Primero de enero: Inicia cobertura del mercado de seguros de salud

homebannerEste primero de enero entran en vigor, de lleno, las partes fundamentals de  la Ley de Cuidado de Salud Costeable. Dará inicio el mandato oficial para tener cobertura médica bajo el mercado de seguros que la mitad de los estados y el gobierno federal de este país han venido armando en los últimos meses. A todos se les va a requerir que adquieran un seguro, con la diferencia de que ahora el usuario no podrá ser rechazado a un plan médico por ninguna aseguradora en base a condiciones pre-existentes de salud, y habrá subsidios para que la cobertura sea asequible aun para quienes sólo cuenten con ingresos económicos escasos. Al mismo tiempo, los programas de asistencia médica social como Medicaid (en California Medical) y el seguro médico infantil CHIP se ampliarán para incluir a más gente. Para abordar este importante momento de la historia, Radio Bilingüe (RB) realiza este programa de Línea Abierta, que conduce Samuel Orozco, Director de Noticias de esta red de emisoras de radio pública en español, con ayuda de una experta que analiza esta novedad y responde a las preguntas de los radioescuchas. El programa es parte del Despacho de Salud de RB, y la invitada en esta ocasión es Nancy Marisa Gómez, directora de Southern California Program, Health Access (Programa de Acceso a la Salud del Sureste de California), Los Ángeles, CA.

De acuerdo con Prensa Asociada la nómina de nuevos usuarios de la Ley de Salud Costeable registró en los últimos días a un millón 100 mil nuevos solicitantes, alcanzando dos terceras partes de lo calculado por el gobierno federal para estas fechas. Estos nuevos usuarios abarrotando dicho sitio electrónico oficial lograron registrarse en el mercado de seguros, y lograron registrarse a tiempo para que a partir del primero de enero de 2014 comiencen a contar con cobertura médica. Además, los programas federales de asistencia médica social como Medicaid y el programa para los niños, CHIP están creciendo rápidamente también. Vale aclarar que muchos de estos nuevos derechohabientes han logrado tener cobertura de salud en esta ocasión quizás por primera vez en su vida.

En llanas palabras esto quiere decir que si por una de esas contingencias que suelen ocurrir cuando uno menos se lo espera en la vida un individuo enferma, éste no tendrá que incurrir en esos gravosos costos por los servicios de salud que con frecuencia conducen a la quiebra, comenta Orozco.

En estados como Texas, que a pesar de tener la mayor población de desasegurados optó por no ampliar el beneficio del Medicaid, el gobierno federal está interviniendo directamente, en un intento por alentar a muchos desasegurados a inscribirse al mercado de seguros oficial, ya sea por Internet o a través de los centros de llamadas.

Como suele suceder, no fue sino hasta ‘el cuarto para las doce’ cuando se desató una febril movilización en el sitio web healthcare.com para obtener seguro médico, pero con tdo, la ley echó a andar.

Sin embargo la cifra récord de más de dos millones de usuarios que abarrotaron la red en días pasados ¿será un indicador de que han quedado resueltos los problemas que se suscitaron en el arranque?, pregunta Orozco.

“Ojalá que sí”, contesta con un ligero dejo de optimismo Marisa Gómez, directora de Southern California Program, Health Access. Agrega que no todos los problemas se superaron de una manera milagrosa, “Pero sí sé que mucha gente está trabajando arduamente” para tratar de desvanecer dichos problemas en este momento en el que se carece de informes precisos al respecto, dice la experta. No es poca cosa anotar que el sistema aguantó no obstante la embestida de dos millones de visitas simultáneas la semana pasada.

Es importante saber que la aplicación de la Ley de Salud Costeable arranca este primero de enero implementándose parte por parte.

“Una de las cosas es que ya no va a haber un límite para lo que es la cobertura”, continúa Gómez: “Antes, los seguros médicos llegaban más o menos a los dos millones de dólares de cobertura”, algo que cuando uno tiene un accidente grave o una enfermedad prolongada dispara al máximo los gastos médicos en meses, o antes del año. “Ahora ya no va a haber límite”, nos dice, y señala esto como un gran avance. “Y la otra cosa es que ahora no se le va a poder cancelar la cobertura a gente que la necesita realmente”. Gómez se refiere a todos aquellos que se sienten a gusto con su cobertura, y que sin darse cuenta de que al empezar a usarla, “las compañías de seguro se fijaban a ver en qué manera podían cancelar la póliza para así no tener que continuar pagando”, una práctica común, rutinaria, en la que “la gente no se da cuenta de lo que está pasando, afirma Gómez.

A partir del primero de enero de 2014 cada póliza que se venda tiene que cubrir ciertos beneficios médicos, sostiene la experta, “tales como embarazos, por ejemplo, y esa es una cosa que la gente no se daba cuenta; una pareja se embarazaba y pensaban que tenía cobertura completa, pero descubría que la póliza no cubría el embarazo”. Algo que puede costar miles y miles de dólares. “Esas pólizas las llamamos Junk Insurance”.

La ley de Salud Costeable manda que a partir del primero de enero de 2014 todo mundo tenga seguro de salud.  Y el último plazo límite para adquirir dicho seguro en 2014 es el próximo 31 de marzo, o de lo contrario se hace acreedor a una multa. Pero, ¿cómo se implementará esta ley? ¿Cómo se vigilará que todo mundo esté cubierto?, pregunta Orozco.

Marisa Gómez:

“Bueno, eso se va a empezar a ver a partir del 16 abril de 2015, cundo las personas hagan sus income taxes”. En los nuevos formularios, dice Gómez, el usuario va encontrar una pregunta sobre con qué compañía tiene su seguro. “Y una vez que entreguen sus taxes, si no han tenido cobertura médica se les va a cobrar una multa. El primer año la multa va a ser de 90 dólares; y si el gobierno federal le debía dinero, pues se le van a descontar esos 90 dólares”. Y si a dicho usuario no le debe dinero el gobierno, pues entonces la persona va a recibir por correo una factura de cobro de esa multa, cuyo pago tendrá que enviar a las oficinas federales de recaudación de impuestos, más conocidas como el IRS.

Orozco:

Hay que aclarar que varias poblaciones quedarán exentas de esta obligación. El gobierno federal acaba de incluir a una población más: a aquellos a quienes se les haya cancelado su póliza por no reunir las condiciones del Obamacare, se les exentará de la obligación de portar seguro en el 2014.

Gómez asienta que nada más en California unas 900 mil personas tenían cobertura médica, pero esa cobertura no reunía las nuevas condiciones que requiere la ley a partir de 2014. “O sea, que no incluía cobertura para maternidad, o cobertura dental para niños; y sí, por esa razón la cobertura costaba menos. Pagaban menos, pero también recibían menos”, aclara la experta. Afirma que de esos 900 mil, unas 200 mil personas van a pagar quizás el doble. La mayoría de estos 200 mil usuarios son personas entre los 50 y 64 años y esta alza les va a doler en el bolcillo, continúa Gómez. Por eso “el Presidente les ha otorgado un año más para que puedan absorber ese costo; o para que los estados puedan encontrar alguna otra alternativa o quizás algún tipo de ayuda monetaria”, para esa gente que no es tan pobre como para recibir la ayuda, “pero que tampoco es tan rica como para decir: ‘Este costo lo asumo sin ningún problema’”. Gómez afirma que el gobierno federal está buscando una solución económica para estas personas.

La analista afirma que lo que sí va a haber, es que a quienes sí se les va a cobrar más es a la gente mayor. “Es un rating de 1 por 3. O sea, tres veces más que a un niño. Eso siempre ha estado y va a continuar, “porque se supone que la gente mayor utiliza servicios médicos con más frecuencia”.

El gobierno aplazó hasta el 24 de enero para que al inscribirse en un plan de salud se pueda contar con la cobertura médica a partir del 1 de enero, y extendió un periodo de gracia hasta el 10 de enero para pagar por dicho seguro si se quiere recibir la cobedrtura desded el primer día de 2014.

Marisa Gómez informa que estos pagos se harán de la siguiente manera: “Una vez que uno se inscribe tiene un número de opciones; puede pagar directamente por el Internet”, transfiriendo el pago desde su cuenta de cheques. Es requisito que el pago se tenga que hacer a tiempo, para evitar que la compañía de seguro, en su pleno derecho, cancele la póliza.

Por diversas razones no todos alcanzaron a inscribirse a tiempo como para poder gozar de la cobertura médica a partir del primero de enero, y ahora tendrá que esperar hasta el primero de febrero para contar con seguro, siempre y cuando se inscriban antes del 15 enero de 2014.

Nancy Gómez explica el calendario de inscripciones. Quien lo desee se puede inscribir el mes previo para obtener cobertura al mes siguiente, nos dice. Por ejemplo, quien ese inscribe el primero de enero su cobertura no va a empezar sino hasta el primero de febrero, y así sucesivamente hasta alcanzar la fecha límite del 31 de marzo, para poder contar con seguro durante el resto del año; o de lo contrario pagar la referida multa de 90 dólares, así se inscriban en abril, mayo o junio. Y de persistir sin enrolarse en un plan de seguro la multa irá subiendo cada vez hasta alcanzar el 2 por ciento del ingreso salarial de una familia.

Las personas deben tener a mano su número de seguro social para inscribirse en un plan médico. Se les va a pedir información demográfica; su dirección de residencial las edades de los miembros de la familia, y sobre sus ingresos económicos, para lo que debe tener lista la información de sus planillas de declaración de impuestos, “porque esto determina el valor de póliza o cuánto van a pagar por su seguro, y cuánta ayuda les va a otorgar el gobierno federa”.

En este momento Línea Abierta abre sus líneas telefónicas gratuitas. El primero en llamar es Eloy, de Los Baños, California: “Nosotros en el trabajo casi todos tenemos seguro de salud. ¿Tenemos que integrarnos a otro plan dentro del que ya tenemos, dentro del seguro en el trabajo que nos da el patrón?”.

“No. Para la gente que ya tiene cobertura médica provista por el empleador, nada va a cambiar realmente”, contesta Gómez.”Lo único que cambia es que quizás los beneficios van a ser mejores. Pero aquellas personas que han estado trabajando muchos años y que han gozado de cobertura por medio de su empleo no se tienen que preocupar, nada cambia”.

Orozco amplía la pregunta: ¿Qué tal el patrón de Eloy, no habrá justes que tenga que hacer a su póliza, a su plan de seguros en algún momento?

“No, porque desde ya las pólizas que se vendían para los grupos (Groups Policies) de los empleados, tenía que cubrir mínimamente todos los requisitos que se establecen para los planes individuales”, asegura Gómez, y dice que hay muchos empleadores que cobran parte de la cobertura a sus empleados, lo que todavía sigue vigente, “pero no se les puede pedir pagar más del 40 por ciento de lo que corresponde pagar al empleado por su póliza; hay empleadores que cubre 80-20, 70-30, 60-40, pero no se le puede pedir al empleado que cubra más del 40 por ciento de lo que cuesta la póliza”.

El Sr. Álvarez llama de Salinas, California: “¿Qué sucede con las personas que viajan como turistas, o que vienen como estudiantes pero les dan un permiso de seis meses o un año?”.

Gómez:

“Siguen siendo personas extranjeras, y por lo tanto no pueden comprar un seguro médico por medio del mercado, porque ese es un beneficio que se otorga solamente a ciudadanos”, y asegura que tampoco están expuestos a la obligación de contar con un seguro, “pero sí están expuestos a pagar el costo de cualquier cuidado médico que se les otorgue. Aunque en muchos casos, cuando son estudiantes de una universidad, por ejemplo, tienen la obligación de comprar algún tipo de seguro médico por medio de la universidad”. Otra cosa que puede pasar, en el caso de que sean empleados legales de alguna compañía que los está patrocinando, “la compañía puede comprarles a ellos seguro médico; no por el mercado, porque eso no sería legal, sino en forma individual; y ellos mismos, en forma individual pueden comprarse un seguro médico, aunque no por el mercado, sino como de manera individual se pueden comprar un carro o cualquier otra cosa”. Esto, insiste Gómez, sin ayuda del gobierno o asistencia federal o estatal.

Álvarez señala entonces a todas esas personas que vienen por la frontera con visas de turista, no de trabajo, pero que trabajan en el campo, “y no entiendo ¿qué es lo que va a suceder con ellos?”.

Estas personas no están cubiertas, nos dice Gómez, “pero en estos momentos estamos trabajando para que se les pueda otorgar algún tipo de cobertura médica mientras estén trabajando aquí en Estados Unidos”.

Para estas personas el único recurso, la única red de seguridad siguen siendo las clínicas comunitarias del campo, aclara Orozco, quien señala que el gobierno federal precisamente ha erogado una mayor cantidad de dinero para poder cubrir esa mayor afluencia que seguramente se les va a presentar en los próximos meses y lo próximos años.

Para disipar los temores de las familias mixtas, o con miembros de diferente estatus migratorio, cuando se somete la información para llenar las planillas de la inscripción a un plan médico, cabe aclarar que esta información no será compartida por la Secretaría de Salud o con ninguna otra agencia de gobierno, y mucho menos con Inmigración, según se comprometieron las propias autoridades federales.

Samuel llama desde Los Baños, California: “Yo no tengo seguro ni estoy trabajando, y quería saber ¿de qué forma podría uno inscribirse y cuáles son los costos de la aseguranza? Y es que estoy retirado, tengo 62 años”.

“La otra gran cosa que va a ocurrir a partir del primero de enero”, responde Gómez, “es que se va a expandir el programa, Medical, que es el programa médico para gente de bajos recursos económicos. Si no está trabajando pues usted ingresa a esa población. Antes del primero de enero, la gente soltera o con hijos mayores no era elegible para el servicio de Medical; no importaba cuan pobre era, no era elegible por el sólo hecho de ser independiente, o ser soltero. Ahora, a partir del primero de enero sí califican, se abre el programa para todas las personas que estén bajo cierto nivel de ingresos, que para una persona soltera es 16 mil dólares al año, y ahora sí van a calificar para el Medical, en California (Medicaid en el nivel federal), y en 21 estados más. Hay ciertos estados que han optado por no abrir el programa de Medicaid y esos estados pues lamentablemente no van a dar cobertura a esa población”.

Álvaro habla desde Turlock, CA: “Yo llené una solicitud para el Obamacare, y miré que mis hijos, de acuerdo al ingreso de uno ellos califican para Medical. ¿Tengo yo que hacer algo, o ellos  van a seguir ahí con las tarjetas que me mandaron anteriormente? Porque ellos estaban antes en Healthy Families… ¿Tengo que llamar al estado?, al Medical para preguntarles si ellos van a seguir teniendo la cobertura, ¿o ellos me mandarían una carta, cómo sería? Y como mis niños están pequeños ¿el Medical también cubriría lo dental, la visión?”.

Marisa Gómez informa que el programa Healthy Families ha dejado de existir, pero aclara que todos los niños que atendía se han transferido hacia Medical. “Las familias han sido informadas por medio del correo… informándoles que su cobertura iba a cambiar, así que eso tenía que ser un proceso automático, siempre y cuando las familias sigan llenando las aplicaciones que tengan que llenar mensualmente, o como han estado haciendo. Eso es un proceso automático, no tienen que llenar una solicitud nueva”. Agrega que “el Medical para niños sí da cobertura dental, y para el oculista… para los adultos, recién en julio va a entrar en vigor la cobertura dental, pero para los adultos todavía no se va a brindar cobertura para oculistas; eso es algo que está por verse”.

Otras de las secciones que entran en vigor a partir del primero de enero son los subsidios del gobierno. ¿Qué clase de ayuda estará disponible, y cómo pedirla?, inquiere Orozco.

“Los subsidios se otorgan a aquellas familias que compren su cobertura por medio del mercado, Covered California, o el mercado federal… Y todo eso se calcula cuando uno está llenando la aplicación. Se calcula cuánta ayuda va a recibir del gobierno federal, y cuánto va a tener que pagar mensualmente por su póliza. Y eso también es automático, no se le va a mandar un cheque a la gente, se les va a descontar de su póliza”.

Gómez ejemplifica con una persona imaginaria que paga una póliza de 200 dólares por mes, “pero el gobierno federal está otorgando un subsidio de 50 dólares, esos 50 dólares del subsidio van a ir directamente a la compañía del seguro, y la persona va a estar pagando entonces 150 dólares”.

La gente sabrá cuál es el subsidio o descuento que le toca cuando llene la solicitud de inscripción a un plan. Pero dicho subsidio no es para todos los planes médicos, como el cobre, plata, oro y platino, dice Gómez: “La ayuda para el Bronce, o para ayuda catastrófica, no recibirá subsidios, o bien recibiría un subsidio muy inferior; más que nada los subsidios son para planes como el Plata y el de Oro… y otra vez, cuando la gente ingrese al sitio web o cuando esté llenando la solicitud ahí mismo va a poder comparar los planes y subsidios”. Este proceso, sostiene la experta, toma algo de tiempo, y hay que fijarse en lo que más le conviene a uno. “Si uno utiliza servicios médicos con frecuencia le conviene escoger u plan que cubra mucho más”.

Están también aquellos casos de individuos o familias que al empezar a llenar sus solicitudes y al ver el deducible o co-pago que les tocaría pagar se alarman por los precios. ¿Habrá ayuda, en su momento, para sufragar estos gastos médicos que haya que cubrir como deducibles?

“No. Lamentablemente ese es un riesgo que uno se toma”, dice Gómez. “Si uno opta por tener una cobertura médica de Cobre, digamos, su pago mensual es mucho menor; pero Dios no quiera que sufran un accidente y tengan que empezar a usar el seguro médico… si tiene un accidente se van a ver con que tienen que pagar de repente cinco mil, seis mil dólares, y para eso no hay más ayuda. Pero hay que tener en cuenta que si tuvieran que pagar los gastos médicos serían muchísimo más de seis mil dólares”. Y esto ocurre porque en este país no existe la cobertura universal, afirma; como la tienen Canadá, Francia, Alemania, “y es algo que continuamente, organizaciones como Health Acces continuamos trabajando para que quizás en el futuro tener un programa de cobertura médica realmente universal”.

La directora de Southern California Program, Health Access, Nancy Marisa Gómez puntualiza que la Ley de Atención Médica Costeable sí va a ayudar a millones de personas. “Todos nos vamos a ver beneficiados, es un primer paso hacia la cobertura Universal, hay que seguir trabajando, especialmente para lograr cubrir a la gente que se ha quedado afuera, a la gente indocumentada, que necesitan cobertura médica, que necesitan del gobierno cierto tipo de ayuda. Porque todos estamos viviendo en este país y todos tenemos derecho a la cobertura médica”, concluyó.

Para más información sobre Línea Abierta  visite esta página

Para escuchar más programas de Línea Abierta visite www.archivosderb.org

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Salud. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

  • Maria Flores: el programa empezó con el gobernador . Él se dio cuenta de que había mucha diferencia y buscó como mejorarlo.
  • Maria Flores: claves del éxito son entrenamiento e incentivos a los maestros y traducción de los materiales al español y navajo
  • Maria Flores: en 2013 hemos graduado al 53% de los latinos y el 43% saca más de un 3.0 GP.

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo