Los Ángeles, ciudad en llamas: La Revuelta

Incendios provocados por la revuelta en la Ciudad de Los Ángeles en el 92. Foto: CNN

Incendios provocados por la revuelta en la Ciudad de Los Ángeles en el 92. Foto: CNN

De la redacción

Hace 25 años, un 29 de abril estalló una ola de violencia civil en el centro-sur de Los Ángeles, California, al trascender la noticia de la exoneración de cuatro agentes de la raza blanca que le propinaron una brutal golpiza al automovilista afroestadunidense, Rodney King, paliza que todo mundo pudo ver por televisión. El suceso suscitó de inmediato una revuelta que duró cinco días, que fue considerada en su momento la más sangrienta del siglo XX (en su tipo), en Estados Unidos. Los inmigrantes latinos sufrieron el peor saldo en esta maroma de la historia, e incluso en el trato que recibieron de los medios de comunicación. Fueron injustamente culpados, tipificados como saqueadores y aún hoy siguen siendo usados como chivos expiatorios, de la misma manera como ocurrió a principios de los años 90 hasta llegar a la ley 187, que criminaliza a los inmigrantes. En este programa, testigos presenciales de los sangrientos sucesos reflexionan sobre esas imágenes y reviven sus memorias desde dos perspectivas diferentes: un eminente académico platica con Samuel Orozco, director de Noticias de Radio Bilingüe, sobre el enorme precio que los latinos siguen pagando por la revuelta; y un líder social señala el progreso que no obstante se ha logrado gracias al trabajo de agrupaciones latinas y afroestadunidenses en su esfuerzo por reconstruir la ciudad y su tejido social. Este programa forma parte de nuestra serie, ‘Hablando de la Raza: una conversación sobre lo que nos une, lo que nos separa y lo que no se habla en asuntos raciales’, financiada en parte por la Fundación W. K. Kellowgg.

Línea Abierta 24 de abril de 2017 programa completo


En este primer segmento de Línea Abierta de aquí abajo, que produce y conduce el propio Samuel Orozco, nos relata los incidentes que prendieron la mecha de los disturbios que incendiaron la ciudad de Los Ángeles, cuyas llamas llegaron incluso a otras ciudades ledjanas.

Dr. David Hayes Bautista. Foto: Universidad de California Mered.

Dr. David Hayes Bautista. Foto: Universidad de California Mered.

En el segundo segmento, el catedrático de medicina y director del Centro para el Estudio de la Salud y la Cultura Latina, de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), el Dr. David Hayes Bautista platica con Orozco sobre el papel revitalizador que ha tenido la inmigración latina en el sur de California, en dos momentos históricos de devastación y el éxodo de los habitantes de la raza blanca, y los de la clase media afroestadunidense, tras los disturbios, primero de Watts, a mediados de los años 60; y luego a principios los 90, los de el sur-centro de Los Ángeles, que dejaron literalmente quemadas y abandonadas vastas zonas urbanas que los latinos salvaron, cuando llegaron a levantar con su sudor y sacrificio otras vez esas zonas arrasadas, a pesar de que tanto el gobierno como amplios sectores sociales los han castigado económica y legalmente, con pobreza y bajos salarios, con leyes como la tristemente célebre Proposición 187, que los relega a los sótanos del racismo y la persecución. Pero lejos de amilanarse, nos cuenta el Dr. Hayes Bautista en esta entrega, los inmigrantes latinos ‘le han puesto pecho a la bala’, al desprecio, y han invertido sus ahorros para construir sus hogares en esas zonas devastadas, haciéndolas florecer otra vez, porque siguen persiguiendo infatigablemente ese sueño americano que han venido a buscar a este país. Y como dicen que ‘más vale tarde que nunca’, han logrado tejer algunas alianzas con otros grupos étnicos y sociales, una vez levantada la humareda de la revuelta que conmocionó  al país. Hoy la historia vuelve sin embargo por sus fueros, y bajo la actual administración de Donald Trump los inmigrantes vuelven estar en el ojo del huracán; a ser los nuevos ‘chivos expiatorios’, las nuevas víctimas del racismo y la xenofobia. Pero mejor oigamos a Samuel Orozco y al Dr. David Hayes contar este fascinante pasaje de la historia estadunidense, en el enlace de abajo:

Hayes: Salvaron el Sur de Los Ángeles, y fueron castigados con la pobreza

Alberto Retana, Director de Community Coalition, organizacion del Sur Central - LA alianza afro latina que surge después de la rebelión civil de 1992.

Alberto Retana, Director de Community Coalition, organizacion del Sur Central – LA alianza afro latina que surge después de la rebelión civil de 1992.

La violencia hizo arder los barrios del Sur de Los Ángeles y a 25 años de ocurridos los sucesos que desataron la guerra civil en esa zona, el veredicto de la policía para la comunidad afroestadunidense y otros sigue siendo interpretado como una manifestación más del racismo institucionalizado. El estallido que desató en su momento puede atribuirse también a la acumulación de décadas de pobreza, marginación, desatención, discriminación, dice Samuel Orozco. La zona a la que llegaban a asentarse los inmigrantes latinos por esa época, hay que decir mayormente mexicanos, había sido la casa por excelencia de la comunidad negra en esa ciudad del sur de California, Los Ángeles, o mejor dicho la zona sur-centro de la ciudad. No obstante, en la última década del siglo XX los latinos se habían asentado ya en esa área, cambiando la fisonomía con el crecimiento de la demografía, que alcanzaba ya nada menos que el 50 por ciento de la población. Los latinos eran dueños de casas, abrieron negocios, enviaron a sus hijos a las escuelas públicas de la zona e hicieron con esto y su esfuerzo también su casa en ese lugar. 25 años después, es decir, hoy en día, los latinos forman ya las tres cuartas partes de esa zona urbana, afligida tradicionalmente por el retraso económico y la marginación, las altas tasas de desocupación. Pero de la noche a la maña, cuenta Orozco, se latinizó esa parte de la ciudad. Esto sucedió con la llegada masiva de nuevas oleadas de inmigrantes. Sólo que esta vez fueron decenas de miles de centroamericanos, que venían huyendo de la guerra y la violencia de la convulsionada zona centroamericana. Las imágenes que sin embargo le dieron identidad a esa nueva latinización, señala Orozco, quedaron grabadas sin embargo en las imágenes que todo mundo vio por la televisión, cuando presas del hambre y la falta de víveres para alimentar a la familia, tras estar encerrados en sus hogares durante los disturbios, dice el invitado, los latinos se unieron de pronto al saqueo de almacenes principalmente de alimentos, y con eso sellaron su suerte y recibieron su castigo: la estigmatización social y la pobreza, sostiene Alberto Retama. En este último segmento, el líder social, presidente y director ejecutivo de Community Coalition, una amplia coalición de negros y latinos en Los Ángeles que inició sus primeros trabajos al tiempo que ocurrieron más o menos los disturbios, platica con Samuel Orozco lo que desde su perspectiva cambió la fisonomía y demografía de ese lugar. El también politólogo de formación, Retama considera los hechos del 92 en Los Ángeles como un levantamiento civil, “resultado de años de creciente desempleo, la epidemia de crack y un sistema policial plagado de racismo”. Sin embargo Retana también afirma que ha habido progreso, en el descenso de la violencia, por ejemplo, y en el acceso de los jóvenes a la educación, de los trabajadores a un mejor salario, etcétera. De ese cambio constante de la ciudad nos habla Retana. Escuche aquí abajo la interesante plática, que propone la organización, pero también reinventarse para estar siempre a la altura del momento.

Escuche

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.