Juez federal frena de manera expedita deportación inminente de indocumentado en manos de ICE

La familia de Pablo Villavicencio acompañada por personal de la Asociación de Ayuda Legal en Nueva York. Foto: Legal Aid Society.

La familia de Pablo Villavicencio acompañada por personal de la Asociación de Ayuda Legal en Nueva York. Foto: Legal Aid Society.

De la redacción

En una decisión inusitada, por la celeridad con que se resolvió el caso y la atención al carácter humanitario del mismo, en tiempos de Trump, el juez Alison J. Nathan, del Tribunal federal estadunidense para el Distrito Sur de Nueva York detuvo la deportación de Pablo Villavicencio, en base a una petición de hábeas corpus presentada el mismo ismo día de la detención al director de campo de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Nueva York, por los abogados de la Sociedad de Asistencia Legal que llevan el caso de Villavicencio, dice un comunicado de Se Hace Camino.

Los abogados de la Sociedad de Asistencia Legal en Nueva York pidieron el viernes al director de ICE, el Dr. Thomas R. Decker, el mismo día de la detención de Pablo Villavicencio, que tomara en cuenta que tiene una esposa y dos hijas que son ciudadanos de Estados Unidos, y que está en el proceso de solicitar una residencia legal permanente.

Y es que Villavicencio, un repartidor de pizzas a domicilio de 35 años de edad y oriundo de Ecuador, aunque no tenía antecedentes penales al identificarse para ingresar a la base militar de Fort Hamilton, en Brooklyn, donde iba a entregar un pedido, la revisión reveló que tenía una orden de deportación. Entonces la policía militar italiana lo detuvo y lo entregó a ICE.

De esta suerte, la suspensión de la deportación que fue concedida de manera expedita por el juez Nathan hasta el 20 de julio de 2018, revela cómo actuar con rapidez trae dividendos.

“El tiempo es la esencia,” dijo por su parte Jennifer Williams, abogada de la Sociedad de Ayuda Legal en Nueva York que llevó el caso de Villavicencio el viernes. “Realmente podría estar en un avión este mismo lunes”.

Villavicencio se encuentra actualmente en el Centro Correccional del Condado de Hudson, en Nueva Jersey.

El caso ganó atención nacional este fin de semana, a través The New York Times, como un ejemplo de la agresiva política de deportaciones de la administración Trump que deporta inmigrantes indocumentados de manera expedita independientemente de si tienen o no antecedentes penales para ser deportados.

“Este no es un simulacro”, dijo Williams, abogada adjunta a cargo de la unidad de la Ley de Inmigración del referido grupo de ayuda legal. “Esta es la maquinaria de expulsión a todo vapor, y todo el mundo debe darse cuenta de cómo los ciudadanos y sus familias estadunidenses están siendo desgarrados. Esto está ocurriendo todos los días en todo el país”, deploró Williams.

El caso tomó el derrotero que tomó gracias a que la Sociedad de Ayuda Legal descubrió la noche del mismo viernes que la expulsión de Villavicencio era inminente, apenas unas horas después de la presentación de una moción para la deportación de emergencia solicitada por ICE. Los abogados de ayuda legal trabajaron toda la noche del viernes preparando la solicitud de suspensión de emergencia, y argumentaron en la corte apenas entrada la tarde del día siguiente.

Gregory y Sarah Copeland Gillman, también de la Unidad de la Sociedad de Asistencia Legal encargada de supervisar los casos que tienen que ver con la Ley de Inmigración, presentaron los argumentos.

Pablo Villavicencio y sus dos hijas. Foto: cortesía de Legal Aid Society.

Pablo Villavicencio y sus dos hijas. Foto: cortesía de Legal Aid Society.

Ahora Villavicencio permanecerá en custodia de ICE, pero en esta estancia se le permitirá seguir peleando para conseguir una forma meritoria de alivio de remoción -ajuste de estatus de residencia permanente-, para permanecer con su familia.

Gregory Copeland, abogado Supervisor de la Unidad de Derecho de Inmigración en la agrupación de ayuda legal, señaló en un comunicado estar relativamente satisfecho con la celeridad con que se resolvió el caso: “Aunque estamos decepcionados de que Pablo se haya quedado detenido, la estancia de hoy es una victoria para él y su familia, y también para el debido proceso y la buena administración de la justicia”.

El Tribunal, dijo Copelan, “estuvo de acuerdo con nuestro argumento de que Pablo debe tener una oportunidad completa y justa para presentar su caso en la corte federal”.

En tanto, agregó el abogado, “Esta decisión es también un recordatorio de que el poder judicial todavía puede servir de poderoso freno cuando otras ramas del gobierno toman decisiones precipitadas, crueles e imprudentes”.

Y aseguró que la Sociedad de Ayuda Legal seguirá representando a Pablo en materia de inmigración, y trabajará con él hasta conseguir su status legal.
“Estamos contentos por el fallo de la corte hoy, que proporciona una protección temporal a Pablo Villavicencio, un hombre que no quiere nada más que quedarse con su esposa e hijas”, dijo Natalia Aristizabal, co-directora de organización en Se Hace Camino Nueva York.

“y aunque estamos decepcionados de que Pablo permanecerá en detención por ahora, nuestra comunidad va a hacer todo lo posible para juntar a Pablo con su familia, a la que pertenece. Vamos a seguir con nuestros esfuerzos de resistir a los deseos de Trump y de ICE de separar a las familias. Y lo vamos a hacer en las calles, en los patios, y en los pasillos del Congreso”■

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.