Patrulla Fronteriza allana campamento humanitario para migrantes en el desierto de Arizona

Agentes del Servicio de Parques Nacionales capturan a unos 15 migrantes indocumentados. Foto: latinamericanstudies.org

Agentes del Servicio de Parques Nacionales capturan a unos 15 migrantes indocumentados. Foto: latinamericanstudies.org

En un aparatoso operativo la Patrulla Fronteriza, y Protección de Aduanas, allanaron el jueves un campamento humanitario que provee agua, alimentos, ropa y medicinas de primeros auxilios a los inmigrantes que cruzan por ese desierto de Arizona. El campamento, sostenido ahí por un acuerdo verbal “de buena fe” entre la pasada administración Obama en 2013 y el grupo samaritano “No Más Muertes”, había sido ratificado apenas en abril por Félix Chávez, jefe interino del Sector Tucson, de la Patrulla Fronteriza, y estaba vigente hasta el jueves, cuando se consumó el operativo.

De la redacción

En una entrevista concedida el viernes a The New York Times por John Fife, el fundador del grupo samaritano, No Más Muertes, un sacerdote que se destacó por su ayuda humanitaria a los migrantes venidos de Centroamérica tras la guerra financiada por Estados Unidos en esa región del continente enlos 80, Fife caracterizó la incursión como “claramente una estrategia de los agentes fronterizos para paralizar e incluso hacer discutible la misión salvadora de una instalación médica que habían aceptado respetar”.

Por su parte, la publicación usahora.com sostiene que a través de un Twitter del referido grupo, No Más Muertes, informó sobre el operativo “que violó dicho acuerdo” al allanar el campamento de ayuda en busca presuntamente de cuatro inmigrantes que habrían cruzado la frontera ilegalmente. El operativo, que estuvo “compuesto de unas 15 camionetas con agentes fronterizos portando armas de alto poder, y hasta un helicóptero, concluyó con el arresto de cuatro inmigrantes que eran atendidos de emergencia en dicho campamento”.

Cada año, centenares de migrantes no logran alcanzar a su destino deseado, los Estados Unidos; y sus restos quedan tirados en ese desierto de Aridoamérica. Según un informe de la Oficina del Examinador Médico del Condado de Pima, en Arizona, “desde 2001 a la fecha se han recuperado más de 2 mil 600 restos de inmigrantes no identificados”. Estas cifras mortales, añade el informe, “alcanzan su pico durante los meses más cálidos… 48 de los 154 restos descubiertos el año pasado -por ejemplo-, fueron hallados durante los meses de junio y julio”.

Y es que los agentes fronterizos han ido empujando a estos migrantes por regiones cada vez más inhóspitas en el desierto, lejos de cualquier punto de ayuda para evitar su muerte por insolación o sed. Por eso los miembros de No Más Muertes, entre otras de sus actividades humanitarias, van dejando por la ruta de los migrantes galones de agua, mismos que mediante grabaciones registradas por cámaras de video clocadas por el grupo de ayuda cercanas al campamento, han sido banalizados por los agentes migratorios para que dichos migrantes no los encuentren y en ocasiones puedan salvar su vida, sostiene el Times.

Vale recordar que en la actualidad Arizona se encuentra en el centro de una polémica desde que en mayo de 2010 aprobó la ley estatal SB 1070, “una de las más crueles del país contra la migración en las últimas décadas”, que incluso “ha recibido la atención nacional e internacional y ha provocado una controversia considerable”. Importantes representantes del propio gobierno estadunidense la han calificado como “una violación de los derechos civiles… un suerte de apartheid”, y han afirmado que “su aplicación puede estar basada en razones de preferencia étnica”, es decir, racistas.

Pero en un comunicado difundido tras la incursión del jueves, la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza, que es la agencia principal de la Patrulla de Fronteras, dijo que “los agentes no tuvieron otra opción, después de que los voluntarios se negaran a dejarlos entrar para cuestionar a cuatro sospechosos sobre su ciudadanía y el derecho legal a estar presentes en Estados Unidos”.

La Patrulla Fronteriza del Sector de Tucson contactó a los representantes del campamento de No Más Muertes para que mantuvieran “una relación de trabajo positiva y resolvieran la situación amigablemente”, dijo el comunicado, citado por el Times. Pero “las conversaciones no tuvieron éxito”.

No es la primera vez que No Más Muertes y la Patrulla Fronteriza se han enfrentado. Los voluntarios del campamento han acusado a los agentes de bandalizar el agua y los alimentos que les dejan a los migrantes, como quedo establecido con las referidas grabaciones de video.

Como respuesta a las denuncias de No Más Muertes en su declaración del jueves, la corporación de Aduanas y Protección Fronteriza señaló los peligros de cruzar ilegalmente la frontera, y animó a cualquier persona que necesita ayuda a “llamar al 911 inmediatamente, ya que los retrasos podrían resultar en la pérdida de vidas”. Nada dijo sin embargo del operativo del jueves ni de la bandalización de los galones de agua y los alimentos dejados en el desierto■

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo