo de puente hacia la ciudadanía para los Dreamers, y advierten que recurrirán a la petición de descargo si los conservadores de línea dura descarrilan las negociaciones que darían solución al Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, DACA”, decretado bajo la era de Obama.

Y como una medida para impedir que se votara por el proyecto de DACA, Ryan prometió que llevaría al pleno dos proyectos de ley de inmigración la próxima semana. No quedó claro si uno de ellos abordará la difícil situación de cientos de miles de Soñadores o Dreamers que enfrentan una posible deportación, pero con esta maniobra “eludiendo una guerra intrapartidaria por el tema de la inmigración, Ryan asesinó a los republicanos moderados”, dice por su parte la publicación Político.

De esta suerte, los republicanos moderados que no obtuvieron las 218 firmas necesarias para eludir el liderazgo de su partido y forzar un voto en su propio proyecto de ley bipartidista para codificar el programa de DACA, por lo que enfrentaron ayer una gran pérdida.

Más bien la idea de Ryan es votar un voto sobre una propuesta conservadora redactada por el republicano de Virginia y presidente del Comité Judicial de la cámara baja, Bob Goodlatte, y un segundo proyecto de ley sobre un paquete de compromisos que Ryan está reuniendo en consulta con los republicanos moderados y los línea dura. Pero “No se espera que pase ninguno, de acuerdo con los republicanos de ambos bandos”, dice la fuente.

En virtud de un acuerdo tentativo entre los conservadores del House Freedom Caucus y los moderados, “una votación sobre el proyecto de ley de Goodlatte pondría fin a la petición de descargo.

En tanto, los moderados “ya están sugiriendo que podrían intentar montar otra petición de descargo” más adelante en el año, “pero no está claro que ésta vaya a arrojar un resultado diferente”, sostiene Político.

Y es que muchos republicanos creen que la petición de descargo sería una gran vergüenza para el Partido Republicano, ya que “probablemente resultaría en la aprobación de un proyecto de ley que otorgaría la ciudadanía a los Dreamers” y esto podría desalentar a las bases republicanas en noviembre, e incentivar a los demócratas.

El grupo de dos docenas de republicanos que durante semanas amenazaron con unirse a los demócratas para codificar DACA, se ofreció a incluir medidas para reforzar la seguridad de la frontera en la legislación para garantizar un acuerdo, con la línea dura de su partido, que exige mayor aplicación la ley de inmigración como parte de cualquier acuerdo que incluya un camino hacia la ciudadanía para los Dreamers.

Y el liderazgo republicano filtró la idea de tener una votación separada sobre verificación electrónica, E-Verify y un programa de trabajadores huéspedes. Pero eso no fue suficiente para ganarse a los más conservadores, según varias fuentes familiarizadas con las conversaciones que sostuvieron ayer, dice la fuente.

La última ronda de negociaciones se produjo cuando la solicitud de aprobación de los moderados parecía estar perdiendo fuerza. Los moderados contaban con los representantes Dennis Ross (R-Fla.), y Dan Newhouse (R-Wash.), para las firmas de la petición de descargo, convirtiéndose en los votos 217 y 218 que faltaban. “Pero el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy convenció a Ross para que se mantuviera a raya, al prometerle un voto sobre un programa de trabajadores huesped antes del receso de agosto. Y Ryan hizo lo mismo con Newhouse”.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Política y Elecciones. Bookmark the permalink.