La sal de la tierra cumple sesenta

Rosaura Revueltas y Juan Chacón, protagonistas de La sal de la tierra

Rosaura Revueltas y Juan Chacón, protagonistas de La sal de la tierra

En el 60 aniversario de la película, “La sal de la tierra”, que fuera censurada y tachada de subversiva durante la cacería de brujas del macarthismo, sindicalistas, académicos y activistas chicanos conmemoran este hito histórico. Durante el rodaje, hombres armados dispararon contra las personas que estaban en el set donde se filmaba. La película retrata una huelga de mineros chicanos de la vida real en Nuevo México, y el papel revolucionario que sus mujeres desempeñaron en las líneas de piquete. Rosaura Revueltas, la actriz mexicana protagonista de la película, fue arrestada y deportada durante la filmación. Los teatros de cine la boicotearon. Pese a la mordaza y la persecución, la película se estreno, y fue aclamada en todas partes, menos en casa. Hoy en día, este largometraje de 90 minutos basado en un hecho real ocurrido en 1951, y que da el papel protagónico a mineros mexicoamericanos del sur de Nuevo México, quienes se alzaron en huelga contra la empresa Empire Zinc Mine por las condiciones de extrema discriminación, explotación e inseguridad, forma parte del acervo de la Biblioteca del Congreso como un valioso documento histórico. Los protagonistas estelares de la película fueron, ella, Esperanza Quintero, la esposa, y él, un minero huelguista, fueron interpretados por Rosaura Revueltas y Juan Chacón. Ella, una actriz estelar del cine mexicano; él, un líder sindical chicano de la vida real.

Entrevista ampliada con Eva Bodenstedt

 

 

 

Con motivo del festejo este fin semana del Día Internacional de la Mujer, Radio Bilingüe se complace en presentar una entrevista exclusiva con Eva Bodenstedt, escritora y documentalista, nieta de la actriz Rosaura Revueltas, quien reside en Mazunte, Oxaca, México. En esta entrega, el Director de Noticias de Radio Bilingüe, Samuel Orozco (SO) entrevista a Eva Bodenstedt (EB), nieta de Rosaura Revueltas, a su paso por Las Cruces, Nuevo México, donde estuvo de visita en la Universidad Estatal para hablar y celebrar a su abuela Rosaura, y sobre el legado de La sal de la tierra.

La Entrevista

SO: Eva Bodenstedt, Bienvenida a Línea Abierta.

EB: Samuel, buenos días. Es de verdad un placer y una oportunidad muy grande el estar hablando contigo y todo el auditorio de esta gran radio, que abarca sin fronteras los oídos de los que hablan español si entiendo bien.

SO: Al contrario, gracias a ti. Oye Eva, hablemos de tu abuela, Rosaura Revueltas, la protagonista de “La sal de la tierra”. ¿Quién era Rosaura antes de llegar a rodar la película en Nuevo México?

EB: Pues mira, era madre de un hijo maravilloso que fue mi padre, y una buena mujer de (Frederick) Walther Bodenstedt, un alemán que llegó a México después de la Primera Guerra Mundial, y que le inculcó la necesidad de que bailara, actuara, de que estallara todos los talentos que en ella descubría. Y en ello la apoyó mucho, mismo que desembocó en el encuentro que tuvo Herbert (J) Biberman con ella, en una clase de danza donde una coreógrafa era su maestra y a a su vez el marido de la coreógrafa, un cineasta.

Antes de que Herbert Biberman, el director de La sal de la tierra diera con Rosaura, el hermano de Rosaura Revueltas, José Revueltas, que escribía muchos guiones de cine, trabajó con Emilio (El Indio) Fernández. Entonces, en el primer papel que le dieron, que era de un extra, y ahí se ve la vena de justicia que permea a la familia Revueltas, (Fernández) llegó pitorreándose al lugar donde estaban los extras y las maquillistas, e insultándolas. En ese momento Rosaura se le quiso enfrentar, y todos la pararon, como diciéndole: ‘Cómo te vas a enfrentar a esta figura tan inmensa. Y ella se lo estuvo guardando, y guardando, y guardando sin importarle de verdad quién era él. Y hubo un momento, en el que ella no actuó,sino que estaba esperando como extra bajo la sombra de un árbol, y cuando el Indio Fernández venía caminando de regreso ya de la filmación, se le paró enfrente y le dio una buena bofetada. Todos se quedaron atónitos de lo que ella había hecho. Y ella platica que siente que muchos le hubieran querido dar esa bofetada que ella le dio. Y ella sintió en ese momento, que dijo, bueno nunca me van a volver a invitar a trabajar en una película. Y ocasionó todo lo contrario, él la respetó, sobre todas las cosas, y volvió a trabajar con él en una película que se llama “El Reboso de Soledad”, con la cual ella gana el Ariel (máximo premio que la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas otorga en México), con un pequeño papel que le escribe su hermano, José Revueltas. Así es como de alguna u otra forma Rosaura sí tiene ya un trabajo en el cine, una trayectoria en el cine, no muy grande pero ya con un Ariel, cuando llega Herbert Biberman a México a buscar a una actriz que hiciera el papel de Esperanza. Para quienes no han visto La sal de la tierra, es una película que en labios de Noam Chomsky es “el mejor pedazo de la historia en el cine”. Así lo califica Noam Chomsky.

SO: No son palabras menores…

EB: No, no son palabras menores, y creo que tiene toda la verdad en estas palabras; porque hace unos días que volvimos a ver todos La sal de la tierra, muchos que la hemos vista ya, si quieres, diez veces, y todos tuvimos una concepción unánime de que La sal de la tierra te vuelve a dar, nuevas, y nuevas, y nuevas…, nuevos descubrimientos al verla. Y uno de ellos, el que yo tuve, La sal de la tierra te muestra claramente como la unión, la unión es la única forma de poder enfrentar al otro; aunque este sea un gigante. Lo que está sucediendo ahorita, no sólo en México, en Estados Unidos, sino en todo el mundo, es que el capitalismo, que es igual que el fascismo, amablemente, un fascismo amable… un progreso destructor, ante quienes están detrás de todo ello, que son muy pocos, sólo la unión de todos los que estamos del otro lado, es capaz de enfrentarlos; para que podamos volver a tener un contacto con nuestras raíces, y con nuestra autonomía.

SO: Y ese mensaje quedó muy claro con esa película… Ahora, volviendo a tu abuela, Eva, tengo entendido que antes de aceptar el papel estelar de la película, a Rosaura le aconsejaban en México que no lo hiciera, que le perjudicaría su carrera. Ya que su productor, el director de la película estaba en la lista negra del Macarthismo en Estados Unidos, y aun así pues Rosaura aceptó, no, a sabiendas. ¿Hablaste esto con tu abuela? ¿Por qué sintió que tenía que hacer esta película?

EB: Mira, mi abuela proviene de una familia minera. Los Revueltas nacieron en el norte de Durango. Y el abuelo de ellos era un minero, un minero igualmente explotado, y que cuando salía de la mina, con los tres centavos que le pagaban se iba a la cantina. Y sufrieron igualmente lo que es la desigualdad, la iniquidad, la injusticia, desde la familia. La madre de mi abuela, que se llamaba Romana, deseó siempre, caminando a lo largo de los ríos de Santiago Papasquiaro, en el norte de Durango, tener no sólo uno, sino todos los hijos que tuviera, que fueran capaces de traducir a través de las artes lo que ella percibía en la naturaleza. Cómo leía las nubes, cómo sentía el correr del río en sus propias venas, y así nace el primer hijo, que es Silvestre Revueltas. Si alguien no ha escuchado la música de Silvestre Revueltas, es casi un imposible… Silvestre Revueltas, bueno, desbordó las fronteras. Lo mismo su hermano José Revueltas (escritor), Fermín Revueltas (artista plástico), y Rosaura Revueltas (actriz). Es decir, en todos ellos, cunde, explota la necesidad de una justicia para todos. Y eso también nos lo han heredado a los que seguimos detrás de ellos. Es una necesidad inquebrantable; tal cual, inquebrantable. Entonces, cuando a ella le dan el script de La sal de la tierra, y ella lo lee, ella no duda ni un segundo en que lo va a hacer. Sabiendo de antemano que La sal de la tierra iba a ser el requium de su carrera artística. Lo sabía, y nunca, nuca se arrepintió de ello. Eso si lo platiqué mucho con ella, y decía: Si volviera a nacer, la volvería a hacer esa película. Y sigue proyectándose, decía hace…, bueno, cuántos años…, ella murió en 1996, el 31 de abril. Cuando platicaba conmigo, decía, Ya lleva 25 años la película proyectándose. Ahora llevamos, Samuel, ¡60 años! Auditorio, quien está escuchando esto, ¡60 años! Y se sigue proyectando La sal de la tierra. Y La sal de la tierra es, como te digo, para quienes la vean, una llave, es un arcabuz, ¡una bomba!, que te explica claramente un abanico de todo. De cómo la mujer lucha para ser reconocida en la familia; para que su trabajo sea llevado al piket line. Para desde ahí decir, respeten mi trabajo. Y quiero equidad dentro de mi casa. Y que el marido también cuide al bebé y se ponga a lavar los pañales, y les dé de cenar a los niños, porque yo también quiero luchar.

SO: De eso platicaremos más tarde, sobre ese sesgo pioneramente feminista. Pero nos contabas de como te comentaba tu abuela Rosaura, que si se ofreciera, volvería a hacer la película. Así que significó muchísimo, por lo visto. ¿Qué más te decía, cuando veía las cosas en retrospectiva, a la distancia? ¿Cómo recordaba la película?

EB: Cómo recordaba la película era pues finalmente como el nombre del personaje, Esperanza Quintero, ella adentro seguía con esa esperanza, y seguía intentando sembrar, en cada uno de nosotros y en cada una de la gente que la seguía visitando en Cuernavaca; mientras estuviera el carro negro de la FBI, o de la CIA, del otro lado de la Quinta Rosaura, ella no se callaba la boca. Y sembraba desde su destierro -por decirlo de alguna forma- de la carrera artística, en la ciudad de Cuernavaca, toda la posible cultura que podía llegar a ese lugar. Ella después de La sal de la tierra es invitada a Moscú, al Festival del Primero de Mayo, al cual acude con Fernando Benítez y otras personalidades de un contingente; y en ese mismo viaje proyectan La sal de la tierra. Ella está completamente asombrada de ello, y así comienza con la película debajo del brazo, por los entonces aun países socialistas, donde empieza a ganar premios, y premios, y premios de los jurados, y ella se convierte en ese personaje que representa en La sal de la tierra; en la esperanza, Samuel, y lo sigue siendo; es impresionante, lo sigue siendo. Y lo fue…

SO: Se exhibía por todas partes del mundo la película, pero en la cuna de la película, vedada; estaba totalmente bloqueada y censurada la película por esos años.

EB: Pues La sal de la tierra fue la primera black listed en Estados Unidos, y así lo fue…, en el momento en que a ella la deportan; porque los Macarthistas, siguiendo evidentemente a los, cómo les dicen…, los Hollywood Ten, que los metieron en la cárcel, estaban persiguiendo, y llegan a Bayard (Nuevo México), donde se filmó la película, y de repente un día, que fue exactamente hace 61 años, en marzo, llegaron por ella al hotel, que estaba a una hora y media de las locaciones. Y cuando ella iba con el personaje principal, que todos… y quiero comentarle al público (la radio audiencia), La sal de la tierra tiene sólo una actriz, que es mi abuela, y cuatro actores; al margen de todos ellos, todos son los mineros que hicieron la huelga en el Grand County.

220px-Salt104

SO: Eran las familias mineras de la vida real…

EB: Sí, sí…, ¡todos! Y ella también me contaba cómo el hecho de haber filmado la película, para ellos, para todos los mineros, fue como ponerles un espejo enfrente y decirles: ¿Saben lo que han logrado con su lucha?… Fueron meses, Samuel, de estar en el piket line, en la huelga, ¡meses! Cuando a los hombres les tacharon ya la posibilidad de hacer huelga, fueron las mujeres, votando por primera vez en la historia de América, votan en asamblea, y ellas dicen, Pues nosotras vamos a ocupar sus lugares en el piket line para hacer la huelga. Y las encarcelan; terminan a ellas encarcelándolas. Es una… de verdad, vean la película, se puede bajar del Internet, se puede pedir a Amazon, la película está más popular que nunca.

SO: Hace un momento nos comentabas, Eva, que cuando se estaba rodando la película Rosaura fue encarcelada, detenida, y luego fue deportada, para luego por cierto seguir siendo censurada allá en México; pasó a ser vedada como actriz en el cine mexicano. O sea que también ella padeció la cacería de brujas del macarthismo de ese tiempo. ¿Qué te contó tu abuela de este episodio de su vida, el de los golpes, el de la persecución?

EB: Pues mira, lo que sucede es que ella regresa cada día al lodge, donde estaban durmiendo estos cuatro actores y ella, y el staff, los cineastas; llega con Juan Chacón (protagonista) y desde la montaña ven a un carro negro, de policía, enfrente de la posada. Y entonces Chacón le dice: Rosaura, baja del coche y entra por la puerta de atrás. Ella hace eso, sube a su cuarto y se queda ahí hasta que alguien toca la puerta y le dicen, Baja, la policía ya se fue. Al día siguiente, tanto ella como Herbert Biberman, dice, Tenemos que filmar todas las escenas posibles en las que tú estás. O sea, ya sabían de antemano que querían tapar, terminar, obstaculizar la filmación para que la película no se llevara a cabo. Al día siguiente, cuando terminan, pues ahí estaban tres coches. Llegaron, y Rosaura dijo, Pues yo no tengo nada que temer. Se mete al hotel, le piden el pasaporte, y curiosamente cuando Rosaura Revueltas entra en Estados Unidos, vuela a El Paso, y atraviesa la frontera con un grupo de estudiantes, a los cuales les ven el pasaporte, a ella también le ven el pasaporte, y lo único que les interesa es ver si tienen la vacuna. Te estoy hablando de hace 61 años, donde a la frontera más grande de todo el mundo lo único que le preocupaba es si estaban vacunados los que pasaban de México a Estados Unidos. Y no le pusieron la estampa de que había entrado. Entonces ella ni se preocupa, se va a filmar, y cuando le ven el pasaporte, se lo guardan los policías dentro de sus sacos, y le dicen: ¡Acompáñenos! Todavía Herbert Biberman les pide que la dejen comer. No la dejan comer, la suben al coche, eran tres coches, y van, desde el Bayard hasta El Paso, que entonces no tenían los highways que tienen ahora. Te puedes imaginar cuántas horas transitaron por ese campo, ese desierto.

Detrás de la policía se fue Paul Jarrico, el productor de esta película. Entonces la llevan finalmente a El Paso, la quieren meter a la cárcel, y Paul Jarrico les dice a los policías: Perdónenme pero ella no ha cometido ningún crimen, y no tiene por qué ir a la cárcel, la hospedan en el hotel. La hospedan en el hotel, y los policías no la dejan ni salir del hotel, mas que para empezar el juicio que emprenden en contra de ella. Dura 10 días el juicio, Samuel, en el cual evidentemente toda la prensa empieza a acudir al juicio, y les ocurre lo contrario a lo que querían. Si querían acallar la filmación de La sal de la tierra, lo que hicieron es potencializarla; porque hasta México empezaron a llegar las primeras planas de que Rosaura Revueltas estaba detenida en la frontera. Finalmente, después de diez días en los que ella hablaba con Paul Jerrico, subidos en el WC del baño del hotel, cuchicheando para que los policías que estaban afuerita del baño no los escucharan, el abogado que toma el caso le dice, Sabes qué Rosaura, con esto no vamos a llegar a ningún lado; acepta el que no te deporten, sino que tú te vayas.

Entonces sucede ello, Rosaura se regresa a México, nunca le ven las maletas, y en la maleta llevaba la vestimenta de Esperanza. Con lo que logró en México, también de forma completamente clandestina, que terminaran de filmar las escenas que faltaban para terminar la película. Mientras, en Byard, en el Grand County, cerca de Silver City seguían filmando las escenas donde ella estaba con la hermana de Anita Torres, de espaldas. Y luego hay todo un movimiento también clandestino de cómo vuelven a traer la película, sin revelar todavía, a Estados Unidos. Hay un voluntario que lo hace, que llega también a El Paso, y a Paul Jerrico y su mujer, bajando del avión nada más les dan la película, la vuelven a subir al avión, la regresan, y terminan así la película La sal de la tierra. Quien es cineasta, Samuel, como lo soy yo, se da cuenta de cuáles son estas escenas, meticulosamente observándolo; si no lo sabes quizás ni cuenta te das. Pero observándola bien, ves cómo lograron, con toda esta marea en contra, terminar esta película. Por eso te digo que es un arcabuz.

SO: Se dice que tras ser deportada Rosaura volvió clandestinamente a Estados Unidos a terminar el rodaje… ¿Esto no es cierto?

EB: No, no, no. Cineastas en México filmaron, con Herbert Biberman, que también fue a México… Bueno, no sé si fue a México Herbert Biberman, pero estando en México, buscaron unos lugares iguales que los de Nuevo México, para filmarla clandestinamente en México. Lo que se regresa clandestinamente (a EU) es la película.

SO: Se reportó en aquel tiempo que la persecución contra los directores de la película, contra Rosaura misma, contra todo el elenco, que las órdenes llegaron de muy arriba, y que el super millonario Howard Hughes azuzó a los censores, tuvo también parte que ver en la persecución de la película, en la cacería… ¿Qué sabes sobre esto?

EB: No sé tanto lo que haya sucedido en Estados Unidos. Lo que sí sé es cómo mi abuela fue inclusive a ver al presidente de México (Adolfo López Mateos), a decirle, Bueno, ¿Por qué me censuran? Y el mismo presidente de México le dijo, pues yo no puedo hacer nada. Y se le cerraron las puertas.

SO: Quedó totalmente vedada profesionalmente en la República Mexicana. Ahora, a cambio de todos estos duros golpes profesionales, ¿qué obtuvo tu abuela Rosaura de la película? ¿Qué fue lo que salió ganando? ¿Hubo algún bien que le viniera de todo ese mal?

300px-SotemeetingpicEB: ¡Pues claro que sí! La satisfacción de haber participado en algo que iba a ir más allá de su propia vida. Mi abuela nunca tuvo ninguna sed de ser famosa. ¡En lo más mínimo! Mi abuela era tímida. Mi abuela era muy idealista, muy firme, pero muy tímida. Nunca deseó ser reconocida en lo más mínimo. Entonces para ella, más bien el hecho de participar en una película así era sumarse a un acto de heroísmo. En su propia boca, la filmación de La sal de la tierra era la victoria milagrosa de una lucha feroz, contra la malignidad de los habitantes de Silver City, instigada por la prensa en contra de su trabajo. Para ella esta obra de arte verdaderamente admirable se debe a la conjunción de extraordinarios valores humanos y artísticos, surgidos de una lucha desesperada contra la represión y la injusticia. Para ella, haber participado en algo que, yo creo que en el fondo supo que iba a trascender, como ha trascendido la literatura de su hermano José Revueltas, y ha trascendido la música de Silvestre Revueltas, y la pintura de Fermín Revueltas en menor medida. Y gracias a Dios, yo al menos hace 11 años caminaba por Santa Fe (NM), encontrándome de casualidad del otro lado de una ventana el rostro de mi abuela en un poster; mismo que descolgué de la ventana del café, para saber quién había impreso en un poster el rostro de mi abuela. Y era la escuela de cine de Santa Fe, que estaba ahaciendo una conferencia nacional, a la cual fueron grandes personajes como Peter Coyote, que se llamó, “Politics in Films, Films in Politics, a partir de La sal de la tierra”. Entonces yo llegué con el poster a la universidad, con la gente, preguntando, hasta que llegué al mero corazón de la conferencia y les dije: Es que ¡Rosaura es mi abuela! Entonces fue para ellos también evidentemente un encuentro fabuloso, el que yo estuviera ahí; una persona que ha estado tan, tan cerca de Rosaura… yo la iba a visitar todos los fines de semana desde que nací, hasta que se murió, cuando tenía yo 30 años.

SO: Ahora, me contabas antes también, Eva, de cómo al ver el rostro de tu abuela en ese café, en un cartel, pues eso de alguna forma te impactó al punto de que en ese momento decidiste hacer el compromiso de escribir un poco de sus memorias, no, un poco de ficción y de memorias sobre ella y tu familia, la familia de los Revueltas. Y quizás esa vez aprendiste a ver a tu abuela de una forma que no la habías visto antes. Cuéntanos.

EB: Sí, evidentemente, el haberme dado cuenta que la dimensión de Esperanza Quintero en Rosaura Revueltas era inmensa, bueno yo dije, pues yo tengo que hacer un documental sobre quién es Rosaura Revueltas, del otro lado de la puerta de mi casa, y quién es Rosaura Revueltas adentro, adentro de mi, adentro de mi familia. Desgraciadamente no obtuve recursos para llevar a la pantalla todo ello, y mi misma pulsión de escritora y de documentalista me sigue llevando por mis propios cauces. Y ya está llegando yo creo que el momento ahora, otra vez al regresar, después de tantos años aquí a Las Cruces, a este evento, la necesidad de hacerlo ya, y de levantar fondos para que sea posible.

SO: Pues Eva Bodenstedt, sin más de mi parte, no me resta más que enviarte un fuerte abrazo, a nombre propio y a nombre de todo el equipo en Radio Bilingüe. Muchas Gracias.

EB: Gracias, Samuel, y gracias a todos los bilingües que nos están escuchando.

Y así termina la entrevista de Samuel Orozco con Eva Bodenstedt, escritora y documentalista mexicana, nieta de Rosaura Revueltas, la galardonada actriz mexicana que ocupó el papel estelar en el célebre drama, La sal de la tierra, película que esta semana cumple 60 años de su estreno.

Aclaración: El ícono cinematográfico al que abofeteó Rosaura Revueltas no fue el Indio Fernández, sino Pedro Infante.

Transcripción: Marco Vinicio González

This entry was posted in Arte y Cultura, Homepage Feature. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

  • Radioescucha: se tendría que empezar a investigar como juntar las moléculas de oxígeno e hidrógeno para crear agua.
  • Radioescucha: los que acabamos pagando los platos son los pobres, porque los ricos pueden acabar pagando las multas y el agua.
  • Omar Carrillo: algunas comunidades ya están ahorrando agua, como en Sacramento 13%, pero algunas aún tienen el césped muy bonito.

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo