Jurado federal en San Francisco propina duro golpe a Monsanto por uso del Roundup

¿Ha corregido Monsanto? La 'corporación más malvada del mundo', ha retirando el glifosato 'probablemente carcinógeno' de la nueva versión de su herbicida líder del mercado, 'Roundup', y lo ha reemplazado con vinagre. La mala noticia es que esta nueva versión sólo está disponible en Austria. Con todo, eso todavía puede contener

¿Ha corregido Monsanto? La ‘corporación más malvada del mundo’, ha retirando el glifosato ‘probablemente carcinógeno’ de la nueva versión de su herbicida líder del mercado, ‘Roundup’, y lo ha reemplazado con vinagre. La mala noticia es que esta nueva versión sólo está disponible en Austria. Con todo, eso todavía puede contener “adyuvantes” tóxicos para aumentar su eficacia. Foto: https://theecologist.org.

De la redacción

En una nota de gran trascendencia el popular herbicida Roundup, de Monsanto, ha sido acusado por un jurado en San Francisco, California, como el causante o al menos un factor importante en el cáncer contraído por Edwin Hardeman, quien usó este herbicida por varias décadas. El veredicto es el segundo de su tipo en la historia, y sienta un precedente que podría influir en favor de unas 11 mil demandas en curso contra la compañía Monsanto, el poderoso consorcio que produce Roundup y que fue adquirido el año pasado por la trasnacional alemana, Bayer AG. Como se recordará, este tema ha sido tratado con anticipación por Radio Bilingue.

Vale anotar que ya un jurado había ordenado en septiembre de 2018 la mayor indemnización de 289 millones de dólares en la historia de los litigios contra productos químicos cancerígenos hasta ese momento, en el caso extrajudicial de Dewayne Johnson, el jardinero de una escuela que fue desahuciado tras usar también por décadas el Roundup, herbicida que contiene el agente químico glifosato, científicamente comprobado como causa del cáncer que contrajo Johnson.

Pero Edwin Hardeman, de Santa Rosa, California, fue la primera persona en desafiar el Roundup de Monsanto en un ensayo federal, y alegó que su exposición al Roundup lo llevó a desarrollar el linfoma no Hodgkin (LNH), un cáncer de la sangre que afecta el sistema inmunológico.

El veredicto del martes, que concluyó en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en San Francisco, es la primera de dos fases del caso federal sobre los riesgos del Roundup para la salud, y si Monsanto engañó Edwin Hardeman sobre los riesgos que corría usando durante 26 años el popular herbicida para controlar las malezas y el roble venenoso en su propiedad a partir de 1986. En 2015 Hardeman se enteró que padecía el linfoma no Hodgkin.

En la segunda fase del caso, el jurado evaluará hoy miércoles la responsabilidad y los daños. Los abogados de Hardeman irán más allá del antecedente sentado por el jardinero Dewayne Johnson, y presentarán argumentos sobre la influencia de Monsanto en los reguladores gubernamentales (F.D.A y E.P.A, entre otros), y la influencia que ha ejercido esta poderosa trasnacional en la investigación científica sobre el cáncer.

La segunda fase se centrará en si Monsanto, adquirida el año pasado por la empresa farmacéutica trasnacional, Bayer AG, debería ser responsable de causar al menos en parte el cáncer de Hardeman, cuya defensa acusó a Monsanto de manipular la opinión pública y la ciencia para minimizar los riesgos de Roundup para la salud. Como en otros casos, Roundup también causa daños al medio ambiente.

Monsanto, dicen los abogados de Hardeman, sabía o debería haber sabido que Roundup causa cáncer, pues ya existe el antecedente de Johnson y además Hardeman había presentado una demanda en febrero de 2016, en la que instó a California a declarar al glifosato una sustancia química que se sabe que causa cáncer.

Por lo que la defensa de Hrdeman solicitará, dice la prensa, que el jurado hoy haga que la compañía pague sus facturas médicas y una cantidad indeterminada aun por daños y perjuicios. En octubre, un juez redujo ese total a alrededor de 80 millones de dólares, argumentando que la indemnización del jurado era demasiado alta. Monsanto está apelando ese veredicto, dijo un portavoz.

En un comunicado de prensa Bayer afirmó ayer martes que estaba decepcionado con el veredicto del jurado, y que la evidencia en la fase dos demostrará que la conducta de Monsanto ha sido apropiada y que la compañía no debería ser responsable por el cáncer de Hardeman.

Pero los documentos no sellados, del caso de Hardeman en 2017, sugirieron ayer que Monsanto tenía una investigación escrita por “fantasmas”, que luego atribuyó a académicos. Esos documentos indicaron que un alto funcionario de la E.P.A. Había cabildeado para sofocar una revisión federal del glifosato.

La defensa legal de Hardeman afirma estar preparada para mostrar en la siguiente fase del juicio, ejemplos al jurado de la “mala conducta” de Monsanto, que les permitirán centrarse en la evidencia de que esta compañía no ha tomado un enfoque responsable y objetivo sobre la seguridad del Roundup, a pesar de poderosos precedentes como el de Dewayne Johnson.

Por su parte, defensores del medio ambiente se apresuraron a celebrar el veredicto de ayer sobre el caso Hardeman. Ken Cook, presidente del Grupo de Trabajo Ambiental, dijo al semanario inglés, The Guardian, que “el fallo apoyó las conclusiones anteriores de que el glifosato causa cáncer en las personas”.

Hoy arranca la segunda fase del juicio de Edwin Hardeman contra Monsanto, propiedad de Bayer AG■

Otras notas de interés:

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente, Salud. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo