Llama California a Kris Kobach a rendir cuentas tras haber solicitado información adicional de padrón electoral

De la redacción

El Vicepresidente, Mik Pence y el Secretario de Estado de Kansas, Kris Kobach discuten sobre la Comisión para la Integridad del Voto creada por Trump. Foto: www.kansascity.com.

El Vicepresidente, Mik Pence y el Secretario de Estado de Kansas, Kris Kobach discuten sobre la Comisión para la Integridad del Voto creada por Trump. Foto: www.kansascity.com.

Todos recordarán la efímera existencia de la Comisión para la Integridad del Voto que el presidente Trump creó meses después de asumir la presidencia, movido por la sospecha de que unos 3 a 5 millones de votantes “ilegales”, votaron por Hillary Clinton, según sigue repitiendo el propio Trump, sin mostrar evidencia alguna.

El anuncio de la creación de esta falsa comisión creo revuelo, como se recordara, pues esta emisora dio una amplia y oportuna cobertura al tema, demostrando las aviesas intenciones ocultas detrás de este anuncio del presidente Trump.

Más tarde, dicha comisión pidió a cada estado y distrito de la nación datos detallados sobre el registro de sus votantes, lo que desató revuelo, como bien se recordará, entre Secretarios de Estado de muchos gobiernos estales que se negaron a cooperar con Kris Kobach, el actual Secretario de Estado de Kansas y cabeza de la referida comision, arquitecto de esta y otras medidas antinmigrantes ligado a grupos supremacistas blancos y autor de la infame solicitud a los estados.

Esta situación, claro está, creó inquietud entre diversos líderes sociales, quienes temieron que dicha comisión fuera usada para suprimir el voto de ciudadanos pobres y de color. Hoy, por si hiciera falta, la historia les da la razón.

Y es que hace dos días este turbio personaje impuesto por Trump para liderar dicha comisión dizque para preservar la integridad del voto, fue acusado en un artículo de investigación periodística de The Washington Post, “de haber ido más lejos en el caso de Texas, donde solicitó información adicional para revisar el padrón elecotral de ese estado, e identificar a todos los votantes con apellidos latinos, de acuerdo con copias de los formularios estatales firmadas y notariadas”.

Como se sabrá, Texas es el estado con la segunda población y registros de votantes latinos  más grande del país. La fuente señala que “un investigador de la Comisión Asesora Presidencial sobre la Integridad Electoral marcó las casillas de dos formularios de solicitud de datos de votantes públicos de Texas, con la anotación en todos aquellos cuadritos que iniciaran apellidos hispanos”.

Funcionarios de la Casa Blanca y Texas dijeron que los datos electorales del estado nunca se entregaron porque una demanda interpuesta por los defensores del derecho al voto de Texas, después de la solicitud del año pasado “detuvo temporalmente cualquier transferencia de datos”.

Tras destapar el Post esta noticia, miembros de dicha comisión de marras dijeron desconocer esta –su propia- operación. Pero Alex Padilla el actual Secretario de Estado de California, una entidad que se ha ubicado sin duda en la primera línea de resistencia a las destructivas políticas de la administración federal, informó que “la Comisión Asesora Presidencial sobre la Integridad del Votante, de Trump, que solicitó específicamente los datos de votantes de Texas marcados con ‘apellidos hispanos’, sea considerada una ofensa”. Y que “los reclamos de los miembros de dicha comisión, de que ‘no tienen idea’ de que solicitaron estos datos, muestran, una vez más, la disfunción de la comisión desde su inicio”.

El secretario de Estado de California emitió entonces la siguiente declaración, después de que se publicara el informe del Washington Post sobre la recientemente disuelta Comisión Asesora Presidencial sobre la Integridad del Votante de Trump, noticia que en su momento fue reportada también aquí en este mismo espacio.

El Secretario Padilla pidió hace unos días al Vicepresidente Mike Pence y al Secretario Kobach, que “asuman toda la responsabilidad de las acciones de su comisión y le expliquen a los estadunidenses cómo se autorizó una solicitud descaradamente discriminatoria. Es innegable que la Comisión actuó maliciosamente para atacar los derechos del voto y la confianza pública en nuestras elecciones”, dijo Padilla en un comunicado de su oficina.

Casi una cuarta parte de los 15.1 millones de votantes registrados en Texas tienen apellidos hispanos, o casi 3.6 millones de personas, dijo a la fuente Sam Taylor, vocero de la Secretaría de Estado en Texas.

“Los registros de la compra de datos de Texas fueron revelados después de que la Senadora Claire McCaskill (D-Mo.) Pidiera el 13 de noviembre información sobre las interacciones entre la Administración de Servicios Generales de Estados Unidos y la comisión de votación”, sostiene el Post.

La comisión de votación enfrenta demandas por al menos 10 grupos de votantes y de responsabilidad pública, que buscan información sobre qué otros datos puede haber reunido el panel de dicha comisión, “si se realizó algún análisis y si la información se ha compartido fuera de la Casa Blanca”. Dijo Matthew Dunlap, Secretario de Estado -demócrata- de Maine.

Y agregó que la compra de registros de votación “nunca se discutió en ninguna reunión de la comisión en ningún nivel… Todo es especulación porque no han revelado nada, pero si están desglosando las líneas raciales y étnicas”, dijo Dunlap, indiquen “¿por qué están guardando esta información como perros hambrientos acorralados en una trampa?”, concluyó el Post.

This entry was posted in Homepage Feature, Política. Bookmark the permalink.