Posible Green Card a sobrevivientes de la limpieza del World Trade Center el 9/11

Inmigrantes durante las tareas de limpieza de los escombros tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en el Centro financiero de la Ciudad de Nueva York. Foto: dailynews.com

Inmigrantes durante las tareas de limpieza de los escombros tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en el Centro financiero de la Ciudad de Nueva York. Foto: dailynews.com

Tras una larga lucha en el Congreso, donde los republicanos se mostraron renuentes durante años a pasar una ley destinada a proteger a los afectados por los escombros de las desaparecidas Torres Gemelas el 11 de septiembre de 20111, argumentando el alto costo de la legislación, se instauró entonces la Ley Zadroga,  aprobada por el Congreso en 2010, firmada por el presidente Obama en 2011 y reconfirmada en 2015, “pero el componente de salud destinado a tratar con los enfermos expiraba en octubre de 2016, mientras que sigue empeorando su condición de salud y muriendo muchos de ellos, entre los que se hallan inmigrantes latinos, con estatus migratorio y sin él. Estos últimos han venido luchando con muy poco éxito para que los tomen en cuenta a la hora de resarcir los daños a ellos o asus familiares sobrevivientes, pues incluso después de muertos siguen siendo invisibles”.

De la redacción

A pesar de la anticipada negación de los republicanos que controlan el Congreso federal y de las políticas antinmigrantes de la administración Trump, congresistas de Nueva York encabezados por el representante demócrata de Queens, Joseph Crowley, introducirán esta semana la iniciativa de ley para otorgar residencia legal permanente –green card- a los inmigrantes indocumentados que ayudaron en las labores de rescate y limpieza de los escombros en las desaparecidas Torres Gemelas tras los ataques del 11 de septiembre de 2001. El proyecto lleva por nombre, Ley de Libertad al Trabajador Inmigrante del 11-S, reporta hoy  The New York Times.

Y es que la exposición a dichas substancias tóxicas en el aire durante las tareas de rescate y limpieza en el sitio siniestrado por los ataques terroristas al centro financiero en Wall Street, dejó con serios problemas respiratorios crónicos, y con cáncer a muchos, problemas con los que aún siguen luchando.

Como reportamos oportunamente y en repetidas ocasiones en este mismo espacio, por ejemplo en un aniversario más de la tragedia en septiembre en 2014, “la cuota de empleados municipales enfermos por dicho motivo –algunos en estado terminal-, asciende a por lo menos 70 bomberos y 60 agentes del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD).

Pero además de dicha cifra, entre los civiles afectados, heridos con enfermedades crónicas, como diferentes tipos de cáncer, padecimientos pulmonares y digestivos, así como afectaciones psicológicas de acuerdo un reporte, “hay más de 30 mil personas sobrevivientes de los que respondieron a los llamados de auxilio”.

Específicamente 2 mil 900 personas padecen actualmente (en 2014)  de cáncer provocado por las toxinas del aire contaminado tras el bombardeo, “que duraron meses trabajando entre dichos escombros sin una advertencia estricta por parte de las autoridades” sobre la toxicidad del aire contaminado. Por lo que “la salud de estos enfermos empeora día con día”.

Tras una larga lucha en el Congreso federal, donde los republicanos se mostraron renuentes durante años a pasar una ley destinada a proteger a los afectados por esta tragedia, argumentando el alto costo de la legislación, se instauró entonces la Ley Zadroga, que lleva este nombre en memoria del oficial (James Zadroga) muerto durante las tareas de rescate.

La Ley Zadroga fue aprobada por el congreso en 2010 y firmada por el presidente Obama en 2011, “pero el componente de salud destinado a tratar con los enfermos expiraba en octubre de 2016, mientras que los enfermos siguen empeorando su condición de salud y muriendo muchos de ellos, entre los que se hallan inmigrantes latinos, con estatus migratorio y sin él; aunque estos últimos han venido luchando con muy poco éxito para que los tomen en cuenta a la hora de resarcir los daños a ellos o a sus familiares sobrevivientes, pues incluso después de muertos siguen siendo invisibles”, dijimos entonces.

“Nosotros como estadunidenses ayudamos a limpiar la Zona Cero y a levantar la economía de esta ciudad como un compromiso con nuestra gran nación, durante los ocho meses que duraron las tareas para despejar el Bajo Manhattan”, dijo en su oportunidad Alejandro Sánchez a Noticiero Latino de Radio Bilingüe.

Sánchez se refiere a los primeros socorristas y empleados –muchos de ellos latinos, e indocumentados- que se desempeñaron en dichas tareas, y que sin embargo no fueron equipados adecuadamente para proteger su salud, ni advertidos de los peligros de la contaminación en el aire que terminó castigando a miles.

En virtud de la Ley Zadroga de 2010, que fue reautorizada en 2015, “la indemnización y los beneficios de salud se extendieron a las víctimas del 11 de septiembre y los trabajadores que respondieron a los ataques, incluidos los inmigrantes que se encuentran en Estados Unidos ‘ilegalmente’. Casi el 70 por ciento de los trabajadores que ayudaron en la limpieza mostraron síntomas respiratorios, según los investigadores del Centro Médico Mount Sinai”, dice hoy el Times.

El congresista Crowley, presidente del caucus demócrata de la Cámara de Representantes dijo que había un precedente para la legislación, en el tratamiento de los inmigrantes que sirvieron en las fuerzas armadas durante la Primera Guerra Mundial.

Su proyecto de ley podría afectar de mil a 2 mil inmigrantes no autorizados que ayudaron en los esfuerzos de limpieza después de los ataques del 9/11, dijo Crowley a la fuente.

Por su parte, la representante de Brooklyn y parte del Este del Bajo Manhattan, Nydia Velázquez, copatrocinadora de dicho proyecto de  ley, declaró al Times que “Durante la oscuridad de ese día, vimos a los neoyorquinos reunirse para cuidar unos de otros y responder al ataque. Los inmigrantes, documentados e indocumentados, estaban entre los que trabajaban en ‘la pila’, buscando a sobrevivientes y ayudando a nuestra ciudad a recuperarse”.

El proyecto de ley, o la ‘Ley de Libertad al Trabajador Inmigrante del 11-S’, será presentado por el congresista Joseph Crowley, además de su colega Nydia Velázquez, y otros de los copatrocinadores son los representantes Adriano Espaillat y Jerrold Nadler, ambos de Manhattan■

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo