Padres de familia coinciden en que la lectura a muy temprana edad es crucial (última)

wednesdayMarco Vinicio González

Noticiero Latino

El tema de la educación temprana y la crisis escolar del país por las dificultados que atraviesan muchos niños, y particularmente los latinos, para leer cuando llegan al cuarto grado, ha alcanzado un consenso entre alcaldes, gobernadores, cancilleres escolares, la Casa Blanca y el presidente Obama. Reprobar la lectura en cuarto grado puede llevar más adelante a la deserción escolar, a empleos mal pagados o incluso a la cárcel, dicen estudios. En las pasadas entregas ofrecimos la respuesta del Estado ante esta crisis de gran proporción, y los concejos que ofrecen dos especialistas en el tema, que centran la atención en el poder de la lectura de los padres incluso desde que el infantes se halla en el vientre de la madre. En esta entrega reseñamos la opinión que ofrecieron en un programa de Línea abierta diversos padres de familia, y quienes compartieron con esta audiencia el resultado obtenido cuando leen a sus pequeños desde muy chicos, y cuando no lo hacen también. Esto es parte de la serie Diploma en Mano.

Escuche

 

 

 

Como expuso en la pasada entrega Chelis López, conductora de Línea Abierta, no saber leer en el cuarto grado es un agudo problema, sobre todo si se toma en cuenta que hasta el tercer grado de primaria los niños aprenden a leer; y que después del tercer grado los niños leen para aprender. Y agrega que si al llegar a cuarto grado los niños tampoco pueden leer, entonces tampoco podrán aprender bien sus materias. Y expone un preocupante dato: los planeadores de las prisiones estatales calculan el número de las celdas, basados en los niveles estadísticos de lectura en el tercer año.

Transcurría la segunda Hora de Línea Abierta (19/03/2014) cuando López da entrada a las llamadas telefónicas que abarrotan ya la línea telefónica del referido programa.

Los padres de familia

ninosEn esta ocasión es Norma, de Santa Rosa, California, quien tira al aire el primer testimonio sobre la educación de los niños: “Para decirles que no están solos, que todos podemos unirnos y lograr un mundo mejor. Primero que nada tenemos que tener un contacto visual con nuestros hijos, sonreirles y mostrarles amor; y que todo los padres tienen el derecho a criar a sus propios hijos. En lugar de que pongan a foster padres que pongan a los padres biológicos como padres; que se desempeñen, que se se les dé ese trabajo, en lugar de separar a los padres de los niños. Porque un niño que se separa de sus padres, esa presión negativa, esas emociones negativas enferman. Traen muchas enfermedades, y la manera como se van a distribuir más drogas en el futuro va a ser inventando enfermedades fantasma, y ficticias. La única manera de que los niños aprendan, y que la salud mental de nuestros hijos y nuestras madres biológicas, está en el contacto visual; en decirle: Hijo, te quiero mucho. Por tu bien, vamos a escuchar, vamos a leer. Mira esta semilla, la ponemos en la tierra, nos va a dar su fruto. Los niños aprenden desde que están en el vientre; si tú les pones una cajita musical, osi estás hablando reconocen tu voz”. Norma dice haberles leído a sus hijos desde que estaban en su vientre.

María llama entonces de Yakima, estado de Washington: “Yo tengo un hijo de cuarto grado, y uno de kinder, y unos en la high school (preparatoria). A mi niña la chiquita que está horita en primer año…, yo agarro la parte que me corresponde de que yo la dejé solita y, por lo que quieras y gustes, ella está batallado bastante horita para leer… la maestra le ayuda bastante, y bien agradecida con lo que está haciendo la maestra, pero yo la dejé solita. La dejé como dicen, ‘a la buena de Dios’, por estar cuidando a los otros grandes… porque con ellos sí me ponía yo a leer, les enseñaba las letras… Y nomás para decir que debemos de ponerle el mismo cuidado tanto a los chiquitos como a los grandes. Todos ocupan nuestra ayuda para enseñarles a leer y enseñarles las letras, y yo a ella la descuidé, la dejé solita, y horita no hallo qué hacer para ayudarla a que aprenda a leer porque está bien baja mi niña en lectura”.

Pre-K CarouselAquí interviene la especialista en el tema, Elizabeth Jiménez, deChildren’s Reading Foundation of Doña Ana County, Las Cruces, NM (www.readingfoundation.org), que participó en la entrega anterior:

Mi recomendación sería que también utilice a los grandes. Porque a ellos sí les dedicó más tiempo, por lo que escuché. La felicito por ese buen trabajo, y no tome a pecho lo que hizo con la niña. Tómelo como un error. Todavía es tiempo, si la maestra la está ayudando, y la está apoyando… a vece con los niños hay que dejarlos investigar las materias que les gusten, y que no usen la lectura como un castigo. Hay quienes les dicen a sus hijos: Te tienes que sentar a leer 20 minutos, ¡te guste o no! Hay que tratar de inculcarle eso que le guste, ver si a la niña hay materias que le gustan más, o algunos libros; para que le vuelva a gustar la lectura y todavía hay tiempo”.

Jaime llama de Lankaster, Pensilvania: “Quiero en primer lugar compartir como experiencia personal. Mi esposa y yo tenemos dos hijos, un baroncito y una niña; ya son jóvenes mayores ahora, profesionales, graduados de universidad. Desde muy pequeñitos, mi esposa y yo siempre les dedicamos el tiempo para leer juntos, como familia, antes de ir a la cama. O cuando no era posible hacerlo juntos, al menos uno de los dos les leíamos libritos de cuentos, o historietas inspiracionales, para que se durmieran con esas imágenes en sus pequeñas mentes. Y desde ahí, cuando fueron a la escuela… un aspecto importante que ya no se ve en estos días es la investigación en las bibliotecas. Nuestros hijos siempre fueron a la biblioteca a investigar para cumplir con sus tareas escolares. Lastimosamente hoy en día todo está en la Internet, y entonces el niño no investiga, simplemente va y en cierta manera copia. Alguien hizo un comentario muy importante: El hecho de que la familia, y esto es una realidad, es la célula fundamental de la sociedad humana. Hoy en día estamos esperando que sean las escuelas, que sean los profesores, que sea la iglesia, que sea el gobierno quien se encargue de formar a nuestros hijos. Pero la responsabilidad primordial y fundamental está en nosotros como padres. Otro problema: Ya no vemos muchos padres, es solamente la madre, o solamente el padre; y encargamos además a la televisión. Es triste ir por ejemplo a un restaurante; vemos ahí a familias que van a comer supuestamente como familia, pero ¿qué pasa?, los niñitos están ahí con su I pod, con su celular o con cualquier cosa… entonces, la tecnología también en ese sentido no ha ayudado mucho. Finalmente, no es sólo cuestión de dinero. En nuestros países llamados tercermundistas no tenemos la cantidad de recursos económicos que tenemos aquí en este país, pero no se puede dejar que otras personas, otras entidades que no sean los padres biológicos, que se encarguen de la formación de su hijos en esas edades cruciales, lo primeros tres, cuatro, cinco años de ellos. ¿Qué se puede hacer? A nivel local, las instituciones, las iglesias, autoridades y familiares que entienden que la educación de los niños a ese nivel es crucial, que ayuden a aquellos padres que quieren realmente hacer de sus hijos personas, ciudadanos de bien; para orgullo de sus propias familias, para orgullo de la sociedad y beneficio de la sociedad en general”.

Elizabeth Jiménez responde:

A Jaime le agradezco muchísimo su comentario, me parece muy bueno, estoy completamente de acuerdo; no tenemos que poner la responsabilidad ni el gobierno, ni en las escuelas ni en las iglesias sino nosotros como padres tenemos que tomar la responsabilidad de enseñar a nuestros hijos. Y sí, hay situaciones donde no está el papá, situaciones donde los niños están con el tío o la tía o los abuelos, pero eso no es razón para que… simplemente es el amor a la lectura”.

monday-smallEntra la llamada de José, dese Yakima en Washington: “Mi comentario es ¿por qué no le dicen mejor a los padres que vayan a estudiar inglés, para que ayuden a sus hijos a hacer las tareas? Esa es la clave, no es otra. Si los padres no aprenden, no van a las escuela, los hijos a veces no pueden preguntarles nada porque los padres se aferran que no pueden, que no pueden y que no pueden… En cuanto llegué yo… yo no tengo documentos pero sé hablar inglés perfectamente. Porque el inglés se necesita”.

Elizabeth Jiménez:

Felicidades José, por venir e inmediatamente aprender inglés cuando llegó. Desafortunadamente esa no es una posibilidad para todos los padres. Y los más importante, pienso, es esa comunicación con nuestros hijos; eso de estar ahí, al tanto. En el caso mio mi mamá no habla inglés, mi papá pues está trabajando y hablaba inglés limitado, y yo me he destacado completamente; tengo mi licenciatura, y una segunda licenciatura, y estoy tratando de hacer mi maestría; y eso nunca me detuvo porque yo sigo en contacto cultural y tradicionalmente con mis papás, con mis abuelos, con la familia. Así es que aveces el inglés si ayuda, pero también hay que enseñarles el español; porque al igual que comentó María, si los niños aprenden el español, aprenden la manipulación del idioma y aprenden a amar de verdad el idioma, es fácil transferir ese idioma, o esos conocimientos, al inglés.

Ana, de Bakersfield, CA: “Mi niño es bueno en lectura. Va en segundo grado, y yo cuando estaba empezando, para entrar a kindergarten agarré una clase de lectura, en la universidad. Pagué bien caro por eso, 400 dólares, pero mi niño ya era adelantado en la lectura… Pero el profesor, lo único que enseñaba era nomás al ritmo de los niños que estaban bajo. Ahorita mi niño va en segundo grado, habla los dos idiomas bien, español e inglés, él lee el libro de ‘Little school’, que es de quinto grado ya… Entonces, ¿qué puedo hacer para que mi niño siga leyendo más? ¿Dónde puedo tenerlo para que aprenda más y más mi niño? Porque él tiene bastante capacidad para poder leer”.

Elizabeth:

Ana, todo a su tiempo. Te felicito por tener ese niño que aprende tan rápido, que está leyendo a un nivel tan alto, ¡eso es buenísimo! Pero también hay que dejarlos ser niños a veces. Mi hija también lee a un nivel altísimo, ten entiendo, pero igual la dejo que llegue a veces a la casa y sea niña, en lugar de empujarla. Porque tengo otra amiga que su hijo es también muy avanzado, y lo empuja y lo empuja y lo empuja, y ese niño ya está llegando ahorita, en el tercer grado, a un momento en el que ya está él rechazando el estudio. Así que todo a su paso. Y es que a veces los libros para niños más grandes no están de acuerdo con los temas, ni con las materias para un niño de segundo grado o tercero”.

PracticanLecturaenEscuelaComunitariaCesarChavezNosotros como padre esperamos el apoyo y trabajar en unión, en lugar de cada quién por su parte, pero que nos escuchen. Porque a veces los niños tienen necesidades, y ellos están haciendo una maravillosa labor, tratando de utilizar los fondos recortados que están recibiendo, para invertirlos de la mejor manera. A la vez nosotros podemos sugerir como podemos ayudar a los niños, y trabajando todos juntos, incluyendo la voz y la opinión de nuestros hijos podemos llegar a tener un mayor fruto para nuestros hijos”, aconseja Jiménez.

Este programa es parte también de American Graduate, Lets Make it Happen, una iniciativa de medios públicos para tratar la crisis de la deserción escolar, con el apoyo de la Corporación para la Difusión Publica.

This entry was posted in Edición Especial: Educación Pública, Educación, Homepage Feature. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

  • "Queremos la verdad, que se conozca quienes y por qué la asesinaron": Norma Mesino, sobre la muerte de la líder campesina Rocío Mesino
  • "Rocio [Mesino] estaba llamando a los pueblos a organizarse en policías comunitarias": Norma Mesino Mesino
  • "El estado ya no reprime, ahora son los poderes facticos, el crimen organizado quien reprime y el gob. no imparte justicia": Norma Mesino

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo