La ganancia de los demócratas en Texas está en el voto latino mostró su apoyo a O’Rourke

Ejerciendo la responsabilidad cívica en Texas. Foto: Houston Chronicle

Ejerciendo la responsabilidad cívica en Texas. Foto: Houston Chronicle

De la redacción

Uno por uno irán reportándose los informes sobre los grupos sociales y las maneras como votaron en estas elecciones de medio término en Estados Unidos; las características de las regiones o estados del país donde ocurrió la votación, los candidatos que compitieron por sus respectivos partidos políticos y las medidas que se sometieron a referendo en la boleta en estas elecciones de medio término en Estados Unidos. Pero fueron sólo pocos los estados que concentraron la atención pública de la nación. Esta nota es parte de nuestra
serie Hacia el Voto 2018.

Además de los resultados generales de las elecciones que acban de concluir, se hablará también de las irregularidades, las “curiosidades” del proceso y del sistema electoral; de la supresión del voto, con expresiones como las del gerrymandering, o cuando los partidos políticos redibujan los contornos de los distritos para otorgarse la ventaja, y están también el requisito de la credencial (ID) con fotografía para votar; o la que pide a los nativo americanos presentar una dirección residencial, o postal, a una comunidad que habita mayormente en reservaciones o casas móviles estacionadas en valles y montañas. Y la de la ‘concordancia exacta’, que evita las discrepancias en las palabras y nombres del papeleo del registro de votante, cotejándolos con el banco de datos del Estado.

Por cierto que en la elección que todavía no se define por estar tan cerrada, entre la afroestadunidense Stacey Abrams y el secretario de Estado, Brian Kemp, por el gobierno de Georgia, el republicano suspendió varios miles de boletas que han sido sometidas a la regla de concordancia exacta’ o a doble escrutinio, y una larga lista de etcéteras.

Pero una de las contiendas recién concluidas que fue seguida de cerca por la nación es sin duda la pelea por el Senado en Texas, donde el voto latino se pronunció en grande por el candidato demócrata Beto O’Rrourke (74%), y en menor medida por el oponente republicano Ted Cruz (24%), quien sin embargo mantuvo su escaño. Esto dice una encuesta de Eve Poll. Aun así, Beto construyó una sólida maquinaria electoral que le facilita atraer al votante de color en todo el estado de Texas.

Los datos de la encuesta recogidos en la víspera de la elección fueron cotejados contra los datos que surgieron sobre el terreno durante la reciente elección, dice un comunicado de America’s Voice. “Los precintos del condado reportaron un aumento del 100% en el voto latino en Dallas, Houston, El Paso, y en todo el Valle del Río Grande”.

Votantes latinos le manifiestan su apoyo a Beto O’rourke, el candidato demócrata al Senado por  Texas. Foto: Reuters.

Votantes latinos le manifiestan su apoyo a Beto O’rourke, el candidato demócrata al Senado por
Texas. Foto: Reuters.

La Iniciativa de Política y Política Latina de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), en un análisis preciso de los votos devueltos sugiere que “alrededor del 75-80% de los latinos votaron por O’Rourke”, y por extensión “favorecieron abrumadoramente a los demócratas”.

Si bien el tema de la salud fue el tema prioritaro del electorado general en Estados Unidos, por el temor -quizás- a perder el derecho a tener condiciones médicas preexistentes en la cobertura, como marca la Ley vigente de Cuidados de Salud Costeable (ACA), en los latinos de Texas el tema principal en esta elección fue sin embargo el de la migración.

Por la Reforma Migratoria votaron el 34%, por Mejorar la economía el 31%, por el Costo del Cuidado de la salud el 31%, y por la Desigualdad en el ingreso el 17%.

Para los votantes afro estadunidenses en Texas, el costo del Cuidado de la Salud fue el tema prioritario (36%). Mejorar la economía vino en segundo lugar (21%), la Desigualdad de Ingresos en tercero (17%), y en cuarto lugar la Reforma Migratoria (14%).
Los votantes de la Islas del Pacífico en Texas tuvieron como prioridades, primero el Costo del Cuidado de la Salud (38%), Mejorar de la economía (25%), y la Reforma migratoria (18%).

O sea que la retórica electorera y racista de Trump sólo tuvo un impacto realmente significativo en dos grupos de electores: los nacionalistas blancos, que absorbieron el odio del discurso de Trump, y de manera opuesta los latinos, que se volcaron a las urnas en contra del trumpismo.

En la contienda por el Senado, lo electores negros votaron por Ted Cruz un 10%, y por Beto O’Rourke 86%. Los de las islas del Pacífico, 29% por Cruz y 66% por Beto. Y los latinos votaron por Cruz 24%, mientras que por Beto 74%.

Por otro lado, un comunicado de America’s Voice afirma que el 85% de los votantes negros en Texas piensan que “las declaraciones y políticas racistas de Donald Trump causarán un gran revés en el progreso logrado en los últimos años por los afroamericanos”. Un 66% de los votantes de las islas del Pacífico piensan que les afectará; y el 77% de los votantes latinos piensan que el peor revés será para ellos.
“Esto debería ser un llamado de atencián que indique a los demócratas que se puede ganar en Texas”, dice el director ejecutivo de America’s Voice, Frank Sharry.

No cabe duda que varios candidatos a puestos de elección en Texas se vieron favorecidos por el entusiasmo despertado en el electorado general texano por Beto O’Rourke, coinciden varios expertos en política.

Beto O’Rourke ha allanado el camino para futuros candidatos progresistas en un estado tradicionalmente rojo o conservador. No ha tenido incoveniente en hablar en voz alta de la necesidad de una reforma migratoria, ha salido en defensa de DACA, y condenado la separación de niños de sus padres en la frontera. Ha rechazado abiertamente la necesidad de un muro y defendido más bien el carácter bicultural de la frontera geográficamente binacional. Hace declaraciones a la prensa en español, y es carismático particularmente con los jóvenes.

De izquierda a derecha: Zoe Saldana, Eva Longoria, Gina Rodríguez y América Ferrera Rosario movilizando el voto de los jóvenes en Texas. Foto. Houston Chronicle.

De izquierda a derecha: Zoe Saldana, Eva Longoria, Gina Rodríguez y América Ferrera Rosario movilizando el voto de los jóvenes en Texas. Foto. Houston Chronicle.

“El apoyo sin precedentes de los latinos muestra que si se invierte en el voto latino hay una ganancia ahí”, dice por su parte Mario Carrillo, Director de America’s Voice en el Estado de Texas.

“Texas está en camino de convertirse en un estado cambiante (swing), y los votantes latinos siguen siendo la clave. La campaña de Beto O’Rourke contribuyó en gran medida a atraer e inspirar a los texanos en todos los rincones del estado, y debemos construir sobre la base que él ha establecido”.

Los latinos en Texas, agrega Carrillo, “han hecho sentir su presencia en todo el estado con una participación histórica a mediano y a largo plazo, y a todo lo largo de la frontera”. Las ganancias en los distritos de alta concentración latina derivaron en el envío de dos latinas a la Cámara de Representantes.

“Debemos continuar invirtiendo en Texas, especialmente a lo largo de la frontera, para garantizar que los latinos continúen aumentando su poder en un estado en el que pronto serán la mayoría”, conlcuye Mario Carillo■

This entry was posted in Homepage Feature, Política y Elecciones. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo