Ordena gobierno retirar información sobre el CoronaVirus en tribunales de Inmigración

Foto: Reason Magazine.

Foto: Reason Magazine.

De la redacción

En Estados Unidos se han confirmado 729 casos de infección con el virus CIVID-19, de los que 27 han muerto y 15 se han recuperado. Pero las cifras están cambiando con el paso de las horas y debido a varios otros factores. Sin embargo, la respuesta del gobierno federal a esta crisis, que cobra ya la dimensión de una pandemia pues ocurre en varios continentes, no sólo ha sido ineficaz sino que el propio presidente Trump ha demostrado que no le interesa informar veraz y oportunamente a la sociedad estadunidense para no afectar sus planes de reelección. Y ordena retirar los carteles informativos sobre el CoronaVirus de lso tribunales de Inmigración.

Aunque la estrepitosa caída de la Bolsa de Valores ha hecho a la administración Trump  reconocer a regañadientes la gravedad de la propagación del virus COVID-19, conocido comúnmente como CoronaVirus, él y su equipo encargado de la crisis, comandado por el vicepresidente Mike Pence siguen mintiendo acerca de las disponibilidad o accesibilidad de las pruebas de evaluación sobre el virus, y es el único país desarrollado que no cuenta con un plan de contingencia detallado y transparente. Al menos no se le conoce veraz ni públicamente.

En medio de esta amenazante pandemia, la administración Trump ordenó a todo el personal de los tribunales de Inmigración del país retirar todos los carteles con información del COVID-19, que explican en inglés y español cómo prevenir el contagio y la propagación del CoronaVirus, reporta hoy el Miami Herald.

Entre tanto, el sindicato que representa a los jueces de Inmigración “envió una carta a la administración de Trump pidiéndole que implemente inmediatamente los pasos para proteger a los jueces y a su personal, y proporcione orientación sobre cómo proceder en medio del brote de coronavirus, que también tiene el potencial de exacerbar la abrumadora acumulación de casos pendientes”.

Pero de acuerdo con la fuente, la decisión tomada por la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración, que depende del Departamento de Justicia, sobre el retiro de los carteles informativos acerca de CoronaVirus, “es sólo un recordatorio de que los jueces de Inmigración no tienen la autoridad para publicar, o pedir que se publiquen señalizaciones para sus tribunales individuales o para las áreas de espera”.

Hasta el momento, el gobierno federal ha declinado discutir por qué se envió el correo electrónico en primer lugar, y quién le dijo al juez principal de Inmigración que emitiera la directiva.

Sin embargo, el ominoso aviso habría sido enviado este lunes a los administradores de los tribunales de Inmigración en todo el país a través de un correo electrónico masivo de Christopher A. Santoro, el juez en jefe de Inmigración actualmente en funciones.

No obstante, hoy por la mañana, apenas cuatro horas después de que el Miami Herald publicara esta historia, “un portavoz del Departamento de Justicia contactó al Herald para decirle que ‘los carteles no deberían haberse eliminado’”. La medida, dice la fuente, “ahora está siendo rectificada”.

Ante una emergencia de salud pública de tal magnitud, como la amenaza del CoronaVirus que recorre al mundo –Italia por ejemplo, declaró estado de emergencia y cerró todas sus fronteras-, se ha visto que algunos funcionarios de varias dependencias del gobierno federal, comprometidos con sus respectivas profesiones prefieren sin embargo arriesgar su trabajo y escapar a las directrices de la Casa Blanca de ocultar la crucial información a los estadunidenses.

De esta suerte, el referido correo electrónico llega después de que la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, el sindicato que representa a estos jueces les enviara un mensaje “sugiriendo que publicaran un folleto de precaución sobre el coronavirus producido por los Centros nacionales para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en las áreas públicas de los tribunales”.

Para informar al público cómo evitar contraer o propagar el virus, según las recomendaciones de los CDC: como lavarse las manos con frecuencia, evitar tocarse la cara, si está enfermo quedarse en casa, limpiar los espacios de trabajo y los teléfonos a menudo, y mantenerse al día con los comunicados de los departamentos de salud locales.

Así que “después de que se envió la nota, los miembros del personal comenzaron a publicar carteles generados por los CDC en áreas públicas para que los asistentes a la corte también puedan mantenerse informados”. Pero esos carteles fueron retirados de inmediato, dice la fuente.

“Francamente, es desconcertante para nosotros por qué EOIR (Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración) no está tomando medidas concretas, de acuerdo con los CDC y la Oficina de Gerencia de Personal de Estados Unidos, para salvaguardar la salud de sus empleados y el público”, dijo Samuel B. Cole, Director de Comunicaciones Asociación Nacional de Jueces de Inmigración.

Y remató: “Parece que se está adoptando un enfoque de avestruz, de meter la cabeza en la arena y esperar que todo desaparezca”.

Y eso es precisamente lo que ha declarado reiteradamente el presidente Trump, que todo desaparecerá en abril, como por arte de magia■

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.