Nueva orden de prohibición de viajes de Trump: ¿un “refrito” de la anterior?

En su despacho de la Casa Blanca, el presidente Trump mostrando la nueva orden ejecutiva que acababa de irmar sobre el veto a los musulmanes. Foto: www.theinquisitr.com

En su despacho de la Casa Blanca, el presidente Trump mostrando una orden ejecutiva acabada de firmar. Foto: www.theinquisitr.com

Según informes, estos especialistas en seguridad nacional no encontraron prueba alguna de que los ciudadanos de los siete países que formaban parte de la lista negra de Trump representen una amenaza de terrorismo para Estados Unidos. Es más, estos especialistas afirman que la nacionalidad es un “improbable indicador” de peligro de terrorismo.

Samuel Orozco
Director de Noticias de Radio Bilingüe

El presidente Trump acaba de firmar esta mañana una nueva orden ejecutiva por medio de la cual prohíbe la entrada al país de personas de seis países musulmanes y de todos los refugiados. Esta orden es una versión revisada de la que Trump dictó en enero y que fue bloqueada por las cortes.

La nueva versión, que se anuncia “a prueba de desafíos legales”, incluye a seis países, en vez de los primeros siete, dejando fuera a Irak. La nueva orden entra en vigor el 16 de este mes y exime de su prohibición a viajeros de esos países que sean ‘tarjetas verdes’ de Estados Unidos, además de ciudadanos que tengan doble nacionalidad y a aquellos a los que se les haya otorgado asilo o refugio.

En respuesta a la nueva orden presidencial numerosas agrupaciones civiles se han pronunciado de inmediato afirmando que la orden en esencia es la misma y que es sólo un ‘refrito’ de la anterior.

Margaret Huang, directora ejecutiva de Amnistía Internacional, dijo que es la misma política guiada por el odio y el temor.
“Hay seis países prohibidos en vez de siete. Esta vez hay excepciones para los tarjetas verdes y gente que ya tenga visas o visas especiales. Además, no hay prohibición indefinida para los refugiados sirios, que era una de nuestras grandes preocupaciones. Pero no hay nada que pueda hacer cambiar esta orden por lo que es: puro prejuicio que tiene la misma intención que su predecesora: proscribir gente por quienes son, y no por lo que han hecho o por el peligro real que representen a la seguridad”.

Por su parte Marielena Hincapié, directora ejecutiva de The National Immigration Law Center dijo en comunicado:

“Durante su campaña e incluso después de firmar la previa orden ejecutiva que proscribía a musulmanes y refugiados, el presidente Trump y la gente que le ayudó a escribir esa orden dejaron en claro sus intenciones discriminatorias. Por más retoques que les den, no cambiarán. Los ciudadanos deberían indignarse ante este burdo intento de darle otra fachada a la xenofobia y discriminación religiosa codificada. Esto no es otra cosa que Prohibición Musulmana 2.0. La prohibición de musulmanes y refugiados de Trump sigue siendo fundamentalmente defectuosa. Nuestro mensaje a la administración Trump, tanto entonces como hoy, es este: ¡Nos vemos en la corte!”

Así empieza este nuevo capítulo en la batalla por resistir los intentos de Donald Trump por proscribir a pueblos enteros, calificándolos de presuntos terroristas, e invocando como justificante el bien de la seguridad nacional.

Por cierto, este argumento ha sido seriamente puesto en cuestión por documentos y analistas del mismo Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Trump. Según informes, estos especialistas en seguridad nacional no encontraron prueba alguna de que los ciudadanos de los siete países que formaban parte de la lista negra de Trump representen una amenaza de terrorismo para Estados Unidos. Es más, estos especialistas afirman que la nacionalidad es un “improbable indicador” de peligro de terrorismo para EEUU■

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Política y Elecciones. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo