Latinos, a la zaga en inscripciones al seguro de salud

CalcHeader2Unos tres millones de personas han logrado inscribirse ya en los planes de seguro médico privado, a través del mercado de intercambio de seguros de la Ley de Salud Costeable (ACA) en el nivel nacional. Además, las inscripciones al programa del seguro federal para los pobres, Medicaid, se han disparado en los estados que optaron por ampliar esta cobertura. Aun así, los latinos siguen rezagados. En California, por ejemplo, aunque esto podría extenderse a otros estados, sólo una fracción de los latinos elegibles para ACA se está inscribiendo en el referido mercado de intercambio. En esta reseña del programa Línea Abierta que condujo ayer Chelis López, el experto en la materia y Gerente del Programa Covered California, Visión y Compromiso, Los Ángeles (www.visionycompromiso.org), Hugo Ramírez nos da un panorama actualizado sobre el estado de dicha ley de salud, con el fin de disuadir temores infundados y aclarar mitos y desinformación que gira al rededor del tema. También hace mención de una gama de opciones o planes de salud al alcance del bolsillo, y de las subvenciones que el Estado provee a quienes resultan elegibles.

Escuche

  

El tema de la reforma de salud mereció este martes la atención del presidente Obama en su discurso sobre el Estado de la Unión, en el que invitó a todo aquel que no tenga cobertura, o que conozca a alguien que no la tiene, a inscribirse a más tardar el 31 de marzo, dijo Chelis López al comienzo del programa Línea Abierta, que ella condujo, en una plática con Hugo Ramírez, experto de Covered California. Obama también dio cuentas de los logros alcanzados por esta ley, y aseguró que hasta el momento más de tres millones de habitantes de Estados Unidos hasta los 26 años de edad, han ganado cobertura médica bajo los planes de salud de sus padres gracias a la Ley de Salud Costeable (ACA). Nueve millones se han inscrito en un seguro de salud privado, dijo Obama en su discurso, o han obtenido Medicaid. Y resaltó que gracias a ACA no se le puede negar cobertura a ninguna persona por padecer una enfermedad crónica o preexistente, como asma, dolor de espalda o cáncer, por ejemplo. Ni a las mujeres se les pueden cobrar pólizas más caras sólo por el hecho de ser mujer. Obama también explicó que el gobierno le inyectó más años de vida a las finanzas del Medicare, el seguro federal para las personas mayores, al mantener fijas las primas de este seguro y reducir los costos de los medicamentos para millones de personas de la tercera edad.

El sistema de inscripción tuvo sus tropiezos, pero hoy puede decirse que ha resueltos buena parte de estos problemas técnicos, y que los números de los nuevos socios de ACA van en ascenso. Además todavía faltan dos meses completos hasta el 31 de marzo de este año, que es la fecha límite para comprar un seguro de salud si no se quiere pagar una multa, como estipula la ley.

Pero “la marcha de las inscripciones no va tan rápido entre los latinos”, deplora Chelis López. En California, donde se llevan registros de las inscripciones, puede observarse cómo los latinos además se hallanrezagados en cuanto a compra de seguros. Paradójicamente, observa la conductora, “son los latinos los que más podrían beneficiarse de los subsidios y la ayuda del gobierno que contempla la ley. Y dos, sin los latinos el plan entero pudiera llegar a fracasar, se vendría abajo”.

¿Qué detiene entonces a los latinos para que no salgan a inscribirse en masa?

Hugo Ramírez ve con agrado el avance de las inscripciones en California: Más de medio millón o el 20 por ciento de los inscritos son latinos, “y no es un secreto para nadie que, aunque vamos más adelante que casi cualquier otro estado en lo que tiene que ver con inscripción, todavía los números que se tenían previstos en el estado no se han alcanzado”, dice el gerente del programa de Covered California Visión y Compromiso en Los Ángeles. Sostiene que en esta etapa están enfocados en educar a la comunidad sobre el proceso de inscripción, también acerca de las opciones, y sobre cómo eliminar esos temores que frenan la inscripción.

Los Mitos

Según una edición reciente de The Washington Post,cita Chelis, sólo el 20 por ciento de los inscritos para cobertura médica son latinos. Ramírez señala que una razón es la desinformación o falta de educación sobre el tema. Que en los talleres educativos que imparte Covered California han hallado básicamente esto: “En el pasado, debido quizás a mala información, algunos miembros de las comunidades latinas habían estado diseminando dentro de sus núcleos familiares la información inadecuada. Entonces ha tomado cierto tiempo adicional el volver a educar a esos individuos, ponerlos en el camino correcto, y a veces hacer esos cambios toma tiempo”. Añade que se necesita consultar más fuentes de información, que las hay, antes de tomar acción. Y en relación a los “temores infundados” sobre cómo esta información pudiera hacer vulnerable al solicitante cuando pertenece a familias con estatus migratorio mixto, Ramírez afirma que el gobierno federal les ha dado garantías “de que esta información no va a ser usada con el propósito de crearles ningún tipo de problema en el futuro”. Incluso en sus talleres de educación, dice, suelen mostrar una copia del documento oficial de ICE, donde la agencia federal se deslinda de cualquier intervención en los procesos de obtención de cobertura. “Nada de esta información puede ser utilizada legalmente en contra de ellos”. Ramírez dice que están apelando a organismos tanto federales como estatales para divulguen más ellos mismos este mensaje y crear seguridad en la comunidad.

Otro de los hallazgos de Covered California, sigue Ramírez, es la falsa idea de que todo mundo tiene que pagar por esta cobertura médica. “Debemos de recordar que en California 1.4 millones de individuos que antes no recibían cobertura médica gratis, ahora lo van a hacer”. O sea, jóvenes solteros que quizás se hallan estudiando y trabajando de medio tiempo, que no eran elegibles para Medicaid, o Medical, como le llaman a este seguro del gobierno en California. “Pero bajo la ley de salud ellos van a poder obtener cobertura totalmente gratis, siempre y cuando su ingreso salarial no rebase el 138% por encima del nivel general de ingresos”, o lo que se conoce también como la línea federal de pobreza. O sea que hay una gran cantidad de individuos, reitera Ramírez, que sin saberlo quizás son elegibles para una cobertura gratuita.

Por otro lado tenemos a más de 2.6 millones de individuos que van a tener que cubrir parcialmente los costos de su cobertura… porque van a recibir ayuda financiera del gobierno”. Insiste en nuevamente muchos piensan que van a tener que costear el 100% de los gastos por su cobertura, “cuando no es cierto”. La ayuda oficial sera proporcional al número de miembros de la familia, y el nivel de ingresos de esa familia en particular. Y recomienda acercarse a los módulos de información, que se hallan en cada vez más lugares, asegura, “para informarse más a fondo y averiguar si se es elegible al subsidio del gobierno o no”, dice el experto.

Chelis señala que existen cuestiones culturales que marcan la preferencia entre una comunidad y otra en la forma como se aborda el proceso de inscripción y posterior compra de un seguro de salud. Que los latinos suelen preferir el contacto personal, el uno a uno con el navegador, en lugar de acudir a la red electrónica, que quizás puede resultar más lenta y compleja. Sobre todo porque el sitio web en español todavía experimenta algunos desperfectos. Y menciona también el factor del idioma, y si hay un número suficiente de navegadores bilingües.

Ramírez informa que Coverd cuenta con dos tipos de colaboradores en este rubro: los educadores y los navegadores, que cumplen funciones distintas. “Los educadores se enfocan en educar a la comunidad. Ellos no van a ayudar a enrolarle, pero van a poder ayudar a disipar esas preguntas por medio de la educación; van a poder darle más información, ya sea general o individual, en diferentes foros”. Por ejemplo en ferias de salud, o en organizaciones de fe donde hacen presentaciones públicas, o de manera individual, consultas con las personas totalmente gratuitas para responder esas preguntas. “Como segundo paso están los navegadores, o enroladores certificados que pueden ayudar; ellos son la siguiente fase, ellos ya se encargan de hacer una análisis más concreto y pertinente, para que el individuo pueda ver sus opciones, costos, y cuál plan de acuerdo a su estado de salud pudiera ser la mejor opción de cobertura médica”.

En California se le otorgaron educadores a 25 organizaciones, enfocados en lo cultural, sostiene Ramírez. “Algunos trabajamos con latinos, como mi organización”, dice, y otros se enfocan en los asiáticos o en los de las islas del Pacífico. Porque ellos son biculturales y bilingües, en sus propias lenguas, al igual que mi organización”. Y aunque no son suficientes aun los navegadores y educadores, “cada semana se están certificando para acometer esta tarea de educar e informar un promedio de cien individuos en varias lenguas para poder cubrir cada vez más y mejor esa necesidad”.

Yo no tengo ‘papeles’, están en trámite. ¿Yo podría calificar para la reforma de salud?”, pregunta Magui al progama por teléfono, desde Concord, California.

Ramírez:

La respuesta es si esa pregunta es a nivel personal, o si eso involucra a los miembros de su familia”, interviene el experto. Porque en el estado de California, dice, una persona indocumentada puede calificar para Medical de emergencia únicamente. “También hay algunos otros programas, depende del condado donde viva, que le pueden proveer algún tipo de cobertura médica”. Pero un indocumentado no puede comprar por ley una cobertura completa, ni tampoco sería elegible para una cobertura totalmente gratuita, a través del Medicaid (Medical en California). “Y sin embargo, si es única y exclusivamente a nivel individual, pues solamente calificaría para Medical de emergencia”. Si en cambio la pregunta involucra a miembros de su familia, prosigue Ramírez, “aunque usted no podría obtener todo el beneficio completo, como una cobertura completa, algunos miembros de su familia con otro estatus migratorio, como residentes permanentes o ciudadanos, ya sea por naturalización o por nacimiento, ellos sí se pueden beneficiar; y si usted tiene hijos en esa condición, usted sí puede aplicar por ellos”.

Indolfo, llama de Chowchilla, California. Él es deshabilitado por un accidente de trabajo. Asegura haber sido de los primeros en tratar de aprovechar el beneficio de la cobertura, batalló mucho en un principio, pero completó finalmente su proceso de aplicación y a su familia la mandaron a Medical. “Yo quería pagar mi aseguranza. Por la condición en que me encuentro no pude hacer eso; califiqué para Medical, las cartas del Medical las recibió mi familia, pero yo no. Porque yo califico a otro programa por el hecho de estar en disabiliy (discapacidad)… Pero resulta que mi familia trata de usar el Medical, habla a las clínicas para ir simplemente a una limpieza mental… ‘¡No!’, lo que dicen las clínicas es que no hay fondos, que California no tiene dinero para eso”. Indolfo se pregunta entonces “¿Para qué tanta propaganda, para qué tanto anuncio de ayuda? Si simplemente las clínicas dicen: ‘No hay dinero’”. Y afirma que se la ha pasado llenando solicitudes, en Servicios Sociales, en el Seguro Social, y hasta la fecha dice que no le han resuelto nada. “Yo no tengo ninguna cobertura de ninguna clase, yo soy un ciudadano americano, mis hijos son ciudadanos americanos, y simplemente, lo único que uno escucha como respuesta es que no hay dinero”. Y pide que alguien meta manos en el asunto.

Ramírez hace una aclaración: “Muchas personas creen que cuando califican para el Medical, piensan, ‘bueno, yo preferiría pagar’, a través de la ley de salud… Pero a través de la ley de salud, el Medical mismo tiene que tener las diez coberturas esenciales, que el gobierno federal requiere; como si fuera un seguro privado. De acuerdo con las disposiciones del gobierno federal, la cobertura dental está disponible única y exclusivamente para niños, y no sólo bajo Medical, sino bajo cualquier cobertura médica de Covered en California”. No obstante probablemente para el mes de mayo podrían haberse restablecido parcialmente los beneficios dentales para los adultos, aunque no es un requisito del gobierno federal dar esta cobertura. “Pero en California, dado que nosotros acá tratamos de llevar mayor servicio a la comunidad, junto con otras organizaciones hemos abogado para que esto cambie”, asegura Ramírez, quien agrega que hay proveedores que sí aceptan Medical, y que es cosa de preguntar al navegador o al educador del condado. Esto es similar para el deshabilitado. Y en California existe una institución caritativa que depende de Kaiser Permanente, que está brindando seguros para indocumentados menores de 19 años de edad, informa Chelis.

Arnulfo llama de Vaiselia, California, con la preocupación de no poder entrar al programa para inscribirse en un seguro, ni por la red electrónica ni por teléfono, dice, a pesar de repetidos intentos para acceder a la solicitud. Ramírez afirma que estos problemas se han ido resolviendo, y recomienda hacer uso de los ‘enroladores’ certificados y del condado. “Sí ya ha llegado a la página -por ejemplo- de www.coveredca.com, al abrir esa página van a encontrar inmediatamente cuatro botones, uno de ellos dice: encontrar ayuda local… y al abrirlo, en la parte baja van a hallar la pregunta de si quiere un enrolador certificado, o de un agente de la agencia de Servicios Humanos y Médicos del Condado, y solamente tienen que escoger uno, hace click y le va a pedir que introduzca su código postal, y le va a preguntar entonces en qué idioma quiere la ayuda y a qué distancia de su domicilio; al presionar search (buscar), le va dar una lista de todas las organizaciones a donde se puede acudir. Lo único que hay que hacer es llamar y hacer una cita”.

Blanca busca ayuda para ubicar una de estas agencias en San Antonio, Texas. Chelis López recomienda visitar el sitio web, www.cuidadodesalud.gov, y llamar al número telefónico nacional: 1-800-318-2596. Ramírezpor su parte recomienda consultar la página del gobierno, www.healthcare.gov. Arturo, otro radioescucha opina que la ley “es un engaño”, porque para él los indocumentados pasan a ser con dicha ley ciudadanos de segunda clase, aunque acepta no haberse informado bien. Y Chelis recuerda a la audiencia que desde un principio el presidente Obama aclaró que la ley no cubría a los indocumentados. Ramírez informa entonces que “sí hay ayuda para los indocumentados, como los programas de algunos hospitales en California, que se llaman Habilidad de Pago, una ayuda que depende del ingreso del individuo, además de las personas indocumentadas que están en Medical de Emergencia”, sostiene. Y conminó a que como ciudadanos sumarse al apoyo a estos arreglos para en el futuro poder recibir los beneficios completos.

Estela espera pacientemente en la línea desde Madera para preguntar por la confiabilidad que se puede tener en las palabras del Presidente sobre el Obamacare, y dice haber solicitado Medical para una extracción dental y que le dijeron que ella más bien es elegible para Obamacare, y como indocumentada teme soltar su información personal. Ramírez responde que la ley de salud fue aprobada por el Congreso y ratificada por la Suprema Corte de Justicia, y que no está sujeta a los deseos del Presidente. “No va cambiar de la noche a la mañana; para que cambie llevaría un proceso. Que hay varios factores a tomar en cuenta, y que una persona indocumentada no es elegible para el Covered California ni para ACA. Hay que revisar muy bien de dónde se toma la información, porque incluso hasta con un navegador puede ocurrir que en una entrevista no le pregunten sobre su estatus migratorio y contingencias similares. “Solamente la gente que sí es elegible para Medicalcompleto en California puede tener cobertura parcial a partir de mayo”, dice. Hay que recordar que “la ley no contempla la cobertura dental para adultos en seguros privados obtenidos a través de Covered California, sino solamente para los niños”.

Pedro llama y dice haber solicitado ya su inscripción al “Obamacare”, que ha descubierto que el pago que va a hacer, va a estar basado en su ingreso, y teme que el subsidio que va a recibir del gobierno se lo van a descontar de los impuestos, que ya de por sí paga, y que al final del año no va a contar con estos para pagar sus deudas, mismas que ya no va a poder pagar cuando el gobierno le deduzca estos créditos al devolverle sus impuestos, y que ahora pues ni modo, ya está embarcado en un seguro por todo este año.

Ramírez vuelve a la necesidad de la educación que debe proveerse todavía sobre esta ley y las opciones que brinda. “Primero los créditos que ha recibido en el pasado, por sus impuestos, no tienen nada que ver con los créditos o beneficios que va a recibir ahora del programa de cobertura de salud”. Hay dos forma de recibir el subsidio del gobierno, dice, una, lo que le va a enviar mes a mes pero a su aseguradora directamente, que no significa que lo tenga que pagar a final de año. Usted va seguir recibiendo los créditos a que es merecedor por sus ingresos. Y una segunda opción es si paga completa su cobertura o su prima mensual, puede pedir un reembolso al final del año, al hacer su declaración de impuestos, por todo lo que no recibió mensualmente. “No piensen que no va a recibir ese dinero a que es merecedor, por tener hijos menores de edad o por su ingreso. Eso ¡nada tiene que ver!”, dijo el experto de Covered California.

Manuel, de Merced, California, sostiene que le dijeron en las clases que asistió para educarse sobre la ley de salud que si tenía seguro por parte del trabajo no habría que enrolarse en el Obamacare. Y que haciendo cuentas le cobran a él y a su mujer el 21 por ciento de su ingreso, cuando la ley dice que sólo debía ser el 9% como máximo. Y Rogelio pregunta si teniendo su casa pagada totalmente es elegible para un subsidio.

Hugo Ramírez afirma que “sí hay beneficios esenciales que sí cubre la cobertura médica. En California sí hay servicios que ayudan a los indocumentados, como Healthy Way LA”. Y enumera:Servicios de pacientes ambulatorios, servicios de emergencia, hospitalización, cuidado materno y a recién nacidos, servicios para desórdenes mentales y abuso de substancias; medicamentos de receta, servicios de rehabilitación, de laboratorio, preventivos y de bienestar, como exámenes físicos, de prevención para todo tipo de cáncer y servicios pediátricos, osea que sí cubre”, subraya este experto. Y recuerda que ni lo dental o lo relativo a la vista no está cubierto porque fue algo provisto así por el gobierno federal. Y aclaró que el tener propiedades no se toma en cuenta, en los procesos de obtener seguro de salud.

Redacción: Marco Vinicio González

Fotos: Covered California

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

  • El tema de será presente en nuetra edición remoto en Texas el 19 de agosto, en una maratón radiofónica bilingue! Os esperamos
  • A. Flores: Las universidades con más son las que perciben menos dinero, siendo los estudiantes más necesitados.
  • A. Flores: tiene que hber integración entre las escuelas K-12 y las universidades para que los estudiante suban y tengan expectativas.

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo