Paro laboral en cultivo de la mora por muerte prevenible de un trabajador

Trabajadores agrícolas con visa H 2A reclamando sus derechos

Trabajadores agrícolas con visa H 2A reclamando sus derechos

Este fin de semana murió en el estado de Washington el pizcador de moras Honesto Silva Ibarra. Su caída de emergencia al hospital desató una ola de inconformidad entre sus compañeros de trabajo, todos contratados y con visa laboral de México. Al llevar sus reclamos a los administradores de la compañía, que por cierto es dueña de algunas de las mayores plantaciones de moras en el mundo, estos tuvieron oídos sordos, de acuerdo con los quejosos. Ante esa actitud los contratados se declararon en paro de labores por un día. Hoy los jornaleros que participaron en la protesta están despedidos según esto “por insubordinación”. Los detalles de este pleito, de proporciones transnacionales, que pone en entredicho no sólo cuestiones de derecho laboral, sino también de política exterior, nos los entrega Samuel Orozco en este programa de Línea Abierta que aquí reseñamos.


Por Samuel  Orozco                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Director Director de Noticias, Radio Bilingüe

Un punto lo más al noroeste de Estados Unidos en el estado de Washington, justo en la guardarraya con Canadá se encuentra Sumas, un pequeño poblado agrícola donde decenas de pizcadores de la mora se hallan acampando. Están allí tras ser despedidos por su empleador, Saraband Farms, filial de la gran empresa productora de moras Munger, luego de organizar un paro laboral en protesta por las condiciones en los trabajos de la pizca de la mora.

El paro de protesta estalló al saberse que un joven compañero suyo, de nombre Honesto Silva Ibarra, había caído en estado de coma al ser internado en un hospital de Seattle y antes de la emergencia no había recibido atención médica oportuna en el trabajo, a pesar de sus insistentes quejas.

Bárbaro Rojas, originario de Nayarit y uno de los trabajadores portador de la visa H 2A es uno de los trabajadores cesados por Saraband Farms.

Trabajadores agrícolas y sus partidarios caminan por la muerte de un trabajador de la granja durante el fin de semana, a lo largo de las carreteras del telégrafo y de la roca cerca de Sumas, al sitio de las granjas de Sarbanand el martes por la tarde. Foto: Ashley Hiruko / Lynden Tribune.

Trabajadores agrícolas y sus partidarios caminan por la muerte de un trabajador de la granja durante el fin de semana, a lo largo de las carreteras del telégrafo y de la roca cerca de Sumas, al sitio de las granjas de Sarbanand el martes por la tarde. Foto: Ashley Hiruko / Lynden Tribune.

-¿Cuándo y cómo empezó todo, Bárbaro? –preguntó Samuel Orozco.

“La semana pasada. Cuando nos dijeron que teníamos un compañero que cayó enfermo y que se le había negado la atención médica. Inmediatamente nos reunimos todos los compañeros, para ver una opción, para poderlo apoyar a él. Y de esa forma pedir que se cambiaran las cosas en la empresa. Un poco más de atención… en fin, sobre las cosas que están sucediendo en ese momento. Al otro día decidimos hacer un para laboral, para tratar que los encargados de la compañía se llegaran a reunir con nosotros; aunque sea para tratar de qué se trataba eso. Pero no pasó nada… Se nos informó que el sado en la maña saldrían nuestros cheques por correo para que llegaran a nuestras familias en México…. Y ya cuando todos se fueron, llegaron los encargados de la compañía, el presidente y los demás, y se nos notificó que estamos despedidos, por insubordinación… y después de que nos leyeron los lineamientos de ese contrato y de que nos explicaron de lo que se trataba la insubordinación, nos dijeron que estábamos despedidos y nos dijeron que teníamos una hora para abandonar la propiedad, si no tendríamos problemas con las autoridades de Inmigración…”.

Escuche:

Honesto Silva finalmente murió este domingo dejando como deudos a esposa y tres hijos en su natal México. Los indignados compañeros de la pizca se quedaron ahora sin trabajo y sin sus cheques de pago, acusados por sus patrones de insubordinación, y hoy se encuentran en un improvisado refugio tipo campamento en un terreno prestado por almas solidarias de la región, refugio que a la vez funciona como su plataforma de protesta.

Bárbaro Rojas:

Dos datos que cabe tener muy en mente y que hacen de este conflicto un verdadero asunto transnacional son:

Uno, que los trabajadores llegaron al país desde México en calidad de trabajadores huésped, con visas laborales del tipo H 2A. Visas que se gestionan entre el Departamento de Estado y el Departamento del Trabajo estadunidenses, y el gobierno mexicano.

Y dos, la compañía que contrató a los trabajadores lleva por nombre Munger Farms, y desde su sede en Delano, en el valle central de California controla algunas de las mayores plantaciones de mora azul en el mundo, y forma parte del consorcio agroindustrial de la marca comercial Naturipe.

Antes, debo aclarar que para este programa hemos extendido la invitación a las autoridades laborales del estado de Washington y de lo federal; hemos igualmente intentado contactar, dejando llamadas, a la empresa contratista de los trabajadores (los llamados enganchadores), y a la misma compañía Munger Farms, dueña de los predios de la mora en los que laboraban los trabajadores cesados. La compañía Munger Farms nos remitió a una empresa publirrelacionista que prometió entrevistas posteriores.

Pablo Vicente, otro pizcador de la mora azul en Saraband Farms que también fue despedido, originario igualmente de Nayarit también el campamento improvisado en el poblado de , dijo estar muy agradecido con la gente que les echó la mano al permitirles acampar en ese terreno.

“Nosotros no sabríamos dónde andaríamos horita si no fuera por estas personas que nos permitieron acampar aquí”.

Sobre el número de despedidos y las razones que les dieron los empleadores por el despido masivo de trabajadores, así como por el –inhumano- comportamiento de la compañía hacia los primeros reclamo de Honesto Silva en busca de ayuda poco antes de morir, Pablo Vicente relata los hechos aquí, y habla de la perspectiva de tener que irse del país sin su pago en la mano, ante la posibilidad de tener que enfrentar a las autoridades de Inmigración, o volverse a México:

Un trabajador que marcha por las calles Telegraph y Rock cerca de Sumas hasta el sitio Sarbanand Farms el martes por la tarde. Foto: Ashley Hiruko / Lynden Tribune.

Un trabajador que marcha por las calles Telegraph y Rock cerca de Sumas hasta el sitio Sarbanand Farms el martes por la tarde. Foto: Ashley Hiruko / Lynden Tribune.

El curso de este conflicto laboral que está ocurriendo en estos momentos en , con implicaciones binacionales, lo expresa aquí una entrevista del corresponsal de Radio Bilingüe en el estado de Washington, José Luís Buen Abad y el abogado Joe Morrison, de los servicios de Asistencia Legal de Columbia. Afirma que los trabajadores con visa H 2A tienen protección de la ley Federal del  Trabajo, pero admite que ciertamente tienen menos protecciones que los trabajadores nacidos en este país. No obstante siguen teniendo el derecho a quejarse. Existe la presunción de que los supervisores están ante la comisión de delitos penales y convoca a una investigación.

Mora Villalpando, de la agrupación de Comunidad a Comunidad, y también de Latino Advocay (www.latinoadvocacy.org/) habló también sobre las posibles causas de la muerte de Honesto Silva, sobre el reporte del forense y también el del hospital. “Él había pedido, por lo menos un ride a la clínica más cercana. Y nada de eso ocurrió… sino que lo obligaron a volver al trabajo”.

El director de la organización Familias Unidas, y miembro de un sindicato independiente en el estado de Washington, Ramón Torres también participa en este segmento sobre lo vulnerable que es el sistema de visas ante el fraude y las violaciones laborales y contractuales contra los trabajadores con la H 2A que conducen con frecuencia hacia accidentes y en este caso de Honesto Silva a la muerte. Y contempla incluso la posibilidad de un boicot.

Escuche:

Escuche el desenlace de esta plática sobre el conflicto laboral binacional:

Download
This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo