Nuevo engaño del gobierno federal de ayuda a los pobres, bonanza para ricos

Construcción de vivienda pública financiada con fondos del programa de ‘zonas de oportunidad’. Foto: www.hrresource.com.

Construcción de vivienda pública financiada con fondos del programa de ‘zonas de oportunidad’. Foto: www.hrresource.com.

De la redacción                                                                                                                                      Con informacion de The New York Times

El presidente Trump ha señalado la pobreza y suciedad de grandes ciudades estadunidenses criticándolas como “tierra baldía” devastada por el crimen y con falta de vivienda, además de estar “infestadas de ratas”. Para atacar el problema, el gobierno federal ha propuesto una multibillonaria exención de impuestos a inversores decididos a desarrollar vecindarios de la gente pobre designados por el gobierno federal como ‘zonas de oportunidad’. Pero el plan, dicen sus críticos, está dirigido más bien a desarrollos de los estadunidenses más ricos.

El gobierno federal anunció un plan para inyectar millones de millones de dólares en vecindarios pobres de Estados Unidos, incluido en una legislación de los republicanos que data de 2017 y consiste en una sustancial reducción de impuestos a inversionistas. “Para animarlos a inyectar efectivo en dichos barrios, dados a conocer por el gobierno federal como ‘zonas de oportunidad’”.

A cambio, los inversores podrán diferir hasta por siete años cualquier impuesto sobre las ganancias de capital que invierten en esas zonas de oportunidad con certificación federal. Incluso “algunos de esos proyectos puede evitar impuestos federales por completo”, dice un amplio reporte de The New York Times.

Señala también que muchos de los proyectos que gozarán de un ‘estado fiscal especial’ bajo este plan estaban en marcha ya mucho antes de que se promulgara esta “nueva” disposición de ‘zona de oportunidad’. Las mismas instituciones financieras se jactan sin embargo de los ahorros fiscales que les esperan a quienes inviertan en bienes raíz, en vecindarios ricos”.

En tanto, “miles de millones de dólares en ganancias de inversión no gravadas están comenzando a llegar a edificios de apartamentos y hoteles de lujo y, entre otros proyectos, a viviendas para estudiantes en bulliciosas ciudades universitarias”.

Para muestra un botón. SkyBridge Capital, compañía de inversión propiedad del multimillonario Anthony Scaramucci, quien pasara efímeramente por la Casa Blanca como Jefe de Personal de Trump, está utilizando la iniciativa ‘zona de oportunidad’ para su beneficio propio, sostiene la fuente.

Por ejemplo, señala, “para ayudarse a construir un hotel de lujo en un moderno distrito de Nueva Orleans; o la construcción de una torre de apartamentos de 46 pisos en un vecindario de Houston, “que ya rebosa de nuevos proyectos destinados a los ricos”; y otra construcción en el distrito del diseño en Miami, “donde los precios de los bienes raíz comerciales casi se han triplicado en la última década”. Muchos multimillonarios más están aprovechando esta “oportunidad de oro”.

Urban Catalyst planea construir un desarrollo de uso mixto en un sitio de zona de oportunidad en San José, Califorfnia. Foto: Cortesía de Urban Catalyst.

Urban Catalyst planea construir un desarrollo de uso mixto en un sitio de zona de oportunidad en San José, Califorfnia. Foto: Cortesía de Urban Catalyst.

Algunos defensores del plan -las zonas de oportunidad- señalan a la fuente que “debido a que no existen datos sobre dónde se están realizando las inversiones, es imposible cuantificar los beneficios para los ricos frente a los pobres”. Pero líderes de grupos que trabajan en ciudades y áreas rurales para combatir la pobreza dicen que están “decepcionados de cómo se está desarrollando hasta ahora”-el plan.

Uno de ellos es Aaron T. Seybert, oficial de inversión social de la Fundación Kresge, un grupo de desarrollo comunitario en Troy, Michigan que apoyó el plan de la ‘zona de oportunidad’. Él dijo sin embargo a la fuente que “el capital fluirá hacia el entorno de menor riesgo y mayor rendimiento… Quizás el 95 por ciento de esto no está haciendo nada bien a las personas que a nosotros nos importan”.

Después de 10 años “el inversor puede retirar efectivo, vendiendo por ejemplo bienes inmueble de la zona de oportunidad; y no debe ningún impuesto sobre las ganancias”.

Según un análisis de la firma de contabilidad Novogradac, citada por el Times, durante una década “esos incentivos podrían aumentar el rendimiento de un inversor hasta en un 70 por ciento”.

Y es que “las zonas de oportunidad, centradas en las secciones censales de bajos ingresos, fueron dibujadas por funcionarios en cada estado, así como en Washington, D.C. y Puerto Rico”.

El año pasado, sostiene la fuente, “el Departamento del Tesoro aprobó aproximadamente 8 mil 800 de esas zonas”, pero la Casa Blanca y el Tesoro declinaron discutir sobre el programa.

El plan afirma que “Casi un tercio de los 31 millones de personas que viven en las zonas de oportunidad se consideran pobres”. Esto resulta raro, por dedcir lo menos, pues la fuente señala que “se trata casi del doble de la tasa nacional de pobreza”.

Con todo, “hay muchas áreas ricas dentro de esos distritos censales pobres. Y, como pronto se darían cuenta los inversores, algunas de esas zonas no son precisamente de bajos ingresos”.

Salón interior del Club Harvard de la Ciduad de Nueva Yorkk. Foto: www.eftgfoirhvafjuxmn.ygto.com.

Salón interior del Club Harvard de la Ciduad de Nueva Yorkk. Foto: www.eftgfoirhvafjuxmn.ygto.com.

Trascendio que una mañana Daniel Kowalski, uno de los principales asesores del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y la persona clave de la administración Trump para vigilar las reglas de la zona de oportunidad se presentó en el Club Harvard de Nueva York, donde se da cita en Manhattan “la élite del dinero viejo de Estados Unidos”, explicando a los inversores y desarrolladores de bienes raíz cómo aprovechar las nuevas reglas para dicha zona de oportunidad les aclaró “Cómo funciona y para quién trabaja”.

Como el plan no exige la divulgación pública de quién está aprovechando la iniciativa o cómo se están asignando sus fondos, “la exención de impuestos está beneficiando en gran medida a la industria de bienes raíz”, donde como se sabrá Trump hizo su fortuna y aún tiene amplios intereses comerciales y está atrayendo a inversionistas con nexos personales y familiares”. Ivanka Trump, por ejemplo, habría dicho el año pasado estar “muy, muy entusiasmada con el potencial” del referido plan.

Además, bancos como Goldman Sachs y las principales compañías de bienes raíz en Estados Unidos han establecido más de 200 fondos para zonas de oportunidad, incluido el Grupo CIM, de Los Ángeles, que “previamente se había asociado con las familias Trump y Kushner en proyectos de bienes raíz… La idea es recaudar un total de casi 57 mil millones de dólares”.

La empresa familiar de Jared Kushner (yerno y principal asesor de Trump) “propietaria directa o en proceso de comprar al menos una docena de propiedades en Nueva York, Nueva Jersey y La Florida que se hallan en zonas de oportunidad”. Esto incluye un par de propiedades en Miami, donde Kushner Companies planea construir un edificio de lujo de 393 apartamentos con vistas panorámicas de la Bahía de Biscaino. “Un representante de la familia Kushner confirmó que estaba considerando canalizar financiamiento a zonas de oportunidad para algunos desarrollos”.

Según la ley, “hasta el 5 por ciento de las zonas de oportunidad no necesita ser pobres. La idea es permitir a los gobernadores dibujar zonas de oportunidad de manera que incluyan proyectos o negocios a las afueras de los distritos censales pobres, creando potencialmente empleos para personas de bajos ingresos”, dice el Times.

Además, los estados podrían designar secciones enteras de ciudades o áreas rurales que serían objeto de inversión, incluidas algunas secciones del censo de mayores ingresos. En algunos casos, los desarrolladores han presionado a los funcionarios estatales para que incluyan parcelas específicas dentro de las zonas de oportunidad.

Los abogados de bienes raíces como Brad A. Molotsky “están facturando cientos de horas extra por recibir llamadas de inversionistas ansiosos”. Un día de junio, dice, “Molotsky hizo malabares con clientes que querían invertir en 500 millones de dolares en proyectos de zonas de oportunidad”.

La noche después de una fiesta en la piscina de Scaramucci se estaban llevando a cabo más festividades en el otro extremo del paseo de Las Vegas, parte de un evento separado también centrado en las zonas de oportunidad. “Una fiesta fue en el restaurante de la Plaza Roja, de temática soviética. En el interior, un inversor entregó postales con fotografías de edificios que quería comprar en zonas de oportunidad”, concluye la fuente■

This entry was posted in Homepage Feature, Política y Elecciones. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo