Muros más altos en la frontera y accidentes por caídas con daños irreversibles

En esta zona intermedia entre dos muros en la frontera Tijuana (Mx) - San Ysidro (EU EU) quedó atrapado un grupo de solicitantes de asilo al comienzo de las solicitudes a través de la aplicación CBP One. Foto: Cortesía de Pedro Ríos / American Friends Service Committee.

En esta zona intermedia entre dos muros en la frontera Tijuana (MX) – San Ysidro (EEUU) quedó atrapado un grupo de solicitantes de asilo al comienzo de las solicitudes a través de la aplicación CBP One. Foto: Cortesía de Pedro Ríos / American Friends Service Committee.

Marco Vinicio González

La administración de Donald Trump no sólo construyó una extensión del muro fronterizo sino que amplió su longitud y elevó su altura, de unos 5.6 metros a 10. Mientras tanto la administración Biden autorizó un nuevo tramo este año. Pero los propósitos de disuadir a la migración fracasan y por el contrario están chupando los recursos materiales y humanos de los hospitales en los estados fronterizos.

Los migrantes están cayendo desde lo alto del muro dejándolos con lesiones crónicas, devastadoras y costosas que requieren tratamiento intensivo en hospitales de la frontera sur. Son afectados “permanentemente en su capacidad para hablar, caminar y cuidar de sí mismos”, tras haber sido sometidos a varias cirugías y permanecer hospitalizados por meses”, revela la Patrulla Fronteriza.

El número de muertes por estas caídas del muro entre 2016 y 2019 pasó de cero -antes no había este tipo de casos-, a 23. El área de traumatología de la Universidad de California San Diego Health, reportó que de 2019 en adelante se ha multiplicado por siete estos accidentes, a 311 en 2022; y que se espera que este año la cifra supere los 350. “… huesos que sobresalen de brazos y piernas; cráneos agrietados, con daños a veces irreversibles, y espinas dorsales destrozadas…”, son los rastros más visibles de los “migrantes que han estado cayendo desde lo más alto de estos nuevos tramos de muro”.

El Dr. Jay Doucet, jefe de la unidad de trauma de U.C. San Diego Health, dijo al New York Times que “El problema está empeorando cada vez más” en el cruce fronterizo, entre Tijuana y San Ysidro, por ejemplo. Y que “el sistema hospitalario está recibiendo un gran golpe” porque los recursos están siendo aplicados a estos migrantes caídos del muro, provocando incluso tiempos de espera más largos para los residentes locales que acuden a esos hospitales en busca de atención médica.

Los migrantes llegan en camillas a los hospitales, “flanqueados por agentes de la Patrulla Fronteriza”, afirmó por su parte Brian Elmore, médico de urgencias del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas en El Paso. “Los veo y ya sé que es otra caída desde lo alto del muro”.

Aunque las cifras de muertes y lesiones no son conclusivas, dice la fuente, en la frontera los “médicos tratan de monitorear y estudiar las lesiones y muertes relacionadas con las caídas” y advierten sobre la relación entre “el aumento de las detenciones en la frontera, más de 2.4 millones de detenciones hasta el 30 de septiembre de este año, y la creciente afluencia de pacientes gravemente heridos en los hospitales a lo largo de la frontera” en niveles récord, pues hoy “más personas que nunca huyen de sus países de origen por agitación política, crisis económica y condiciones climáticas extremas”, entre otras causas.

Rajiv Rajani, presidente de cirugía ortopédica y rehabilitación del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas en el El Paso y coautor de un estudio reciente sobre caídas fronterizas, señaló a la fuente que “la mayoría de los migrantes no reciben atención de seguimiento, como fisioterapia o rayos X, vitales para lograr una recuperación completa, por lo que estas lesiones a menudo terminan siendo de por vida”.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Inmigrantes, Salud. Bookmark the permalink.