Intenta otra vez Trump acabar con cupones de alimentos para 3.1 millones pobres en E.U.

Distintas presentaciones en los diferentes estados de la nación, proporcionados por el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria del Servicio de Alimentos y Nutrición (FNS) del USDA. Foto: snaped.fns.usda.gov.

Distintas presentaciones en los diferentes estados de la nación, proporcionados por el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria del Servicio de Alimentos y Nutrición (FNS) del USDA. Foto: snaped.fns.usda.gov.

De la redacción

Como anunciamos en este espacio recientemente, la administración Trump se ha estado movilizando  para asestarle un nuevo golpe a los inmigrantes y a los pobres. Ahora, unos 3.1 millones de personas, principalmente familias trabajadoras con niños que intentan salir de la pobreza perderían los cupones de alimentos debido a una nueva regla propuesta “secretamente” por la administración Trump, que dificultaría a dichas familias trabajadoras poner comida sobre la mesa y evitaría que los niños coman en la escuela.

Una vez más la administración Trump y los republicanos han insistido en hacer que las vidas de los más vulnerables en Estados Unidos sea lo más miserable posible, mientras con la otra mano entregan millones de millones de dólares a las pocas y grandes corporaciones más ricas del país, y eventualmente del mundo.

Ya de por sí los niños con una alimentación insuficiente e inadecuada sufren tasas más altas de mala salud y mayor hospitalización, y corren un mayor riesgo de contraer asma y retrasos en el desarrollo cognitivo. Pero además, alrededor del 9 por ciento de todos los hogares que actualmente reciben cupones de alimentos, y el 13.2% de todos los hogares que participan actualmente con al menos un miembro anciano perderán la referida asistencia según proyectó el Departamento de Agricultura en un análisis de impacto regulatorio, reporta hoy Bloomberg News.

Y es que el martes el gobierno nacional decidió poner fin a los beneficios de cupones de alimentos, “un día después de llegar a un acuerdo con los demócratas para aumentar el gasto federal en decenas de miles de millones de dólares durante los próximos dos años”.

La norma propuesta, que restringe la asistencia alimentaria provocó el rechazo de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien tras emitir una fuerte reprimenda a la administración Trump calificó la medida como “un acto de insensibilidad asombroso”.

Esta propuesta “muestra a la perfección la agenda cínica de interés especial de los republicanos, que otorga donaciones de miles de millones de dólares a grandes corporaciones y a los pocos ricos, y luego roba a los niños, veteranos, adultos mayores y familias trabajadoras para compensar el déficit que genera”, diría Pelosi a la fuente.

La medida busca restringir la capacidad de los estados para inscribir automáticamente a los beneficiarios de algunos programas de asistencia social financiados por el gobierno federal porque muchos gobiernos estatales “han abusado de esta flexibilidad”, declaró en su oportunidad Sonny Perdue, actual secretario de Agricultura. “Estamos cambiando las reglas, evitando el abuso de un sistema crítico de redes de seguridad, por lo que quienes más necesitan asistencia alimentaria son los únicos que la reciben”, dijo.

Por otro lado, la medida se relaciona también a otro intento del presidente y su equipo, que quiso incluir la pregunta de ciudadanía en el censo de 2020, misma que fue rechazada el mes pasado por un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos. al parecer, el presidente Trump abandonó entonces sus esfuerzos para agregar dicha pregunta al censo del próximo año. Ahora, los activistas en todo el país están haciendo campaña para garantizar a los inmigrantes que es seguro participar en el recuento de una década que determina cómo se distribuyen el dinero y el poder político federal.

Con todo, “los niños latinos menores de cinco años siguen en riesgo de ser contados de manera insuficiente, con consecuencias potencialmente graves, sostiene por su parte Los Angeles Times:

“Anualmente los datos del censo se utilizan en la distribución de casi 900 mil millones de dólares en fondos federales para apoyar a las escuelas, la atención médica, los cupones de alimentos, el cuidado de crianza y la educación especial”. Pero los niños latinos, “que viven desproporcionadamente en la pobreza, se encuentran entre los más necesitados de ayuda del gobierno”.

Así que las restricciones propuestas por el gobierno de Trump sobre los cupones de alimentos, que según el Departamento de Agricultura significan un ahorro anual promedio de mil 900 millones de dólares al erario durante los próximos cinco años, transfieren esta pesada carga administrativa a los gobiernos estatales, a quienes les costará 231 millones adicionales por año, a nivel nacional.

Una regla final se emitirá después de un período de comentarios públicos de 60 días■

Familias trabajadoras en California complementan sus gastos de comida con el programa de cupones de alimentos. Foto: www.ca.gov.

Familias trabajadoras en California complementan sus gastos de comida con el programa de cupones de alimentos. Foto: www.ca.gov.

Datos del Departamento de Agricultura y del Instituto Urbano extraídos por Bloomberg de un testimonio el mes pasado ante el Subcomité de Agricultura en la cámara baja.

  • A partir de abril 36 millones de estadunidenses recibieron cupones de alimentos, con un beneficio mensual promedio de 121 dólares por persona.
  • La inscripción al programa de cupones de alimentos ha disminuido a medida que la economía mejoró y bajó 2.5 millones respecto al año anterior.
  • El gobierno federal paga el costo de los beneficios de cupones de alimentos pero los estados administran el programa y determinan la elegibilidad de los solicitantes, con el gobierno estatal y federal dividiendo los costos administrativos.
  • Reducir la inscripción automática tendría un impacto sustancial, afectando principalmente a los destinatarios que reciben beneficios mensuales más bajos y afectando desproporcionadamente a las familias trabajadoras con niños que intentan salir de la pobreza.
This entry was posted in Homepage Feature, Política y Elecciones, Salud. Bookmark the permalink.