No todos los republicanos están a bordo, para la votación del ‘Trumpcare’

Foto: Jim Lo Scalzo/AP

Foto: Jim Lo Scalzo/AP

De la redacción

Por segunda ocasión en menos de dos meses la Casa Blanca y el liderazgo republicano estarían sometiendo a votación su proyecto de ley para desmantelar y reemplazar a la Ley de Cuidados de la Salud Costeable, ACA, sin modificar los aspectos contenciosos que ha hecho fracasar recientemente a su propuesta: omitir la cobertura para pacientes con condiciones de salud preexistentes y el elevado costo de las primas de los seguros, y dejaría sin cobertura a unos 24 millones de actuales derechohabientes.

La Casa Blanca ha presionado al líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Paul Ryan para impulsar una votación sobre su “nuevo” proyecto de ley tan pronto como mañana miércoles, dicen agencias de noticias. Pero la más reciente versión del plan de salud del Partido Republicano y de Trump no está siendo sometida a escrutinio y mucho menos por razones sustanciales, sino porque se lo propone un puñado de funcionarios y legisladores que ni siquiera cuentan con el voto mayoritario de los propios republicanos.

Los cambios hechos en el proyecto de ley en las últimas semanas se han tornado de mal en peor. La llamada “Enmienda MacArthur”, elimina las protecciones para aquellos con condiciones preexistentes, a pesar de que los republicanos prometieron que estas personas estarían protegidas.

Además, los ancianos, los niños y las familias que trabajan en California, por ejemplo, “serán devastados por este plan deshonroso y medio crudo”, dice por su parte un comunicado de la Coalición Luchemos por Nuestra Salud (#Fight4OurHealth): “Millones perderán su cuidado y todo el mundo pagará más -todo con el fin de dar a los estadunidenses más ricos como Trump y su familia recortes fiscales masivos”.

Una de las presiones que impulsan a los republicanos a someter su proyecto a votación, aun cuando no cuentan con los votos necesarios para pasar la medida en la cámara baja ha sido la intensión de contar con una ley de salud antes de completarse los primeros 100 días de la administración Trump, que concluyeron el sábado pasado, dice la cadena NBC.

Por su parte un republicano bajo condición de anonimato declaró a The New York Times afirma que ni siquiera todo el liderazgo republicano está convencido de que someter nuevamente su proyecto de ley sea una buena idea. Ésta es, por supuesto, “una forma bastante ridícula de hacerlo, de abordar la formulación de políticas que tiene que ver con la seguridad sanitaria de decenas de millones de familias estadunidenses, en base a una métrica arbitraria y simbólica ligada al frágil ego del presidente”. Sin embargo, a pesar de los deseos de Trump, los líderes republicanos de la Cámara de Representantes anunciaron ayer por la noche que no habrá votación sobre su Ley Americana de Cuidado de la Salud ni hoy ni mañana.

“Ante esta imprudente y descuidada intensión de someter a votación la Ley Americana de Atención de Salud (Trumpcare) a través del Congreso”, afirma la fuente, poniendo el interés de obtener un botín político por encima de las vidas humanas en juego, dicho grupo de legisladores se apoya en un análisis independiente de la Oficina de Presupuesto del Congreso que demuestra que dicho proyecto de ley es tan escabroso como deshonesto: “Sólo en 2018, año de elecciones intermedias, 14 millones de personas perderían la cobertura de salud. Y en menos de una década, 24 millones de estadunidenses estarían sin cuidado médico, dejando a más personas sin seguro que antes de que se implementara el llamado Obamacare”.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano de Wisconsin, Paul Ryan, pensó que podría reunir suficientes votos de su propio comité para someter dicho proyecto a votación esta semana. Pero le duró poco esta idea, dice la cadena MSNBC, o “sólo el tiempo suficiente para descubrir que los republicanos de la Cámara todavía no están a bordo con la propuesta de su propio partido”.

Con la Cámara de Representantes programada para votar sobre la Ley Americana de Cuidado de la Salud tan pronto como mañana miércoles, los constituyentes del representante Ed Royce, por ejemplo, “se reunirán hoy afuera de su oficina para ilustrar con sendas manifestaciones de protesta que hay vidas en juego si se vota sobre esta medida destructiva”, señala la cadena. “La imprudente y descuidada ley de abrogación de la cobertura de salud negaría la atención médica a 24 millones de estadunidenses, desvanecería las protecciones para las condiciones médicas preexistentes y devastaría el cuidado de los ancianos, los niños y las familias trabajadoras de su distrito”.

Pero el distrito de Ed Royce (39th) no es el único que presenta esta preocupación. Como se recordará, durante los últimos meses han surgido verdaderos motines en asambleas populares donde los constituyentes de muchos distritos han advertido enérgicamente a sus representantes que si éstos quieren contar con su voto, en las elecciones de medio término que se hallan a la vuelta de la esquina, en el 2018, tendrán que asegurar la cobertura de salud con la que cuentan bajo la ley del ramo vigente, el llamado Obamacare, y preservar todas las protecciones que los amparan; como la de recibir cobertura a pesar de padecer una enfermedad crónica preexistente, etcétera.

Vale aclarar que ha habido ya declaraciones públicas a los medios de comunicación por parte de varios de legisladores republicanos, que simplemente “se reúnen para instar a un NO voto”, pues temen más contradecir a sus bases o constituyentes que enfrentar las amenazas y coerciones de su liderazgo y de la Casa Blanca, dice el comunicado de #Fight4OurHealth.

Más de 85 mil personas en el distrito de Royce reciben asistencia directa de ACA. El proyecto de ley “Trumpcare” presentado ante el Congreso esta semana no sólo le ‘moverá el tapete’ a sus constituyentes, “sino que también pondrá en riesgo el apoyo para los niños y las personas mayores que cuentan con Medi-Cal (el Medicare de California)”. Con recientes enmiendas al proyecto de ley ‘Trumpcare’, abunda la fuente, “320 mil 700 de los votantes de Royce con condiciones preexistentes estarían en riesgo de perder sus protecciones para cobertura asequible”, afirma el comunicado.

Hoy una encuesta del canal de televisión pública de la ciudad de Nueva York elevó al primer lugar la preocupación mayor de los neoyorquinos: “Perder su cobertura de salud”.

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.