Noticias de Inmigración

gutierrezMarco Vinicio González

Noticiero Latino

Aún sin definir si se postula como candidata presidencial, siendo la favorita del Partido Demócrata, Hillary Clinton hizo recientemente una apasionada defensa de la reforma migratoria, que beneficiaría a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados.

La ex secretaria de Estado fustigó a la Cámara baja del Congreso por no haber aprobado el proyecto de ley que emitió el Senado hace unos 300 días. Las declaraciones de Clinton fueron emitidas durante el foro, Club de Mujeres de Nueva York, organizado por la Fundación Clinton y la empresa Microsoft.

En el evento, dice la prensa local de Nueva York, Clinton fue sorprendida por la intervención inesperada de una joven que declaró ahí, públicamente, ser indocumentada; y que expuso su frustración porque –dijo-, no puede continuar con sus estudios, ni conseguir trabajo, ni votar ni asistir a la universidad.

“Yo no soy la única –aclaró-, hay 11 millones de inmigrantes indocumentados que están detrás de mí”, sostuvo la joven tras pedir a Hillay Clinton que definiera su posición acerca de la reforma de migración.

“Eres increíblemente valiente. Te doy las gracias por hacer esto,  porque es importante ponerse en los zapatos de otras personas”, respondió Clinton, quien acudió al foro acompañada de su hija Chelsea.

Por otro lado, actualmente el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) está modificando el formulario I-821D. Se espera que para el final de mayo USCIS presente el nuevo formulario con más detalles sobre el proceso para la renovación de DACA, el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia. En un documento enviado a la prensa USCIS advierte a los jóvenes, que estén al tanto del proceso de renovación; pues el primer permiso de dos años, de este programa temporal que prohíbe la deportación de jóvenes adscritos a DACA mientras dura la protección, tendrá que ser renovado próximamente. Por su parte ICE tiene sus propios requerimientos para estos jóvenes, mismos que pueden encontrarse en este enlace.

Según un reporte de Laura Meckler en The Wall Street Journal este fin de semana el presidente de la Cámara baja, el republicano de Ohio, John Boehner dijo en un evento público de recaudación de fondos con donantes de la industria de turística en Las Vegas, Nevada, que cuando se trata de una legislación de reforma migratoria, él está “empeñado en conseguir este hecho, este mismo año”.

Pero como era de esperarse, dice el referido reporte, los opositores a la reforma migratoria alzaron la voz, “haciendo sonar la alarma, y la oficina de Boehner se alejó de dichos comentarios: “Nada ha cambiado, como él –Boehner- ha dicho muchas veces: el Presidente cree que, la reforma es importante puede completarse paso a paso, pero no va a suceder hasta que el presidente genere confianza y demuestre un compromiso con el imperio de la ley”.

Estas declaraciones motivaron la reacción de Frank Sharry, director ejecutivo de la Voz de América (America’s Voice), quien en un comunicado de prensa afirma que Boehner y otros presumiblemente pro-reformistas republicanos, “parecen más ‘empeñados’ en aplacar a la línea dura de su partido, mayormente miembros del Tea Party, que en la entrega de la reforma migratoria; a pesar de su continua insistencia en querer conseguir dicha reforma”.

Las acciones de Boehner, agregó Sharry, “hablan mucho más fuerte que sus palabras. Él se ha negado a propiciar una votación sobre la reforma que ofrezca dignidad a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven y contribuyen en Estados Unidos”, pero se ha dado al ala más antinmigrante de los republicanos votos múltiples en contra de los inmigrantes, muchas de estas votaciones, dio. Boehner habla de un trato justo, pero se trata de “la inacción, que trafica con excusas débiles y mantiene una lógica circular”, deplore Sharry.

En una entrevista con The Washington Post el congresista republicano de La Florida, Mario Díaz- Balart “predijo que el presidente Obama ejercerá una acción ejecutiva en deportaciones este verano si los republicanos de la Cámara siguen bloqueando la reforma de inmigración”. Diaz -Balart también descartó la posibilidad de que los republicanos muevan la legislación de inmigración en 2015, “debido a la política de las primarias presidenciales”. La fuente concluye que “Si los republicanos no actúan sobre la reforma antes de agosto, pueden perder su oportunidad de poner su sello en la reforma -y comenzar a reparar su problema latino- antes de la próxima elección presidencial”.

Y en un programa de Univision de ayer domingo el congresista demócrata por Illinois y campeón de los esfuerzos legislativos en la Cámara baja para sacar adelante la reforma migratoria, aseguró que de acuerdo con las últimas conversaciones que varios legisladores y líderes latinos de distintos sectores sociales (empresariales, sindicales, comunitarios, estudiantiles, religiosos, etcétera), han tenido con el Presidente, y más recientemente con el nuevo Secretario de Seguridad Interior, Jeh Johnson, “la reforma migratoria no será ni en mayo, ni en junio ni en julio”, pero será este año, aseguró. “Yo creo, estoy seguro, que el Presidente va a emitir una orden ejecutiva, si los republicanos no actúan”. Y aplaudió las declaraciones recientes del ex gobernador de La Florida, Jeb Bush, que brindan una nueva definición al acto de cruzar ilegalmente la frontera, no como un delito, sino como “un acto de amor”, de compromiso y arrojo para darle un mejor futuro a sus familias. Y aunque reconoció que estas declaraciones se hallan enmarcadas en un contexto electoral, advirtió sin embargo que entre los republicanos hay un sector importante y activo que apoya y necesita la reforma migratoria, un sector al que Gutiérrez saludó.

En tanto, cientos de trabajadores agrícolas de todo California están entregando un mensaje personal al legislador de republicano de California, Kevin McCarthy, uno de los de mayor jerarquía en la Cámara baja, sobre la reforma de inmigración: “Yo cosecho durante 10 horas al día. ¿Puede tomar usted 10 minutos para programar una votación?”, dice el mensaje de los campesinos.

Este jueves 24 de abril los trabajadores agrícolas y los defensores de la reforma migratoria se apertrecharán en la oficina de McCarthy en Bakersfield, y se turnarán para llamar a la puerta del congresista y solicitar una reunión con él. Cada participante presentará una serie de productos locales cuidadosamente seleccionados, y un mapa de carreteras con señales que especifiquen qué alimentos cosechan cada uno de los trabajadores agrícolas, mismos que traerán más de 50 tipos de frutas, verduras, frutos secos, vino y productos lácteos cosechados en California, dice un comunicado de la Unión de Campesinos UFW.

Este esfuerzo del jueves, que arrancará a las 11 de la mañana (tiempo del Pacífico), será dirigido por el Presidente de UFW, Arturo S. Rodríguez.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo