La vivienda debe ser un derecho humano: Julián Castro

Campamento de desamparados en Oakland, California, cerca de una estación del BART. Foto cortesía de NorCalLawyer / Instagram.

Campamento de desamparados en Oakland, California, cerca de una estación del BART. Foto cortesía de NorCalLawyer / Instagram.

De la redacción

California ha vivido bajo los ataques del presidente Trump, que en este caso culpa al estado de la crisis de vivienda por la que atraviesa, amenazándolo con retirarle miles de millones de dólares en dinero federal. Como hemos dicho en estas mismas páginas, el gobernador de California, Gavin Newsom firmó recientemente una serie de proyectos de ley para ayudar a los gobiernos locales a combatir la falta de vivienda y acelerar la reubicación de la gente sin techo. La falta de vivienda es un problema que crece y va estrangulando aceleradamente a los presupuestos de los gobiernos locales, y no es para menos, pues sobre todo ahora con el cambio climático no sabe muy bien qué pasará con las personas que viven en la intemperie, ante las gélidas temperaturas que se avecinan.


El gobernador de California, Gavin Newsom ha venido impulsando planes de desarrollo habitacional para hacerle frente a la crisis de vivienda de las familias de bajos ingresos y de los desamparados, principalmente en centros urbanos como San Francisco y Los Ángeles. Como reportamos aquí, Newsom anunció en su oportunidad la intención de construir 3.5 millones de unidades habitacionales en el estado durante los próximos siete años. Vale señalar que el tema llamó la atención de la candidata presidencial y senadora Elizabeth Warren, quien el año pasado introdujo una propuesta de ley para construir más de 3 millones de viviendas, reducir las rentas en un 10 por ciento y crear un millón y medio de nuevos empleos.

En tanto, para atenuar esta crisis Newsom firmó por ejemplo el proyecto de ley 1482 de la Asamblea, que establece límites de renta e implementa reglas de desalojo por “justa causa”, destinadas a combatir la extorsión de la renta y de los propietarios que obligan a los inquilinos a desocupar para aumentar la renta de una unidad. Además, con la firma de la “Ley de Protección de Inquilinos de 2019″, California ahora se une al estado de Nueva York, que aprobó medidas radicales de reforma de alquileres en junio, y a Oregon, el primer estado del país en adoptar la legislación estatal de control de alquileres.
Esta y otras medidas tomadas por los gobiernos estatal y municipales de California no han sido suficientes para resolver el peliagudo problema, de dimensión no sólo nacional sino  también mundial.

El candidato a la nominación del Partido Demócrata por la presidencia de Estados Unidos en 2020, Julián Castro, poco antes de visitar un campamento de desamparados en un callejón del vecindario de Fruitvale, en Oakland, California, habla con la prensa y otras personas que atravesaron por su recorrido. Foto: Samuel Orozco.

El candidato a la nominación del Partido Demócrata por la presidencia de Estados Unidos en 2020, Julián Castro, poco antes de visitar un campamento de desamparados en un callejón del vecindario de Fruitvale, en Oakland, California, habla con la prensa y otras personas que atravesaron por su recorrido. Foto: Samuel Orozco.

Pues bien, en días recientes el precandidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos para el 2020, y también ex Secretario federal de Vivienda bajo la administración Obama, Joaquín Castro recorrió un campamento de personas sin techo en Oakland.

Allí el precandidato, quien por cierto aseguró ya su participación en el siguiente debate de los demócratas, platicó con los residentes hacinados en improvisadas y precarias pocilgas hechas de pedacería de madera, hierros y cartón, quienes le aseguraron a Castro que a pesar de sus buenas acciones e intenciones ni el gobernador Newsom ni la alcalde de Oakland, “Libby” Schaaf se han dignado visitarlos para escuchar sus urgentes necesidades, no sólo de vivienda sino de salud y hasta de empleo.

De esto habló Castro en su recorrido por el barrio de Fruitvale con la prensa, que Línea Abierta reprodujo parcialmente ayer martes con una traducción al español de Samuel Orozco, director de Noticias de Radio Bilingüe. Allí el ex Secretario de Vivienda desafió los ataques de Trump contra California, presentando un plan de vivienda que incluye grandes inversiones para terminar con dicha crisis habitacional, con una de las reformas más radicales en el rubro, piensan algunos, extensiva a todo el país.

En sus declaraciones Castro desafió además a las dos grandes corporaciones de noticias que conducirán el próximo debate de los precandidatos demócratas, CNN y The New York Times, para que incluyan en su agenda de preguntas los temas de la crisis de vivienda y los desamparados.

Escuche:

En su visita a Oakland Julián Castro sostuvo una plática cara a cara con una mujer sin hogar, Markaya Spikes, quien vive temporariamente con sus hijos en un campamento de 75 familias de desamparados en calles de Fruitvale, en pleno corazón de Oakland. Allí Castro estuvo acompañado de algunos funcionarios, entre ellos el concejal Noel Gallo.

En la respetuosa conversación de Castro con Markaya, la mujer expone al precandidato las urgentes necesidades básicas, las rudas condiciones de su existencia y la de los habitantes de ese campamento, las urgentes necesidades de salud y habló también del “mito” del aumento de desamparados en las calles afirmando que son los mismos de siempre que más bien ahora han salido a la superficie para que los políticos los vean. Además, contestó varias pertinentes y acertadas preguntas de Castro. La mujer propuso a Castro un proyecto de micro casas móviles para ayudar a los desamparados.

Castro también habló con otra mujer desamparada, llamada Elizabeth Easton, de 66 años de edad, quién luego de ser golpeada por el huracán Harvey en Houston, Texas, tras un laberinto burocrático insólito e insostenible terminó en el campamento para desamparados en esa calle de Fruitvale.

Escuche:

Julián Castro platica con un residente del barrio de Fruitvale, Oakland, California. Foto: Samuel Orozco.

Julián Castro platica con un residente del barrio de Fruitvale, Oakland, California. Foto: Samuel Orozco.

El radioyente David habl ó a Línea Abierta desde Salinas para quejarse de la llegada de muchas personas de fuera, a trabajar con más altos salarios en la industria tecnológica de Silicon Valley, que están desplazando de sus hogares a los antiguos habitantes de esa zona quienes no pueden con el alza desproporcionada del costo del alquiler, o lo que él llama una purga socioeconómica en los vecindarios, de gente con bajos recursos.

También habló al programa Teresa Alcalá, desde Palmdale, California, en el Desierto de Mojave. Ella misma ha sido homeless, y aprovechó el micrófono esta vez para pedir ayuda a los políticos, con medidas que les permitan levantarse de nuevo.

Así mismo Miguel habló desde Corcoran, con el comentario sobre la fuerte publicidad que se hizo en un momento a un proyecto con fuertes inversiones para transformar la vivienda y al mismo Corcoran, que terminó desplazándolo de su trabajo en una lechería para dar paso a la construcción de un nuevo desarrollo urbano con buenos trabajos y buenos salarios, cosa que tampoco ocurrió. Y acusó a los síndicos de Corcoran de una potencial complicidad con la industria inmobiliaria para suprimir a los pobres.

Escuche:

En esta ocasión Línea Abierta platicó también con otro habitante de esa ciudad perdida en Fruitvale, Gilberto González, “El Buki”, quizás por ser el habitante más antiguo de ese campamento, con seis años viviendo en las más precarias condiciones, quien en esta plática con Orozco fungió como interlocutor de los demás inquilinos termporarios de esa  ‘cartolandia’ aledaña a la super transitada carretera 880 que cruza por el corazón de Oakland.

Escuche:

Al concluir su visita recorrido por las barriadas y campamentos de homeless en Oakland, Julián castro tuvo una palabras de reflexión sobre lo platicado y recogido de esos habitantes que viven pero que todos, a la intemperie expuestos a todos los males de higiene, como un problema de salud pública, y también a expensas de los radicales cambios del clima con las lluvias y el fio que se avecina.

Escuche:

Campamento de desamparados en calles de un vecindario de Fruitval en Oakland, California. Foto: YouTube.

Campamento de desamparados en calles de un vecindario de Fruitval en Oakland, California. Foto: YouTube.

Download
This entry was posted in Homepage Feature, Política y Elecciones. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo