Nueva York da un paso adelante y ofrece directrices para proteger del ICE a los indocumentados

Estudiantes protestan contra las políticas anunciadas por Trump.

Estudiantes protestan contra las políticas anunciadas por Trump.

De la Redacción

Desde que Donald Trump fue elegido como candidato a la presidencia en 2016, su retórica hostil y xenófoba tornó más difícil aun la situación de las comunidades inmigrantes en Estados Unidos, y hoy esta situación se ha vuelto muy grave. Pero frente a estas amenazas, un gran y creciente movimiento de organizaciones defensores, así como de gobiernos locales está desarrollando estrategias para apoyar a sus comunidades de inmigrantes. Por tanto, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio ha anunciado una nueva política de la ciudad para proteger a las familias inmigrantes, creando un proceso claro y específico de cómo responder si ICE aparece en un plantel educativo, al tomar medidas en la dirección correcta.

Cuando Trump asumió la presidencia de Estados Unidos, desde el primer día de su gestión la nueva administración ha adoptado severas medidas para acelerar y aumentar radicalmente la escala de las deportaciones, y ha aumentado también, considerablemente, el poder de las agencias y por consiguiente de los agentes que vigilan y persiguen a los inmigrantes que viven en este país sin documentos legales de migración.

Se busca, dicen las autoridades federales, facilitar su detención, arresto y deportaciones, ocurridas últimamente de manera expedita, in situ, desde el mismo lugar donde los detienen, principalmente en zonas fronterizas.

El reciente incremento nacional en la aplicación de la ley de inmigración ha infundido temor en muchos padres inmigrantes que viven asustados al realizar tareas diarias tan simples como las de llevar a sus hijos a la escuela.

“Todos los niños -dice la ciudad en su página web-, independientemente de su estatus migratorio tienen derecho a recibir educación, y ahora las familias en Nueva York pueden sentirse cómodas ingresando a los edificios escolares e interactuando con el personal de la escuela”.

La Ciudad ha decretado por ejemplo que los agentes federales de Inmigración y Control de Aduanas, ICE, no podrán entrar en las escuelas públicas de la ciudad sin una orden de arresto que haya sido debidamente verificada y analizada por abogados municipales, y a menos que sean absolutamente requeridos por la ley.

Además, de Blasio y el Departamento de Educación (DOE) de la ciudad anunciaron una nueva directriz para ampliar la orientación sobre los asuntos de la inmigración y dar apoyo a las familias y a las escuelas, donde de manera ilegal los agentes de ICE recurren con frecuencia a cazar literalmente a inmigrantes indocumentados que llevan a la escuela a sus hijos, que son la mayoría de las veces ciudadanos estadunidenses.

Y aunque no se sabe de ningún estudiante que hasta el momento haya sido arrestado en alguna escuela de esta ciudad por agentes de Inmigración, de Blasio destacó ayer en perfecto español ante una audiencia de inmigrantes principalmente latinos, que “simplemente el miedo que sienten quienes viven sin documentos legales de migración en el país justifica tomar medidas de protección”.

Agregó: “Quiero que los estudiantes y sus familias sepan que haremos todo lo posible para mantener a los agentes de Inmigración fuera de las escuelas”.

Por su parte, en una conferencia de prensa realizada ayer en la alcaldía de Nueva York la presidenta del Concejo Municipal, Melisa Mark-Viverito reafirmó una póliza dada a conocer hace un mes por la Ciudad, en la que afirma que “las escuelas verificarán las órdenes de arresto que presenten los agentes de Inmigración y que hayan sido firmadas por un juez”. A su vez, la comisionada de Educación de la Ciudad, Carmen Fariñas expresó sin embargo “no haber notado una disminución de la presencia de estudiantes en las escuelas debido al miedo, pero sí menos asistencia en reuniones de padres de familia”.

El Departamento de Educación dijo que también ofrecerá talleres sobre los derechos de los inmigrantes, de los estudiantes y sus familias, en ciertas escuelas a través de la ciudad, y continuará manteniendo en absoluta confidencialidad el estatus migratorio de los estudiantes, quienes junto con sus padres recibirán más información de sus escuelas esta semana.

En tanto, la Ciudad publicó ya una lista de algunos de los lugares donde ICE no puede intervenir, como son las escuelas, las iglesias, los hospitales, a menos que cuenten con la aprobación de un supervisor autorizado o incurran en una situación extrema, de urgencia, ante un caso específico de una persona que haya cometido un verdadero crimen. Cumplidos estos requisitos, “la ciudad cooperará con los agentes de Inmigración para el arresto ordenado de un criminal buscado por la ley, y no será de otra manera”, afirmó el alcalde de Blasio.

A través de un correo enviado a la agencia noticiosa, Prensa Asociada, Rachael Yong Yow, vocera del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), declaró que respetarán las directrices anunciadas por la Ciudad: “DHS se compromete a asegurar que las personas que quieran participar en actividades cotidianas o usar servicios ofrecidos en ciertos lugares sensibles podrán hacerlo sin miedo ni dudas”.

Los miembros de nuestra sociedad “continuarán resistiendo la represión nacional contra los inmigrantes y se organizarán para asegurarse de que todos los miembros de nuestras comunidades estarán a salvo de la criminalización y la aplicación de la ley inhumana”■

This entry was posted in Educación, Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo