Mientras el gobierno federal ataca a los inmigrantes, otros les dan la bienvenida

Familia latina texana. Foto: The Huffington

Familia latina texana. Foto: The Huffington

De la redacción

Varios movimientos, personalidades y medios de comunicación se organizan para responder a la hostilidad de la administración Trump, como explica la ley dialéctica de los contrarios; una acción que reacciona a la violencia de la Casa Blanca, que sacude al país en varios frentes: inmigración, medio ambiente, salud, economía, etcétera. De tal suerte que mientras unos persiguen y criminalizan a los inmigrantes, otros les extienden una tapete rojo de bienvenida.

En Texas, por ejemplo, que por estos días celebra su tricentenario, hay un creciente debate para definir el origen de la cultura que le da identidad al estado, entre dos modelos: uno, que pertenece a la actual cultura dominante, angloparlante y que remite sus orígenes a la llegada de los colonizadores europeos en el siglo XVIII; y otro, de los mexicanos e indígenas que invitaron a los europeos a poblar esos terrenos entonces baldíos, para preservarlos del rapiña de los franceses.

Pero estos primeros habitantes de Texas, a pesar de haber visto usurpadas sus propiedades con la llegada de los colonizadores, hoy son una población minoritaria que sin embargo conforma la mayoría de la población; y que lucha por redefinir la identidad cultural de ese estado que hace frontera con México.

Dr. Tomás Ybarra-Frausto. Foto: Arte Publica Press

Dr. Tomás Ybarra-Frausto. Foto: Arte Publica Press

Esto afirma el destacado intelectual y escritor chicano, Tomás Ybarra-Frausto*, en una conversación con el director de Noticias de Radio Bilingüe, Samuel Orozco, durante una visita que el equipo de esta red de emisoras de radio pública hizo la semana pasada para celebrar en colaboración con el Centro Artístico y Cultural Guadalupe, de San Antonio,  el 37th Conjunto Tejano Festival, una fiesta musical que todos los años celebra la tradición de esta música que incluye el estilo norteño de México y gira alrededor del acordeón.

Escuche al Dr. Tomás Ybarra-Frausto, excatedrático de la Universidad de Standford:


Entre tanto, y siguiendo con Texas, el estado se debate y divide también en dos Texas que coexisten paralelamente: Una, “que impulsan un proyecto de ley de baño que apunta a los estudiantes transgénero, y otra que se erige en oposición a la medida. Un Texas que aprueba la ley, “muéstrame tus papeles” y prohíbe las ciudades santuario, y otro que finca un desafío legal contra el gobierno de Trump, con el respaldo de San Antonio, Dallas, Houston, Austin et all. Un Texas que persigue a los inmigrantes, y otro que “Pese a trabas institucionales –reconoce que los- empresarios latinos son el motor de la economía de EEUU”, y les pone un tapete rojo de bienvenida.

Un Texas que se suma al arbitrario impulso de terminar con DACA (la Acción Diferida para Llegadas en la Infancia), y el otro que abraza la idea de convertirse en ciudades acogedoras que nutran e integren a los inmigrantes, dice por su parte el periódico The Dallas Morning News, “como un recordatorio de que cada acción puede conducir a una reacción.

En estos ejemplos, la respuesta fue “una bienvenida alternativa a la narrativa de línea dura que a menudo surge de Texas”, pero que proviene también del gobierno federal. De hecho, dice la fuente, el año pasado “Dallas creó la Oficina de Comunidades de Bienvenida y Asuntos de Inmigrantes con el objetivo de ayudar a los inmigrantes y refugiados a prosperar en su país de adopción”.

La referida oficina organizó una campaña de ciudadanía que atrajo una coalición de 500 personas el otoño pasado, y está trabajando con la policía para mejorar el compromiso con la comunidad inmigrante. El próximo mes, “la oficina espera presentar un plan estratégico de bienvenida para alentar la diversidad y la inclusión, y hacer de eso una ventaja competitiva”.

Empresarios latinos premiados por la Cámara de Comercio de Texas por su contribución económica al estado. Foto: www.statesman.com.

Empresarios latinos premiados por la Cámara de Comercio de Texas por su contribución económica al estado. Foto: www.statesman.com.

Y cómo va a ser de otra manera si uno de cada cuatro texanos es nacido en el extranjero, de acuerdo con un detallado estudio de The New American Economy, una coalición de 500 alcaldes republicanos, demócratas e independientes que representan a más de 35 millones de personas en todo el país, además de otro tanto de líderes empresariales de empresas que generan más de mil 500 millones de dólares anuales y emplean a más de 4 millones de personas en todos los sectores de la economía, desde agricultura hasta aeroespacial, hotelería, alta tecnología y medios de comunicación.

En Dallas, por ejemplo, “casi el 32 por ciento de la fuerza de trabajo es de inmigrantes… que han crecido mucho más rápido que la población total, representando el 40 por ciento del aumento de la población de la ciudad desde 2011 hasta 2016”, año este último en que ganaron casi 8 mil millones de dólares; “y es mucho más probable –a diferencia de otros grupos sociales- que comiencen sus propios negocios”.

En Dallas-Fort Worth, casi 87 mil inmigrantes son empresarios. Y en medio del clima de guerra contra la migración, que la administración Trump está impulsando, “18 ciudades en todo el país han publicado un plan estratégico de bienvenida a los inmigrantes, y algo más de dos docenas han abierto oficinas municipales dedicadas a la inclusión e integración” de inmigrantes, dijo Kate Brick, directora de iniciativas locales y estatales de la organización, Nueva Economía Estadunidense.

Los planes típicamente abordan al menos tres áreas: “Intentan aumentar la representación de inmigrantes en los comités de la ciudad y crear una línea de liderazgo para los recién llegados”. Además, examinan de cerca las políticas de seguridad pública “para que la policía pueda ser vista como protectora de la comunidad y no para hacer cumplir las leyes de Inmigración”. Y por último, “presionan para crear una oficina dentro del gobierno de la ciudad, que promueva y ayude a los inmigrantes, y no sólo por razones prácticas”., concluye Brick.

*.- Formalmente, Tomás Ybarra-Frausto ha sido Director Asociado de Creatividad y Cultura de la Fundación Rockefeller. Su trabajo con la división incluyó el Programa de Becas de Residencia Humanitaria, Programa Museo, Fondo de Cultura de Estados Unidos-México y La Red Latino Americana de Productores Culturales. Antes de trabajar en la Fundación, Tomás era profesor titular de la Universidad de Stanford en el Departamento de Español y Portugués. Como destacado historiador y teórico en el campo de los Estudios Chicanos, ha escrito extensamente sobre el tema y ha sido instrumental en la definición de los cánones del arte chicano. Tomás se ha desempeñado como presidente de la Junta del Museo Mexicano en San Francisco y presidente del Consejo Smithsoniano. En 1999, fue galardonado con la Medalla Henry por la Institución Smithsonian. Recibió un Ph.D. en español en 1979 y un M.A. en literatura latinoamericana en 1973, ambos en la Universidad de Washington en Seattle. Obtuvo su B.A. en español de la Universidad de Texas en Austin en 1960.
La entrevista completa de Samuel Orozco con Tomás Ybarra-Frausto, en el enlace de abajo, fue tomada del programa Línea Abierta de Radio Bilingüe, del 24 de mayo de 2018, durante una coproducción de esta red de emisoras de radio pública con el Guadalupe Cultural & Arts Center, en San Antonio, Texas, durante la celebración  la semana pasada del 37th Tejano Conjunto Festival:

Download
This entry was posted in Arte y Cultura, Economía y Trabajo, Homepage Feature. Bookmark the permalink.