Las Visas U y T y la Accion Ejecutiiva (primera)

en filaComo parte de la acción ejecutiva sobre inmigración del Presidente Obama, el Departamento de Trabajo (DOL) de Estados Unidos ahora puede certificar solicitudes para visas U y T por varios crímenes laborales cometidos contra trabajadores extranjeros, incluidos el fraude en el reclutamiento laboral y la extorción. En este programa de Línea Abierta, expertas en el tema de las visas U & T explicarán a Chelis López y a la audiencia de Radio Bilingüe qué son estas visas, quién resulta elegible y cómo identificar los crímenes laborales. En esta primera entrega, la abogada Sonia Parras Konrad, profundizará en la información pertinente sobre la importancia de este componente poco conocido de la acción ejecutiva para la defensa de los derechos laborales de las y los trabajadores migrantes en Estados Unidos. Esto es parte de nuestra serie Voy Contratado: los Derechos del Migrante, y ha sido posible con el apoyo parcial de la fundación, John D. & Katherine D. McArthur.


Echemos aquí un vistazo a las mayores facilidades que se darán ahora a los solicitantes de las visas U y T, como parte de la Acción Ejecutiva sobre inmigración decretada recién por el presidente Obama. Estas visas T y U son las que se otorgan a inmigrantes indocumentados, contratados, que han sido víctimas de delitos tales como la violencia doméstica, la extorsión, el abuso laboral, el fraude al ser reclutado o la trata de personas. La idea de las visas es que las víctimas de un delito ganen un permiso o visa temporal, para que colaboren con las autoridades en el esclarecimiento de un hecho delictivo. En este contexto, la importancia de los cambios derivados de dicha acción ejecutiva trae buenas noticias, nos dice la abogada Sonia Parras Konrad, Co-directora de ASISTA, con sede en Des Moines, Iowa:

“A partir de 2015 el Departamento del Trabajo de Estados Unidos (DOL) podrá certificar las visas U, que surjan a partir de tres delitos laborales, como la extorsión, el trabajo forzado, y el fraude en el reclutamiento y contratación laboral internacional. Entonces si una persona ha sufrido uno de estos crímenes, puede ser posible que sea elegible para una visa U o una visa T”.

La abogada explica que el uso de la amenaza o infundir miedo para forzar a una persona a proveer algo de valor al empleador o al reclutador es clave para dicho propósito. “La confiscación por ejemplo de credenciales, pasaportes y otros documentos por parte del empleador o reclutador también es un crimen”. Las promesas falsas o la inducción de deudas para obligar a las personas a trabajar bajo malas condiciones son crímenes laborales también, abunda la invitada de Línea Abierta, Sonia Parras Konrad, por lo que las víctimas son elegibles también a dichas visas.

La conductora de Línea, Chelis López apunta que estos delitos recién mencionados han sido añadidos en el anuncio del Presidente, pero también existen otras listas de crímenes que hacen elegibles a las víctimas, y que DOL puede certificar: Como la violencia doméstica, el secuestro, acoso, tortura, manipulación de testigos, abuso y violación sexual, entre otros.

La visa U y la visa T (de trata) tienen una serie de requisitos, explica la invitada: “Han sido diseñadas para permitir que personas sin estatus o con visas de trabajo como la H2, que reporten crímenes, no tengan el temor a la represalia, como por ejemplo la deportación; esa es la visa U, que protege al trabajador que ha sido víctima de un crimen determinado, mientras que al mismo tiempo se pueda realizar la investigación o el juico del crimen o de la persona que lo está cometiendo.

“Entonces, para calificar a esta visa U hay una serie de requisitos: Uno de esos requisitos es presentar una certificación a Inmigración, de que la persona en sí ha sido víctima y ha colaborado con el gobierno, o en este caso con el Departamento de Trabajo”, dice Parras Konrad. Esto se hace a través de una certificación. “Y por eso decimos que la novedad ahora es que se ha expandido la lista de los crímenes, y que el Departamento del Trabajo puede certificar esos crímenes; lo cual es requisito indispensable para poder solicitar la visa U o la visa T”.

Los anteriores tiempos de espera y el número limitado de visas otorgadas por el gobierno seguirán siendo igual, porque desafortunadamente estas medidas introducidas por el Presidente no cambian la limitación de las 10 mil visas por año, lamenta la invitada. “Eso todavía va a seguir siendo así. Por año fiscal, que empieza el primero de octubre de cada año, el Congreso aprueba 10 mil visas de no inmigrante para las visas U, y 5 mil para las T o de víctimas de trata humana. Muchas veces un abogado o representante legal, la o el sobreviviente, tienen que determinar qué tan fuerte está su visa de tráfico humano, que se parece a la visa U de víctima de crimen, de violencia; porque hay muchísimas más visas de tráfico humano disponibles -10 mil- que no se usan, no sé porque la gente no se anima, que las U, que son solamente 5 mil por año fiscal”.

Por eso, lo que ASISTA está haciendo ahora, continúa la experta, ”es empujar para expandir esos números de las 10 mil visas; pero como mientras tanto los políticos ya sabemos que no se ponen mucho de acuerdo, lo que sí se está haciendo a partir de hoy, y ya lleva haciéndose un ratito, es que si el Servicio de Inmigración en Vermont determina que la persona básicamente ha aprobado su caso, y que ha demostrado todos los requisitos, se le va a dar una aprobación condicional con permiso de trabajo para que mientras la persona espera si sale la visa o no, por lo menos pueda estar trabajando legalmente; que tenga su seguro social, su permiso de conducir y pueda estar tranquila”.

No obstante, mientras una investigación laboral se halla en curso, lo único que se puede hacer es solicitar la protección. “Y un vez que la visa esté enviada, hay memorándums dirigidos a la policía de Inmigración y al gobierno que ejecuta el enjuiciamiento del inmigrante que intenta deportar. Para que se queden quietos, y no toquen a este inmigrante, y no intenten deportarlo hasta que se solucione su caso”, sostiene Parras Konrad. En sí, se trata de una “protección”, porque ayuda a que la persona no sea excluida, no sea deportada, “pero no vamos a hablar de permisos de trabajo sino hasta que el Servicio de Inmigración en Vermont, que es donde se deciden esas visas, o sea en la Unidad de Víctimas de Inmigración, determine si la persona aprobó su caso o no”. Y desde luego si la persona aprobó su caso es entonces cuando viene el permiso de trabajo, dice.

-¿Qué es una visa U y qué es una visa T? –pregunta Chelis López.

“La visa U, en general, es una visa de no inmigrante; valedera por 4 años, pero que en el tercer año puede el interesado solicitar la residencia y se le permite estar protegido y obtener permiso de trabajo; tampoco puede ser expulsado de Estados Unidos, pese haber sido deportada con anterioridad”.

Sonia Parras Konrad agrega que la visa U protege de un número de crímenes bastante amplio, que algunos de ellos han sido mencionados arriba, gracias a la expansión otorgada por el presidente Obama. “Y también violencia doméstica sexual, tortura, tráfico humano e incluye el tráfico de personas; el contacto sexual, que desafortunadamente ocurre en muchos lugares de trabajo. La esclavitud, el forzar a una persona a trabajar sin dinero bajo condiciones muy malas. Mutilación genital femenina, servidumbre involuntaria; detención involuntaria al inmigrante, no dejarlo que salga del campamento, del lugar de trabajo, hasta que no ponga 70, 80 horas de trabajo; prostitución, haber sido un rehén, chantaje, extorsión, asalto criminal, y esto es muy importante: obstrucción de la justicia; porque se da muchos en el contexto laboral, ya que cuando un trabajador quiere denunciar, el jefe viene a intimidarlo, a atemorizarlo, a obstruir el cumplimiento de la justicia, la investigación; además, asesinato, homicidio involuntario etcétera”.

Sin embargo, la visa T o de tráfico humano, a diferencia de la U, es única y exclusivamente para aquellas personas que han sido víctimas de trata humana, aclara la abogada.

-¿Cómo distingue un trabajador que está siendo víctima de esclavitud, y que lo están obligando a trabajar horas que quizás no le indicaron al iniciar un empleo?

Es muy importante que el interesado entienda muy bien cuáles son los términos de su contrato antes de comenzar el trabajo, recomienda la invitada. “Sobre todo, tenerlos por escrito, para que luego no haya lugar a dudas; y si existen violaciones, que el trabajador pueda tener un poquito más de fortaleza para denunciar”. Pero una persona se va a dar cuenta inmediatamente, asegura la experta, si está siendo víctima de explotación laboral porque el número de horas para las que se la ha contratado excede las que está trabajando en realiidad. “A lo mejor están quitándole dinero de su cheque, por cosas que no entiende, que no son legales, como ser obligado a no salir del campamento, o cuando el jefe le dice: ‘Puedes salir si quieres, pero no hay medios de transporte’, y no hay forma de que el trabajador pueda salir. Por ejemplo, estábamos trabajando con un grupo de trabajadores que desafortunadamente estaban cortando leña, y los llevaban al monte, en el medio de la nada, y los obligaban a trabajar no las 40 horas, sino 70, y luego no les pagaban mas que menos de 40 horas; y los trabajadores no tenían sus ‘papeles’, el empleador se quedaba con su visa de trabajo, con su seguro social, y no tenían forma de identificarse”.

Entonces, esa es una situación de trata humana, insiste la abogada. “Quiero recordarle a los oyentes que no se preocupen si son elegibles para la visa T, o para la U, ya que existen muchas similitudes y muchas veces dentro del mismo crimen de trata humana se puede uno inclinar a solicitar la visa U, o la visa T”.

-En caso de que no alcancen, por el número de visas U disponibles, ¿es fácil trasladarse de la visa U a la visa T?

“Absolutamente. Incluso la visa T le da una respuesta humanitaria mucho m rápida”, contesta la co-directora de ASISTA. “Para empezar, con la visa U hay que esperar hasta que el servicio de Inmigración en Vermont le da a uno una respuesta”. Sin embargo, acota, “con la visa T, una persona que ha sido víctima de trata humana, ya al solicitar la visa puede comenzar a recibir beneficios públicos como si fuera un refugiado”. Esto quiere decir que puede recibir algún tipo de apoyo como para vivienda, educación, una visa temporal de trabajo, incluso antes de que decidan la visa T, etcétera”. Entonces tiene muchas más ventajas que las visas U. “Desafortunadamente a las visas de trata se atreven a solicitar muchísimo menos, por razones de seguridad, y de identificar que están en una situación de trata humana. Ellos piensan, ‘Bueno, entré con este contrato y no me queda nada más que aguantarme, no puedo hacer nada. Y por eso es tan importante hablar de los derechos que existen bajo la ley”.■

Continúa…

This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo