Migrantes dicen pagar por su inclusión en ‘La Lista’, para cruzar la frontera

Migrantes durmiendo en un puente internacional de McAllen, Texas, mientras esperan, a veces hasta semanas enteras para ser admitidos por las autoridades fronterizas estadunidenses, para pedir asilo. Foto: www.ngnews.ca.

Migrantes durmiendo en un puente internacional de McAllen, Texas, mientras esperan, a veces hasta semanas enteras para ser admitidos por las autoridades fronterizas estadunidenses, para pedir asilo. Foto: www.ngnews.ca.

Por Debbie Nathan
The Appeal

Los migrantes cerca de Brownsville, Texas, dicen que si no sobornan a los funcionarios mexicanos, están atrapados al final de una lista de personas que buscan refugio en Estados Unidos a través de los puentes internacionales de entrada.

En algunos puentes internacionales de la frontera sur, Estados Unidos ha cedido la gestión de los primeros pasos del proceso de asilo de este país a funcionarios en México. Los defensores de la inmigración y los migrantes dicen que los funcionarios mexicanos solicitan grandes sobornos a los migrantes que intentan cruzar legalmente a Estados Unidos a solicitar el estatus de refugiado. Cuando los inmigrantes pobres no pueden pagar, los funcionarios mexicanos los expulsan de los puentes y las calles. Esas calles se encuentran en la ciudad mexicana de Matamoros, en el estado de Tamaulipas, un área tan peligrosa que el Departamento de Estado de Estados Unidos advierte a las personas que no deben viajar allí. Los migrantes en Matamoros están en riesgo de violencia extrema, incluso de ser secuestrados.

En el centro de esta odisea del cruce de los puentes internacionales está lo que los migrantes llaman “La Lista”, una lista manuscrita de nombres de personas que buscan refugio en Estados Unidos. En otros puentes fronterizos en el suroeste, incluido el que une a Tijuana con California, los migrantes mismos, según se informa, mantienen “La Lista”. Cuando los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) están listos para admitir a personas en un puerto de entrada, notifican a los funcionarios de Inmigración mexicanos al otro lado del puente. Los funcionarios mexicanos seleccionan nombres de La Lista y llevan a esas personas a los agentes de la CBP que se encuentran en medio del puente. En algunos puentes, el sistema de listas parece primitivo aunque justo. Pero los migrantes en los puentes de Brownsville, Texas, dicen que la elección de individuos considerados elegibles para cruzar favorece a las personas que han pagado soborno. Los que no han pagado se quedan atascados en la parte inferior de La Lista. O son expulsados ​​del puente por completo.

La Lista es un subproducto de una política de Estados Unidos denominada, “Medición”. La antigua Ley de Inmigración de EE UU otorga a las personas extranjeras el derecho a solicitar asilo una vez que ingresan a territorio estadunidense. Pero en la primavera de 2018, la administración Trump comenzó a colocar de manera rutinaria a los agentes de la CBP en el punto medio de los puentes internacionales a lo largo de la frontera para bloquear el libre paso de los migrantes hacia Estados Unidos.

Estados Unidos sostiene que la causa de la política de medición es que hay espacio insuficiente en las instalaciones de procesamiento de CBP y de ICE (Inmigración y Control de Aduanas), para tramitar a todas las personas que desean buscar asilo. CBP afirma que sólo puede permitir que unos pocos migrantes lleguen a los puertos de entrada por día, semana o mes. La Medición, que permite sólo a unas pocas personas a la vez a través de la frontera mientras que otros soportan largas esperas en México, responde al problema, dice el gobierno federal.

La Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) visitó algunos puentes en el verano de 2018 y observó que las instalaciones de detención de CBP e ICE a menudo parecían estar llenas a toda su capacidad. Pero Taylor Levy, coordinadora legal del sistema de refugio para inmigrantes sin fines de lucro, Annunciation House, en El Paso, Texas, ha argumentado lo contrario. Ella presentó una declaración en una demanda contra el presidente Trump, DHS, ICE, CBP y otras agencias federales e individuos, por separar a las familias migrantes. La demanda fue presentada por 17 estados y el Distrito de Columbia, y se presentó en junio en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Oeste de Washington.

La declaración de Levy relata una conversación que tuvo el año pasado con un funcionario de CBP en un puente de entrada de El Paso. El funcionario dijo entonces que el área de espera estaba llena, pero Levy declaró que ella “sabía personalmente por mi trabajo en Annunciation House que esto simplemente no era cierto”. Levy también señaló que un agente le dijo el año pasado en un puente que los migrantes que buscaban asilo estaban siendo bloqueados en los puentes internacionales porque “Tenemos órdenes de no dejar entrar a nadie… Es una orden de [el exFiscal General, Jeff] Sessions”.

Lo cierto es que la Medición atrapa a los solicitantes de asilo en las ciudades fronterizas de México, a menudo acampados cerca de puentes internacionales, lo que los deja vulnerables a la violencia y la extorsión. En el puente de Brownsville y Matamoros (B&M), los migrantes no pueden cruzar a menos que paguen a un par de hombres mexicanos vestidos con ropa de civil, según los migrantes y los trabajadores humanitarios, y de la derecha estadunidense. Si los migrantes no pagan, son perseguidos en las calles o señalados a los funcionarios de Inmigración mexicanos y, a veces, deportados a su país de origen. Michael Seifert, el analista de políticas fronterizas de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Texas, dice que algunos migrantes están encerrados en un puente cercano del lado mexicano, el Gateway, en un edificio cuyo nombre en español significa “La Mazmorra”. Seifert dice que él y otros defensores han hablado con las autoridades estadunidenses sobre los sobornos y maltratos relacionados con La Lista, que ocurren a pocos metros al sur de la frontera y que no han hecho nada en respuesta. The Appeal se comunicó con la oficina de enlace con los medios, de CBP, para preguntar si la agencia conoce el supuesto soborno; pero no recibió respuesta, probablemente porque la oficina no estaba funcionando debido al cierre del gobierno.

Acusaciones de sobornos a funcionarios mexicanos para cruzar puentes internacionales

Justo después de la puesta de sol en dos tardes sucesivas a principios de enero, alrededor de dos docenas de migrantes se agruparon alrededor de un cuartel militar vacío y sin calefacción en México, frente al puente B&M. Las temperaturas descendieron a los 40 grados Fahrenheit, y varias personas dijeron que estaban durmiendo en el piso. Muchos de los migrantes cubanos eran personas solteras de 20 y 30 años de edad, que llevaban ropa y peinados elegantes; algunos dijeron que habían sido hostigados por las autoridades de su país, por negarse a participar en actividades del gobierno comunista.

Un grupo más pequeño y de aspecto más humilde incluía a hombres, mujeres y niños de América Central y de México. Dijeron que estaban huyendo de los homicidios y la violencia sexual en sus países. Entre este grupo había una familia con varios niños, incluido un niño pequeño, que estaban amontonados en una pequeña tienda de campaña fuera del edificio del gobierno. También había una mujer que tenía ocho meses de embarazo. Otra mujer tenía una hija de 9 años que, según ella, fue violada en Honduras; y huyeron porque temía que la mataran si denunciaba el ataque de su hija a la policía.

La familia que estaba en la carpa dijo a The Appeal que a la mañana siguiente planeaban ir caminando a una tienda, a una cuadra de distancia, donde pasarían el día para evitar a los oficiales de Inmigración mexicanos que exigían los sobornos en el puente: 300 dólares pedían por persona, incluso por los niños. Los funcionarios le habían dicho a la familia que si no pagaban, tendrían que abandonar el puente internacional. Y si se iban, dijo la familia, podrían ser expulsados ​​de La Lista. La familia explicó que los funcionarios siempre salían al final del día hábil y regresaban a la mañana siguiente a las 9 am; para evitar el soborno, estaban pasando tiempo en la tienda más cercana, y regresaban al puente sólo de noche cuando sabían que los funcionarios mexicanos no estaban allí.

La mujer embarazada dijo que un funcionario de Inmigración también le había dicho que, si no pagaba el soborno, tendría que abandonar el puente.

La mujer con la niña lloró mientras explicaba que ella y su hija habían llegado al puente horas antes y algunos migrantes bien vestidos les dijeron de inmediato que les pagaran 300 cada uno para cruzar el puente. La madre no tenía un centavo. Ella dijo que los migrantes bien vestidos en el puente, en su mayoría cubanos, estaban administrando La Lista, y que parecía que estaban compartiendo sobornos con los funcionarios mexicanos de Inmigración.

Las acusaciones de que los funcionarios mexicanos en los puentes aceptan sobornos de los migrantes “medidos” son muy comunes. En 2017, un grupo de derechos de los inmigrantes con sede en California, ‘Al Otro Lado’, demandó al Departamento de Seguridad Nacional y a CBP, desafiando la legalidad de “la medición”. La demanda está pendiente en una corte federal en el Distrito Sur de California. En una sección, se analizan las experiencias de una migrante con el seudónimo de María Doe.

De acuerdo con la demanda, María Doe había huido con sus hijos por amenazas del cartel cuando llegaron a Nuevo Laredo, una pequeña ciudad en el estado mexicano de Tamaulipas, que está conectada por un puente a Laredo, Texas. En medio del puente, los funcionarios de CBP rechazaron a la familia y les dijeron que esperaran en México. Minutos después, dos funcionarios mexicanos se ofrecieron a ayudar a Doe a cruzar si les pagaba un soborno. Doe no tenía dinero en efectivo, por lo que viajó a otra ciudad fronteriza de México, Reynosa, cerca de McAllen, Texas. Los funcionarios de Estados Unidos la encontraron a mitad del puente y se negaron nuevamente a permitir que la familia cruzara a EE UU.

En una audiencia judicial realizada en noviembre, el gobierno argumentó que no tiene obligación de enviar a migrantes como María Doe a un proceso de asilo si aún no han cruzado el territorio de Estados Unidos. Pero, por supuesto, no pueden cruzar hacia el territorio de Estados Unidos, si el gobierno de EE UU les impide hacerlo. La demanda quedó en suspenso debido al cierre del gobierno.

Seifert, de ACLU – Texas, dice que ha escuchado sobre los sobornos durante siete meses, tanto de migrantes como de abogados de derechos civiles y activistas de ayuda humanitaria que alimentan, visten y asesoran a los solicitantes de asilo, varados en el lado mexicano de los puentes.

Recientemente, Seifert dijo que caminó hasta el punto medio del puente de B&M y trató de hablar con un supervisor de CBP sobre las demandas de sobornos de los funcionarios mexicanos y la cooperación de los migrantes cubanos con el plan.

-¿Sabes lo que está pasando con estos muchachos? -dijo Seifert al agente de CBP.
-¿Qué? –contestó el agente.                                                                                                                    -Estos cubanos pagaron dinero para estar aquí; le pagaron 300 dólares a la Migración mexicana.                                                                                                                                                          -¡Eso no es cierto! -contestó el agente a Seifert.

“No vamos a México. No controlamos lo que pasa allí”

Unos días después de la visita de The Appeal al B&M, la familia que acampaba allí se había ido; su paradero era desconocido. La mujer embarazada también se había ido. La mujer con la hija de 9 años se había mudado al puente Gateway, donde las personas que habían salido del puente B&M se estaban uniendo a otros migrantes en un campamento improvisado expuesto al frío y a la lluvia.

En el Gateway, la madre y la hija se inscribieron en otra lista, cuyo manejo también está plagado de sobornos, según Seifert, de ACLU, y dos migrantes africanos que hablaron a The Appeal. Ambos dijeron que habían estado atrapados en Matamoros durante casi dos meses, mientras que sus lugares en La Lista se “vendían” constantemente a los cubanos. Pero los trabajadores de ayuda humanitaria con sede en EE UU se interesaron por el niño de 9 años. Una noche, llevaron una piñata gigante a través del puente para celebrar su décimo cumpleaños y pidieron a los funcionarios de CBP que dieran prioridad a su paso. Después de dos semanas en el campamento del puente, llamaron a la niña y los nombres de su madre. Desde entonces se unieron a su familia cerca de Houston.

El pasado fin de semana, las autoridades mexicanas demolieron el campamento Gateway y ordenaron a sus residentes que no durmieran más allí. Muchos de los migrantes desalojados terminaron en las calles, incluidos dos jóvenes que dijeron haber sido secuestrados en la misma zona en diciembre; y les aflojaron los dientes a golpes mientras los secuestradores los fotografiaban para exigir un rescate. (Un trabajador de ayuda humanitaria verificó su historia). Las víctimas lograron escapar después de cuatro días de cautiverio, y regresaron a las mismas calles peligrosas.

El día en que se cerró el campamento, este reportero cruzó la puerta de ingreso al puerto de entrada en Brownsville y pidió hablar con un supervisor. Un agente de CBP que proporcionó sólo su apellido, Canadá, respondió. Cuando se le preguntó si sabía que los migrantes que se encuentran a pocos metros de distancia se estaban quejando de que los agentes de Inmigración mexicanos les piden a los migrantes sobornos de 300 dólares para permitirles acceder al proceso de asilo de EE UU, y que están echando a la calle a los migrantes que no pueden pagar, Canadá respondió: “No vayas a México. No controlamos lo que pasa allí”.

Mientras tanto, al otro lado de la ciudad en el puente de B&M, los migrantes bien vestidos se quedaron y todavía estaban administrando La Lista, mientras que los funcionarios de Migración mexicanos estaban presentes■

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo