Lanzará la Casa Blanca campaña bilingüe contra quienes vacilan vacunarse

Un asistente de apoyo al paciente en UCSF Hospitality Services, recibe una inyección de COVID-19 el 16 de diciembre, el primer día en que UCSF distribuyó las vacunas a sus trabajadores de primera línea. Foto: Susan Merrell / www.universityofcalifornia.edu.

Un asistente de apoyo al paciente en UCSF Hospitality Services, recibe una inyección de COVID-19 el 16 de diciembre, el primer día en que UCSF distribuyó las vacunas a sus trabajadores de primera línea. Foto: Susan Merrell / www.universityofcalifornia.edu.

De la redacción

Preocupado por un inminente rebrote de Covid-19 y la proliferación de nuevas variantes del coronavirus más contagiosas y letales en varios estados del país, particularmente la cepa surafricana y la del Reino Unido, la administración Biden lanzará próximamente una campaña en inglés y español para animar a vacunarse a las personas que se resisten a hacerlo; entre éstas destacan afroestadunidenses, latinos, republicanos y evangélicos blancos.

Doscientas setenta y cinco organizaciones participan en una campaña bilingüe de la administración Biden para impulsar la vacunación entre los que resisten a vacunarse. El grupo se llama colectivamente Covid-19 Community Corps, y está compuesto, entre muchos otros por organizaciones como NASCAR, la Asociación Católica de Salud de Estados Unidos y el Instituto de la Carne de América del Norte, dirigiéndose a comunidades donde la vacilación sigue siendo alta y pueden llegar a millones de estadunidenses que confían en esos grupos individuales.

La lista completa de organizaciones participantes incluye a profesionales de la salud, científicos, organizaciones comunitarias, líderes religiosos, empresas, grupos rurales, organizaciones de derechos civiles, ligas deportivas y atletas.

La administración Biden anunció la semana pasada que estaba asignando cerca de 10 mil millones de dólares para aumentar el acceso a las vacunas y la confianza en las comunidades minoritarias que han sido las más afectadas por la pandemia.

Y es que este miércoles 31 de marzo se reportaron en Estados Unidos al menos mil 138 nuevas muertes por coronavirus y 68 mil 162 nuevos casos de infección en el país tan sólo en el mismo día; una cifra similar ha estado repitiéndose diario por varias semanas. Hasta hoy por la mañana, se registraban 30.5 millones de casos de infección y más de 451 mil personas muertas por Covid-19, según una base de datos de The New York Times.

De modo que el Departamento de Salud y Servicios Humanos, liderado por Xavier Becerra creó la semana pasada que estaba asignando cerca de 10 mil millones de dólares para aumen el “Cuerpo comunitario COVID-19”, el cual enviará mensajes en redes sociales y medios de comunicación para invitar a la gente a vacunarse. Y ha comprado por separado un anuncio multimillonario en los medios de comunicación negros, latinos, asiático-americanos y de comunidades tribales, reforzando el mensaje sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra el coronavirus.

Vacunas contra el COVID-19: Un Rayo de Esperanza / Uno de cuatro video para promover la aplicación de la vacuna es en español.

Por su parte, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que de poco más de la mitad (53 por ciento) de las personas que habían recibido al menos una dosis de la vacuna, casi dos tercios eran blancos (66%); 9% latinos; 8% negros; 5% asiáticos; 1% indígenas americanos, nativos de Alaska, Hawaii u otras islas del Pacífico.

Pero según un análisis del New York Times con información sobre raza y etnia por estado, “la tasa de vacunación de las personas negras en Estados Unidos es la mitad que la de las personas blancas, y la brecha para los hispanos es aún mayor”.

Con todo, una nueva encuesta realizada por la Kaiser Family Foundation (KFF) encontró que “aproximadamente el 55% de los adultos negros dijeron que habían sido vacunados o que planean hacerlo pronto, 14 puntos porcentuales más que en febrero. La tasa ahora se acerca a la de los hispanos, al 61%, y a la de los blancos, al 64%”.

Esta fuente señala que “Los estadunidenses de origen asiático no fueron encuestados en cantidad suficiente para comparar sus respuestas con las de otros grupos raciales y étnicos”. Pero la encuesta encontró que “el 13% de los encuestados en general dijeron que ‘definitivamente no’ serán vacunados, lo que indica que siguen existiendo obstáculos importantes en la campaña de vacunación del país. Y entre los republicanos y los cristianos evangélicos blancos, casi el 30% de cada grupo dijo que ‘definitivamente no’ se vacunará”.

Funcionarios del gobierno de Biden han estado trabajando con muchos de los grupos involucrados en el Cuerpo Comunitario Covid-19 desde la transición presidencial, pero el lanzamiento formal de la referida campaña promocional tuvo que esperar, dijeron al Times que “hasta que el suministro de vacunas estuviera a un nivel en el que las personas pudieran rápidamente actuar sobre la información que se les proporcione”.

Y aunque la encuesta de KFF indicó que algunos argumentos son efectivos para persuadir a las personas indecisas, como compartir que las vacunas son casi 100% efectivas para prevenir la hospitalización y la muerte, “esos mensajes no hacen casi nada para cambiar las mentes de las personas que han decidido no vacunarse”.

No obstante, la encuesta también mostró que, por primera vez, la mayoría de los que no habían sido vacunados dijeron tener suficiente información para saber dónde y cuándo vacunarse.

Sin embargo, los problemas persisten. “Aproximadamente 3 de cada 10 dijeron que no sabían si eran elegibles en su estado. Los más propensos a responder de esa manera fueron los adultos hispanos y los menores de 30 años, los que ganan menos de 40 mil dólares al año o que no tienen un título universitario”■

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.