¿Las redes sociales dañan la mente de nuestros jóvenes? Tal vez no…

Kaiser Health News

social-media-mental-health1

Eran las 1:30 am, y Anna intentaba dejar de pensar en su ex novio, con quien había terminado una dolorosa relación horas antes. Era demasiado tarde para llamar al terapeuta que estaba viendo enfrentar su baja autoestima y la nostalgia, y también para pasar por la casa de un amigo.

Entonces, recurrió a las redes sociales. “Estoy pasando un mal momento ahora mismo”, posteó Anna, quien pidió ser identificada por un seudónimo, en Facebook. “¿Hay alguien a quien pueda llamar y hablar hasta que me sienta mejor?”.

Casi de inmediato, tres personas respondieron y le ofrecieron hablar. Eran amigos que conoció jugando Quidditch, un deporte basado en los libros de Harry Potter, y se mantuvo en contacto con ellos en la red social. Anna habló con dos de ellos hasta que pudo dormir.

“Solía ​​ser muy tímida acerca de publicar cosas personales en Facebook porque no quería que las personas me juzgaran”, dijo Anna, de 26 años. “Pero esa noche, me sentía tan mal y estaba desesperada, que pensé que cualquier cosa ayudaría”.

Los efectos negativos de las redes sociales en la salud mental de los jóvenes están bien documentados por los investigadores y la prensa. Las redes sociales pueden generar envidia y depresión, desencadenar el acoso cibernético y diseminar pensamientos suicidas.

Pero algunos académicos y terapeutas están proponiendo una visión contraria a la intuición: han descubierto que las redes sociales también pueden ayudar a mejorar la salud mental al elevar la autoestima y proporcionar una fuente de apoyo emocional. Estos beneficios han atraído muy poca atención por parte de periodistas y padres, dicen.

“Sí, las redes sociales están contribuyendo a una nueva era de estrés social para adolescentes (y adultos), pero cuando aceptamos que está aquí para quedarse, también podemos verlo como una nueva oportunidad para la conexión y la atención plena”, se reflexiona en una columna de asesoramiento publicada por el Greater Good Science Center de la Universidad de California-Berkeley.

“Necesitamos pensar en las redes sociales no como en algo absolutamente bueno o absolutamente malo”, dijo Amy Gonzáles, profesora asistente quien estudia las redes sociales y la salud en el Media School de la Universidad de Indiana. “Tenemos que pensar en cómo encontrar el uso apropiado de estas cosas”.

Las redes sociales se han convertido en parte integral de las vidas de adolescentes y adultos jóvenes: el 45% de los adolescentes dice que usan aplicaciones como Facebook, Twitter e Instagram todos los días.

En una investigación publicada por el Centro Nacional de Información sobre Biotecnología, Gonzáles descubrió que los estudiantes universitarios que veían sus propios perfiles de Facebook tenían luego su autoestima más elevada.

Al “editar” sus propias personalidades en línea para reflejar sus mejores características elegían imágenes que los favorecían y compartían experiencias emocionantes, y los usuarios dijeron que eso los ayudó a quererse más a ellos mismos.

“Es como si te sintieras bien contigo mismo cuando te miras en el espejo antes de una cita”, explicó Gonzáles.

Otros estudios revelan que las personas sienten más apoyo social cuando se presentan honestamente en las redes sociales, y tienden a sentirse menos estresadas después de hacerlo.

“Obtienes una afirmación mucho más amplia publicando en las redes sociales que llamando a un pariente”, dijo Anna. “Una cosa es que envíes un mensaje de texto a un amigo; otra cosa es si tienes un grupo de personas tratando de ayudarte”.

Matthew Oransky, profesor asistente de psiquiatría adolescente en el Hospital Mount Sinai de la ciudad de Nueva York, dijo que muchos de sus pacientes encuentran conexiones sociales en línea que no pudieron encontrar en otros lugares. Esto es particularmente cierto para los adolescentes marginados, como los niños en hogares de cuidado temporal y adolescentes LGBT.

“He visto algunos ejemplos muy, por ejemplo, que los niños aislados pueden encontrar una comunidad”, dijo Oransky. “A menudo son capaces de hablar con amigos en línea”. En una encuesta de 2013, el 50% de los jóvenes LGBT dijeron tener al menos un amigo cercano que sólo conocían de las interacciones en línea.

Los adultos jóvenes con enfermedades mentales graves como la esquizofrenia y el trastorno bipolar también pueden encontrar apoyo social a través de las redes, según un estudio publicado en 2016. “Estas personas discuten abiertamente su enfermedad en línea”, dijo John Naslund, investigador del Health Policy and Clinical Practice en el Dartmouth Institute.

Las publicaciones en redes sociales pueden ayudar a fomentar una mayor aceptación de los problemas de salud mental. “Definitivamente es real que hay hostilidad en línea”, dijo Naslund. “Pero hemos encontrado que los comentarios relacionados con la salud mental son abrumadoramente positivos. Las personas pueden aprender cómo lidiar con los síntomas y cómo encontrar la ayuda adecuada”.

Pero los padres pueden y deben ayudar a sus hijos a usar las redes sociales de manera sabia, dicen los expertos. Oransky sugiere, por ejemplo, que los padres hablen con los niños sobre las consecuencias de publicar material privado comprometedor, como revelar fotos o detalles personales que podrían afectar sus perspectivas laborales. Naslund recomienda que las personas comiencen cautelosamente en las redes sociales usando seudónimos.

Anna usa filtros para evitar que los compañeros vean sus publicaciones de salud mental. Pero ella ve las redes sociales como una forma de seguir el consejo de su terapeuta, de buscar ayuda cuando la necesita. “Si confías en tus amigos”, dijo, “no veo por qué no debes aceptar la opción de las redes sociales”.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, que produce California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation.

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo