La obesidad infantil en Estados Unidos sigue en aumento, muestra un nuevo estudio

Consumer Reort

Foto: Huffington Post.

Foto: Huffington Post.

Diferentes factores en la vida cotidiana pueden ayudar a que la familia tome decisiones más saludables. Ante la epidemia de la obesidad, es importante comenzar temprano en casa, con familia, ya que las tasas de esta muchas veces fatal enfermedad son más altas para los adultos y niños latinos. Campañas como la de Let’s Move (Vamos a movernos), de la ex Primera Dama, Michelle Obama, han sido uno de los muchos esfuerzos para revertir este problema aquí en Estados Unidos. En este artículo reciente de Consumer Reports, podrás enterarte y encontrar consejos para lidiar con la obesidad familiar. A continuación, lo que puedes hacer para manejar la obesidad en tu propia familia.

Los niños estadunidenses siguen subiendo mucho de peso, con el aumento más pronunciado en la obesidad entre los niños de 2 a 5 años de edad, de acuerdo con un estudio publicado en la revista médica Pediatrics.

La obesidad sigue siendo más alta entre los niños latinos y afroestadunidenses, de acuerdo al referido estudio. Por ejemplo, los investigadores descubrieron que hasta la mitad de todos los niños hispanos tienen sobrepeso u obesidad, un porcentaje que los investigadores denominan, “sorprendente”.

Lo preocupante, es que “sabemos que una vez que la obesidad se establece, es muy difícil darle marcha atrás” dice el médico (MD) e investigador doctorado (Ph.D) Stephen Daniels, director de pediatría en la escuela de medicina de la Universidad de Colorado y jefe de pediatría en el Children’s Hospital de Colorado. Daniels no estuvo involucrado en el estudio.

En el nuevo estudio los investigadores evaluaron información de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), extraída de una muestra representativa a nivel nacional, de más de 3 mil niños. Compararon el índice de masa corporal (BMI) reportado en 2013 y 2014 con el BMI reportado en 2015 y 2016. Lo que encontraron es sumamente preocupante:

“Las mejoras reportadas anteriormente, vistas en niños más jóvenes, eran o una anomalía o algo transitorio porque la información nacional presentada aquí demuestra un incremento pronunciado” en obesidad, escribieron los autores en su conclusión.

“Esto importa”, dijo el doctor Joseph Skelton, uno de los coautores del estudio, y también profesor asociado de pediatría en la escuela de medicina de Wake Forest. “Invertir en la salud de los niños ahora no sólo es lo correcto, sino que nos ahorrará dinero a la larga”.

Un Problema, Muchos Factores

A nivel nacional, ha habido muchos esfuerzos para revertir este problema, y no sólo con la Campaña de Let’s Move. En 2015 la Fundación Robert Wood Johnson prometió una iniciativa de 500 millones de dólares para acelerar el progreso de los niños de color y de aquellos que viven en pobreza, ya que son los más afectados por la epidemia nacional de obesidad.

Pero una combinación de factores de estilo de vida, como malos hábitos alimenticios y la falta de ejercicio o almuerzos escolares llenos de calorías siguen aumentando la obesidad, escribió David S. Ludwig, M.D., y profesor de nutrición en la Escuela de salud pública de Harvard, T.H. Chan, y también director del New Balance Foundation Obesity Prevention Center en el Hospital Infantil de Boston. Lo dijo en una editorial que acompaña al nuevo estudio.

Muchos estadunidenses no pueden –y no deberían– esperar a que los gobiernos locales y federales lidien con este asunto. Aquí te presentamos la forma en que tú puedes lidiar con la obesidad en la familia.

Lo Que Puedes Hacer:

  1. Impulsa a tus hijos a comer saludablemente. “Los padres tienen el control”, dice Daniels, el presidente de pediatría de la Escuela de medicina de la Universidad de Colorado. Se comerán lo que haya en la casa, así que llena el refrigerador con opciones saludables. Una revisión de más de 40 estudios mostró que la exposición repetida a los alimentos saludables y a refrigerios nutritivos ayuda a los niños a desarrollar preferencias más sanas.
  2. Que sea más saludable no significa que sea más caro. Las frutas y los vegetales que se compran “en temporada” tienden a ser más baratos y más sabrosos porque no viajan grandes distancias para llegar a la tienda. También puedes ahorrar congelando lo que no uses: la fruta demasiado madura congelada, por ejemplo, se puede agregar a batidos, pan, mermeladas o salsas cuando se necesite, y los vegetales se pueden agregar a sopas o guisados.
  3. Introduce un poco de actividad paulatinamente a tu estilo de vida. Algo tan sencillo como una caminata regular después de la cena es justo el pequeño ajuste en tu estilo de vida que promueve la salud en general, dice Ludwig. Ya sea que vivas en un desarrollo suburbano o en un vecindario urbano lleno de gente, puede ser parte de una rutina saludable.
  4. Piensa en esto como un problema familiar. Aun si sólo uno de tus hijos tiene sobrepeso, deja en claro que las reglas y estructuras se aplicarán para alentar la salud de toda la familia, dice Daniels. Esto minimiza el estigma del peso. “Lo que ayuda al niño con sobrepeso a perder peso es lo que evitará que el niño delgado desarrolle un problema”, dice Ludwig.
  5. Convierte la actividad en algo divertido. A la mayoría de los niños les encanta jugar así que ayúdales a que sea más fácil mantenerse en movimiento. “Si solamente dejas a los niños solos con algo de equipo deportivo, encontrarán maneras de correr y mantenerse activos”, dice Ludwig. “Es simplemente su estado natural”.
  6. Habla con tu médico. Si te está costando trabajo lograr que tu familia vaya por buen camino, ten presente que tu proveedor de servicios de salud puede ayudarte, dice Daniels. Pregunta sobre los programas y recursos que haya disponibles para ti.
This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.