Muere menor en la frontera de México con Texas, el 5to deceso bajo custodia de CBP de diciembre a la fecha

De la redacción

En el lapso de una semana un joven de 16 años y un niño de dos y medio, ambos guatemaltecos murieron bajo la custodia de las autoridades de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos. Según informes de la Patrulla Fronteriza, tan sólo el mes pasado se arrestó a 98 mil 977 migrantes, muchos de los cuales viajaban en familias, aumentando la cifra de detenidos con respecto al mes que le precedió.

Hallándose bajo la custodia del gobierno un adolecente de 16 años de edad, que venía huyendo de la violencia en su natal Guatemala fue arrestado y procesado cerca de Hidalgo, Texas antes de ser trasladado a la Estación de la Patrulla Fronteriza en Weslaco el domingo pasado, dijo la agencia de Aduanas y Protección de Fronteras, CBP en un comunicado. Y el mismo lunes 13 de mayo por la mañana el joven fue hallado sin vida.

Se desconoce aún la causa de la muerte: “Los hombres y mujeres de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos están tristes por la trágica pérdida de este joven y nuestras condolencias están con su familia”, declaró el comisionado interino de CBP, John Sanders en un comunicado dado a conocer por la cadena CBS. Agrega: “CBP está comprometido con la salud, la seguridad y el trato humano de quienes están bajo nuestra custodia”.

Y una semana antes, otro niño también guatemalteco pero de 2 años y medio de edad murió también bajo custodia de CBP en el Paso Texas. Con estos dos menores ya van cinco niños que se sabe han muerto bajo custodia de las autoridades de Inmigración estadunidenses, de diciembre de 2018 a la fecha; después de viajar a Estados Unidos desde Guatemala y luego de ser detenido por las autoridades de Inmigración.

El niño guatemalteco de 2 años, cuya identidad no ha sido revelada, murió en un hospital en El Paso, Texas, tras haber sido arrestado en esa frontera. Sin embargo, según el Cónsul General de Guatemala en Del Rio, Texas, Tekandi Paniagua dijo a CNN que el menor no estaba bajo la custodia de Estados Unidos en el momento de su muerte, pues había sufrido complicaciones de neumonía y fue trasladado entonces a un hospital. Paniagua habría declarado que el niño murió el miércoles 15 de mayo de 2019. La madre todavía está en El Paso pero no está bajo custodia.

La familia del niño se había topado con agentes de la Patrulla Fronteriza en el Puente del Paso del Norte el 3 de abril, cuando fueron arrestados, y un día después el menor fue trasladado a un hospital infantil. La cadena CBS dijo haber sido informada por un agente de CBP familiarizado con el caso. Según esta información, la familia recibió un aviso para comparecer ante el tribunal y fue liberada por su propio reconocimiento el 8 de abril.

Por su parte, el Secretario de Seguridad Interior, Kevin McAleenan dijo en una conferencia de prensa en El Paso que existe una “crisis humanitaria y fronteriza sin precedentes a lo largo de nuestra frontera suroeste, y en ninguna parte esa crisis se ha manifestado más agudamente que aquí en El Paso”.

Si tiene razón o no McAleenan, lo cierto es que la muerte de estos dos menores guatemaltecos en las últimas semanas provocó que se abrieran audiencias en el Congreso y que se esté pensando en nuevos procedimientos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y de CBP.

Como se recordará, la niña guatemalteca de 7 años de edad, Jakelin Caal Maquin murió de sepsis, una infección bacteriana, en un hospital de El Paso en el mes de diciembre; dos días después de que ella y su padre fueron detenidos. Semanas más tarde, Felipe Gómez Alonzo, de 8 años, murió de gripe complicada por sepsis mientras estaba bajo la custodia de Aduanas y Protección Fronteriza.

A fines del mes pasado, Juan de León Gutiérrez, de 16 años, murió en un hospital infantil de Texas días después de llegar a un refugio de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados. La causa de su muerte no ha sido reportada, aunque una fuente cercana a la situación dijo en ese momento que Juan mostró signos de angustia el día después de llegar a Casa Padre, un exalmacén de Walmart en Brownsville, Texas.

Desde entonces las autoridades de Inmigración han ordenado un aumento de los controles médicos para los niños bajo su custodia, con un enfoque en los niños menores de 10 años, en medio de un aumento de los migrantes que cruzan la frontera de Estados Unidos y México.

CNN reporta que en marzo el entonces comisionado del CBP, Kevin McAleenan advirtió sobre una crisis humanitaria inminente debido a un “cambio radical y creciente hacia poblaciones más vulnerables”, combinado con “una capacidad inadecuada” para que el gobierno de Estados Unidos tuviera en cuenta el aumento de familias y niños que cruzan la frontera”.

McAleenann añadió que “el peligro aumentará a medida que el clima se vuelva más caluroso en los meses de verano”■

Nota Relacionada (inglés):

Trump Administration Identifies 1,712 More Children That May Have Been Separated at Border

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo