Mientras es atendido de un cáncer Inmigración intenta deportarlo

En la cerca limítrofe del NWDC en Tacoma, WA. “Queremos ver el fin de las deportaciones y el fin de la detención. Queremos ver a nuestras familias juntas y prósperas”. Foto: Resistencia al NWDC.

En la cerca limítrofe del NWDC en Tacoma, WA. “Queremos ver el fin de las deportaciones y el fin de la detención. Queremos ver a nuestras familias juntas y prósperas”. Foto: Resistencia al NWDC.

De la redacción

El servicio de Inmigración y Control de Aduanas, ICE, intenta expulsar del país a José Manuel Velarde Quiñonez, un inmigrante preso en el Centro de Detención del Noroeste (NWDC), en Tacoma, Washington. Quiñones se recupera de múltiples cirugías faciales para eliminar lesiones cancerosas. Pero si ICE se sale con la suya, podría sufrir el mismo destino inhumano que José Delgado Jaimes padeció “después de haber sido deportado a México desde el NWDC, y murió mientras esperaba un trasplante de riñón”.

José Manuel Velarde Quiñonez tiene grandes incisiones abiertas en la frente y la nariz, por lo que “corre un alto riesgo de sangrado e infección que ponen en peligro su vida. Los viajes de traslado y la separación de su equipo médico actual son extremadamente inseguros”. Su cirujano y otros médicos le han informado que necesita más tratamientos médicos, que incluyen “cirugías de seguimiento, reconstrucción facial y más tratamientos para el cáncer”, dijo a Noticiero Latino Maru Mora Villalpando, del grupo ‘Resitencia al NWDC’.

Sin embargo, la semana pasada fue forzado a tomar un autobús de deportación hacia el aeropuerto de Yakima, un viaje de ida y vuelta de tres horas, “sin permitirle el acceso a medicamentos para el dolor mientras su salud era tan mala que al instante se le declaró médicamente incapacitado para volar y se lo devolvió al hospital”.

El NWDC mantiene una práctica constante de usar el abandono médico y la tortura de los detenidos bajo su custodia: “negación de medicamentos para el dolor; uso del aislamiento y la tortura psicológica; exposición de los detenidos a infecciones secundarias, como la varicela y las paperas, debido al hacinamiento y las viviendas antihigiénicas; provisión de alimentos en mal estado y mal nutritivos; innecesarios encadenamientos y restricción a los no ciudadanos para recibir tratamientos médicos como diálisis, así como forzar a los detenidos enfermos a viajar en un autobús por largos tramos son algunas de las características del trato que el NWDC da a los detenidos enfermos■

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.