Muere primer migrante bajo custodia de ICE por coronavirus

Un panel asesor del gobierno de Trump recomienda que el Departamento de Seguridad Nacional continúe utilizando cárceles privadas con fines de lucro para albergar a los inmigrantes que enfrentan la deportación. Foto: denverpost.com.

Un panel asesor del gobierno de Trump recomienda que el Departamento de Seguridad Nacional continúe utilizando cárceles privadas con fines de lucro para albergar a los inmigrantes que enfrentan la deportación. Foto: denverpost.com.

De la redacción

Un inmigrante salvadoreño de 57 años murió la mañana del miércoles en un hospital del área de San Diego, California. Se hallaba bajo custodia de la agencia federal de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), convirtiéndose en el primer migrante muerto bajo custodia por complicaciones del coronavirus, dijeron autoridades locales de salud, confirmando la primera muerte conocida de un detenido bajo custodia de la agencia durante la pandemia.

El Dr. Ranit Mishori, asesor médico principal de Physicians for Human Rights y profesor de medicina familiar en la Universidad de Georgetown, dijo en un comunicado dado a conocer por a la cadena CBS, que “ola desgarradora tragedia en Otay Mesa, podría haberse evitado si los funcionarios de Inmigración de Estados Unidos hicieran caso a las recomendaciones de los expertos médicos y actuaran a tiempo”, dijo el médico a CNN.

Mishori señaló al gobierno federal por no haber evitado el trágico incidente que terminó con la vida del migrante salvadoreño. “Miles de médicos, defensores, e incluso el ex jefe interino de ICE ha estado sonando la alarma durante meses sobre los graves riesgos de la detención de inmigrantes en medio de la pandemia de COVID-19. El gobierno no puede decir que no sabía que esto sucedería”.

Craig Sturak, un portavoz de la Agencia de Salud y Servicios Humanos del Condado de San Diego dijo a CBS News que el migrante salvadoreño “murió después de ser transferido en abril desde el centro de detención privado de Otay Mesa, el epicentro de casos de coronavirus dentro del sistema de detención de inmigrantes de la nación”.

Al menos 132 detenidos de ICE en la prisión del área de San Diego han dado positivo por coronavirus, la mayor parte de cualquier centro de detención utilizado por la agencia para retener a inmigrantes que busca deportar, reporta Camilo Montoya-Gálvez en CBS News.

En todo el país, dice, “al menos 705 inmigrantes bajo custodia de ICE han dado positivo por el coronavirus, según la agencia, que informó sobre 31 nuevos casos el miércoles. Más del 48% de los mil 460 detenidos que han sido evaluados para el virus han dado positivo”.

Por su parte CNN señala han pasado seis semanas desde que ICE anunció que el primer detenido bajo su custodia había dado positivo por el nuevo coronavirus. Según las últimas estadísticas publicadas en el sitio web de la agencia, 705 detenidos bajo custodia de ICE han dado positivo por el virus de un total de mil 460 detenidos examinados, afirma CNN.

“El Centro de Detención de Otay Mesa es la instalación con el mayor número de detenidos que dieron positivo – 132, según ICE”.

Las instalaciones de Otay Mesa se hallan en el epicentro del brote porque de los 39 empleados de ICE que han dado positivo a nivel nacional, 10 pertenecen al centro de Otay.

“ICE ha liberado a cientos de detenidos en las últimas semanas, ya que los grupos de defensa de los derechos de los migrantes han expresado su preocupación sobre la facilidad con que el virus puede propagarse en los centros de detención, que durante mucho tiempo han sido criticados por cómo manejan incluso la atención médica de rutina. Según la agencia, alrededor de 30 mil detenidos permanecen bajo custodia de ICE”, sostiene la fuente.

Agrega que algunos detenidos han sido liberados en respuesta a órdenes judiciales de jueces federales después de que se presentaron demandas por la liberación de poblaciones médicamente vulnerables.

“ICE ha mantenido que el cuidado de los detenidos bajo su custodia, es una prioridad y la agencia está haciendo todo lo posible para mitigar la propagación del virus”, dijo ICE a la fuente.

La presión para que ICE libere a los detenidos durante semanas ha venido de expertos en salud pública y algunos legisladores que han estado presionando durante semanas, advirtiendo que podrían producirse consecuencias mortales si la enfermedad se propaga en la detención de ICE, dicen defensores de los inmigrantes.

Por ejemplo, dos expertos médicos que fueron contratados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), habrían escrito una carta al Congreso en marzo advirtiendo a sus miembros que estaban “gravemente preocupados” por los riesgos que representa el nuevo coronavirus “no sólo por los inmigrantes detenidos sino también para la población en general”, que argumentó que también ellos podrían ser afectado por los brotes en las instalaciones de ICE.

“Esta es una tragedia terrible, y fue completamente predecible y evitable”, advirtió Andrea Flores, subdirectora de política de inmigración de la Unión Estadunidense de Libertades Civiles■

Miembros de la familia presentan sus respetos finales a Jakelin Caal Maquin, durante un servicio fúnebre en la casa de su abuelo en San Antonio Secortez, Guatemala, el lunes 24 de diciembre de 2018. La niña murió bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. Su cuerpo fue entregado a sus familiares en su Guatemala natal este lunes para su último adiós. Foto: AP / Oliver de Ros.

Miembros de la familia presentan sus respetos finales a Jakelin Caal Maquin, durante un servicio fúnebre en la casa de su abuelo en San Antonio Secortez, Guatemala, el lunes 24 de diciembre de 2018. La niña murió bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. Su cuerpo fue entregado a sus familiares en su Guatemala natal este lunes para su último adiós. Foto: AP / Oliver de Ros.

Reacciones de defensores de los derechos de los inmigrantes ante la primera muerte de una persona detenida en el Centro de Detención Otay-Mesa, operado por CoreCivic en California.

  • Pedro Ríos, Director del Programa Fronterizo México-Estados Unidos del Comité de Servicio de Amigos Americanos en San Diego:
  • “Estamos tristes e indignados de que una persona detenida en el centro de detención de Otay Mesa haya muerto con complicaciones relacionadas con COVID-19. Durante meses, los defensores han expresado su preocupación de que el centro de detención exacerbaría las condiciones mortales para las personas que detiene. Las personas detenidas en las instalaciones han llevado a cabo huelgas de hambre porque no se les proporcionó un suministro adecuado de mascarillas o jabón, y la calidad nutricional de sus alimentos ha disminuido significativamente desde que CoreCivic cerró la cocina. En respuesta, CoreCivic disparó agentes químicos contra los detenidos por plantear inquietudes.
  • Responsabilizamos a ICE y CoreCivic de esta muerte evitable. Nuestros funcionarios electos estatales y federales deben hacer más para responsabilizar a ICE y CoreCivic por esta muerte, por el trato vergonzoso de los detenidos y para proteger la vida de aquellos que no pueden distanciarse físicamente mientras están detenidos. La única respuesta razonable y humana en este momento es que todos los detenidos sean liberados”.
  • Silky Shah, Directora Ejecutiva de Detention Watch Network:
  • “Esta muerte fue evitable, punto final. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) sabía que la probabilidad de una muerte relacionada con COVID-19 aumentaba con cada día que pasaba, y aún así no hicieron nada para detener esta trágica pérdida de vidas: la evidencia estaba allí. La gente de Otay Mesa ha estado hablando y protestando por su encarcelamiento en medio de la creciente propagación del virus en las instalaciones, incluida una huelga de hambre para demostrar el nivel de miedo que existe y la urgente necesidad de ser liberado de la detención ahora.
  • Miles de médicos y cientos de defensores también han estado haciendo sonar la alarma con urgencia para liberar a las personas de la detención desde principios de marzo, sabiendo que el sistema de detención es conocido por su atención médica fatalmente defectuosa y sus condiciones abismales que sólo empeoran en tiempos de crisis. Incluso el ex director interino de ICE, John Sandweg ha pedido la liberación de las personas detenidas.
  •  Detention Watch Network exige una investigación inmediata por parte de la Oficina del Inspector General y la liberación inmediata de personas de la detención de ICE. El gobernador Newsom y los miembros del Congreso deben tomar medidas ahora para evitar que ICE continúe poniendo en peligro vidas en detención durante la pandemia. Esta muerte fue evitable. Ahora, más que nunca, vemos la importancia de poner fin a este sistema arbitrario e inhumano de detención. ICE debe actuar de inmediato para liberar a todas las personas de la detención ahora para garantizar que no se produzcan más pérdidas de vidas”.
  • El Dr. Ranit Mishori, asesor médico principal de Physicians for Human Rights y profesor de medicina familiar en la Universidad de Georgetown:
  • Más de 30 mil personas siguen detenidas en centros de detención de inmigrantes, sin capacidad significativa para practicar el distanciamiento social o la higiene meticulosa. Si ICE quiere que esta trágica muerte de COVID-19 sea un caso atípico en lugar de la nueva normalidad, debe actuar ahora para liberar a los detenidos por razones humanitarias y de salud pública. Todas las personas merecen refugiarse en el lugar con sus familias en lugar de limitarse a las posibles trampas de muerte de los centros de detención de ICE “.
  • Andrew Free, Abogado de Inmigración y Derechos Civiles, #DetentionKills Network:
  • “Lamentamos esta pérdida trágica y totalmente evitable. No tiene que ser así. ICE no tuvo que despojar la libertad de nuestros semejantes para llevar a cabo su misión. Esta es una elección deliberada. Nosotros como sociedad no teníamos que poner a nuestros compañeros en una jaula. De hecho, no podemos. Porque #DetentionKills.
  • El Congreso debe reafirmar una responsabilidad significativa sin más demora. Una agencia cuyo liderazgo no puede evitar que ocurran errores fatales como este, uno que ni siquiera puede admitir en el registro que las fallas ocurrieron en primer lugar, no se le puede confiar la salud y la seguridad de las personas bajo su custodia.
This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo