No dejes tu corazón en San Francisco, la ciudad te lo rompe

El autobús de Google se detiene en medio de la calle 8, y así como este transporte, el de otras empresas tecnológicas hacen viajes diarios a la ciudad para llevar a los trabajadores, los techies, que viven en áreas lejanas a San Francisco, mientras muchos manifestantes condenan el papel de estas industrias de alta tecnológica en la gentrificación y el desplazamiento. Foto: Adam Hudson/Truthout.

El autobús de Google se detiene en medio de la calle 8, y así como este transporte, el de otras empresas tecnológicas hacen viajes diarios a la ciudad para llevar a los trabajadores, los techies, que viven en áreas lejanas a San Francisco, mientras muchos manifestantes condenan el papel de estas industrias de alta tecnológica en la gentrificación y el desplazamiento. Foto: Adam Hudson/Truthout.

De la redacción

Como hemos publicado ya en este mismo espacio informativo, la gentrificación, o cuando “el capitalismo desenfrenado choca con los ideales progresistas”, además del desplazamiento humano y el dolor aparejado a éste trae también el glamur y la efímera ilusión del éxito económico, pero no es para todos. Es más bien una serpiente que se muerde la cola, que está cerrando un ciclo histórico y llegando a su fin, para muchos, dejando tras de sí una estela de nostalgia y abandono. Este reporte forma parte de nuestra serie especial sobre Desplazamiento de Barrios, Gentrificación y Crisis de Vivienda, producida con apoyo parcial de la Fundación San Francisco.

Hoy la ciudad de San Francisco, California, se halla afectada por “Una plaga urbana provocada por el exceso”. O en otras palabras, “Lo que sucede cuando el capitalismo desenfrenado –la ambición y avaricia- choca con ideales progresistas”, dice un magnífico reportaje del periódico San Francisco Gate (SFG).

Una vez centro de movimientos artísticos vanguardistas, como la generación beat de brillantes escritores, cuna también de la cultura negra, el rock and roll y más tarde el jazz, que tiene a London Breed como su primera alcalde negra, ahora San Francisco cuenta sin embargo con un población afroestadunidense “debilitada”; de haber constituido el 13.4 por ciento de esa población hace medio siglo, hoy la gente negra se ha reducido al 5.5%.

Como tal vez se recordará, “durante décadas esta fascinante ciudad de colinas, bordeada por el agua por tres lados, fue un refugio muy querido para la reinvención (lo sigue siendo), un refugio para inmigrantes, bohemios, artistas y marginados. Fue la gran ciudad romántica estadunidense, el París del oeste”, dice la fuente.

Pero San Francisco, que “ha experimentado muchos cambios a través de su rica historia: desde la Fiebre del Oro, la corrupción, los terremotos, los incendios, la reconstrucción, las huelgas, las múltiples oleadas de la inmigración, el auge de la cultura gay, el Verano del Amor, la burbuja del punto.com”, etcétera, es ahora una ciudad “asquerosamente rica en lo que otras regiones anhelan: crecimiento, nuevas empresas, empleos bien remunerados, jóvenes educados, valores de propiedad al alza, construcción comercial y residencial, una vida callejera vibrante y muchos ingresos disponibles”.

La asequibilidad de la vivienda ha empeorado durante décadas, un problema que sin embargo no es exclusivo de San Francisco. Foto: uptown almanac.

La asequibilidad de la vivienda ha empeorado durante décadas, un problema que sin embargo no es exclusivo de San Francisco. Foto: uptown almanac.

San Francisco es hoy una ciudad con 883 mil 305 habitantes, cuando hace poco más de dos décadas contaba apenas con 100 mil residentes. Sin embargo, la ciudad se ha vuelto “menos excéntrica, menos un hogar para artistas y músicos”, porque estos, como hemos dicho ya en otras entregas, no pueden costear el alquiler de estudios o espacios para practicar sus oficios, “si es que pudieran encontrarlos”,  y se han ido avivir a otros luegares. ¿Cómo creará la ciudad sus próximos Grateful Dead o una generación de escritores tan loados como los beat? (Allen Ginsberg, William S. Burroughs y Jack Kerouac, entre otros), se pregunta la fuente.

Su problema es el dinero. Pero no tanto el que detentan algunos en el campo de la tecnología de punta, sino más bien el de la insaciable industria inmobiliaria, como también hemos tratado en estas páginas; un tema sobre todo de la vida urbana moderna, por cierto de la aldea global.

Según el SFG, la ciudad de San Francisco es ahora “Demasiado homogénea. Muy cara. Demasiada tecnología. Demasiados milenials. Demasiada gente blanca. Demasiada elite. El otro mundo bohemio y artístico que influenció a varias generaciones ha dado paso a la nostalgia,se  extraña todo lo que estaba allí. Se han ido.

También se ha vuelto menos acogedora esa ciudad, “con menos profesiones altruistas, ya que los maestros y los trabajadores sociales tampoco pueden con el precio del alquiler”. Con la hiper-gentrifiación, porque la gentrifiación a secas ha quedado atrás, ahora la ciudad enfrenta “la imposibilidad de encontrar una ferretería, una tienda de zapatos, un bar para lesbianas, un bar drag-queen, un club de música independiente…”.

Marc Benioff, un sanfranciscano de cuarta generación, fundador y ejecutivo de Salesforce, en una entrevista televisiva calificó a su ciudad como “un capitalismo desregulado, un capitalismo desenfrenado, el capitalismo que se vuelve loco… un choque de trenes”.

Benioff tiene razón. El Área de la Bahía es hogar de más multimillonarios per cápita que ¡en cualquier otro lugar de la Tierra! De acuerdo con la publicación Vox, un millonario por cada 11 mil 600 de sus residentes. Con trabajadores ajenos o nuevos para la ciudad, que viajan diario hasta dos horas de distancia. San Francisco “se ha visto afectada por la espiral de precios de los inmuebles”.

El inversionista, John Doerr afirmó a la fuente que “el crecimiento económico del área es la mayor acumulación legal de riqueza en la historia”, probablemente de la humanidad.

Más de 6 de cada 10 de los apartamentos en CitySpire, de 72 pisos con una cúpula en el centro, se utilizaron como casas de varios pisos o propiedades de inversión en 2015. Foto: Brick Underground.

Más de 6 de cada 10 de los apartamentos en CitySpire, de 72 pisos con una cúpula en el centro, se utilizaron como casas de varios pisos o propiedades de inversión en 2015. Foto: Brick Underground.

San Francisco, señala el SFG, “tiene menos de lo que hace que una ciudad sea dinámica. Tiene el porcentaje más bajo de niños, que es el 13.4% en comparación con cualquier ciudad importante de Estados Unidos, y alberga a tantos perros como humanos menores de 18 años”. Algunos afirman que “Lo que ahora resienten los residentes de San Francisco es el cambio a una industria, a un monocultivo”.

Los bienes raíz de San Francisco son los más costosos de la nación. “Los listados se leen como errores tipográficos”. Por ejemplo, dice la fuente, comprar una vivienda unifamiliar mediana puede costar 1 millón 600 mil dólares… y un alquiler mensual, 3 mil 700 dólares por un apartamento de una habitación. Pero tiene los salarios más altos del mundo, con residentes que ganan un promedio de 6 mil 526 dólares al mes, ya sin impuestos, según el “Mapping the World Prices 2019″ del Deutsche Bank. Y después de haber pagado la renta, San Francisco tiene el ingreso disponible más alto: 4 mil 710 dólares por mes, dice el SFG.

Pero a la sombra de tal riqueza San Francisco enfrenta una muy visible crisis de personas sin hogar. De acuerdo con la fuente, un nuevo informe dice que la población desamparada del Área de la Bahía es “la tercera más grande del país, con más de 28 mil personas viviendo en las calles de los nueve condados de la ciudad”.

San Francisco cuenta pues con un muy grave problema propio sobre todo de las áreas urbanas densamente pobladas. Los miles de desamparados que pueblan las calles de San Francisco son como una costra oscura incrustada en el flanco del progreso, del capitalismo mancillado.

Algunos de dichos desamparados “se lanzan a los parques y defecan en las aceras”. En 2018 la nueva alcalde de San Francisco, la afroestadunidense London Breed asignó una brigada de cinco personas, apodada la “patrulla de la caca”, para limpiar las calles y los callejones de las heces humanas.

No obstante, “Hay una batalla en curso sobre el desarrollo inmobiliario, en una de las ciudades más densamente poblada de la nación. Las empresas tecnológicas allí son las beneficiarias de las ‘zanahorias doradas’, o las exenciones fiscales”. Los residentes de larga data se preocupan de que los trabajadores de la tecnología se sientan atraídos por los empleos, pero no por la ciudad. “Y esperan que nunca se conviertan en partes interesadas en el futuro de San Francisco”.

Un hecho quizás más sorprendente incluido en el referido estudio del Consejo del Área de la Bahía, es el que se halla “orientado a los negocios”, y es el siguiente: el 67% de las personas sin hogar en el Área de la Bahía viven al aire libre, en comparación con el 26% del área metropolitana de Chicago; el 16% en Denver; el 15% ciento en Washington, DC, y 5% en la ciudad de Nueva York.

Uno de los resultados de la hiper-gentrificación en la ciudad de San Francisco. Foto: California Free Press.

Uno de los resultados de la hiper-gentrificación en la ciudad de San Francisco. Foto: California Free Press.

Además, el centro de la ciudad, “es un parque temático de nuevas empresas sísmicas”, dice la fuente. Además de Facebook, Apple, Google, Microsoft y otras de alta tecnología, cada punto.com “es un rascacielos”. Por ejemplo, “Millennium Tower, de 58 pisos, es una locura de condominios de lujo que se hunde e inclina, y que costará 100 millones de dólares a la derecha” política de la ciudad. Según el SFG, la escritora Rebecca Solnit la llamó “la torre inclinada de la arrogancia”.

Hoy San Francisco cede el paso a la nostalgia y al abandono de la población que un día le dio fama mundial como epicentro de la vanguardia artística, la vida bohemia y la innovación. Hoy el alto costo de la vida expulsa a sus viejas generaciones. San Francisco se halla sumida en una crisis de hiper-gentrificación■

This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo