Indocumentados mayores de 64 años podrían tener cobertura médica en California

Inmigrantes de edad avanzada, indocumentados y no asegurados desafían ciudades y estados. Foto: www.pewtrusts.org.

Inmigrantes de edad avanzada, indocumentados y no asegurados desafían ciudades y estados. Foto: www.pewtrusts.org.

De la redacción

California ha visto con simpatía la protección de los inmigrantes, aún si estos carecen de estatus migratorio legal. En el sector salud, por ejemplo, el estado ha permitido desde 2016, con respaldo del contribuyente, que los niños indocumentados menores de 18 años reciban atención médica. De hecho, el requisito del estatus migratorio legal para acceder a la cobertura médica se ha ido borrando bajo el programa de salud estatal para residentes de bajos ingresos, aun cuando la administración Trump continúa intensificando su ofensiva de línea dura contra la inmigración indocumentada.

La expansión al Medi-Cal está empujando a California cada vez más hacia la cobertura universal. Como se recordará tal vez, primero el exgobernador Jerry Brown extendió en 2015 el Medi-Cal a los niños, sin importar su estado migratorio. Desde entonces el estado ha ampliado la cobertura a los adultos jóvenes indocumentados, y este mes California se convirtió en el primer estado de la nación en cubrir a inmigrantes adultos indocumentados menores de 26 años, a través del programa estatal Medi-Cal, lo que ha permitido que más de 200 mil menores se inscriban en el beneficio a un costo de 300 millones al año.

Ahora el gobernador de California, Gavin Newsom se propone hacerlo para los inmigrantes mayores de 64 años sin estatus migratorio legal, extendiendo este esfuerzo iniciado -sin exito- con el Obamacare.

Y es que el presupuesto estatal de california, de 222 mil 200 millones de dólares para año fiscal 2020-21, que representa un incremento del 2.3 por ciento respecto al del año en curso, proyecta un gasto del 20.94% para el sector salud; con una expansión de 80.5 millones de dólares al Medi-Cal para la cobertura de personas pobres, que cubriría a aproximadamente 27 mil adultos indocumentados mayores de 64 años. Y no hay mayor compromiso político que incluir cualquier propuesta en el presupuesto de egresos, dicen expertos.

Además, el presupuesto de California contempla un gasto del 11.12% para los servicios humanos, y en otras áreas prioritarias figuran las escuelas públicas, la falta de vivienda, la acción climática, la protección al consumidor y los almuerzos escolares, y también el cierre de algunas prisiones. Se espera que Newsom envíe a la Legislatura un plan completo de gastos estatales en los próximos días que podría revelarse este viernes.

Por su parte, la senadora estatal demócrata de Los Ángeles, María Elena Durazo dijo a Los Angeles Times que espera se incluya la expansión de Medi-Cal contenida en su propuesta, la SB 29, después de que el gobernador le dijera en septiembre que él abogaría por ese proyecto en su próximo presupuesto, para el 2020-21. Newsom, afirmó Durazo este lunes, “hizo un compromiso muy explícito de que incluiría esa expansión al Medi-Cal en su presupuesto”, y agregó Durazo que desde entonces no había escuchado nada que cambie ese entendimiento. “Tengo esperanzas. No tengo motivos para pensar que no se incluirá”, señaló.

Según la fuente, en su presupuesto Newsom propuso además una expansión anual de mil 400 millones de dólares al Medi-Cal para cubrir la atención preventiva y los servicios de apoyo a la vivienda, que podrían mantener a las personas sin hogar de manera crónica, fuera de la sala de emergencias y otros cuidados costosos.

En California la población de personas mayores que viven indocumentadas en el estado es relativamente pequeña, y su cobertura médica significa un costo estimado en 121 millones de dólares anuales; o sea, una fracción del presupuesto general del estado. Además, Medi-Cal ya cubre a un tercio de los residentes de California, pero los críticos de la expansión argumentan que el programa de salud estatal “ya está luchando con largos tiempos de espera debido a que muy pocos médicos están dispuestos a aceptar las bajas tasas de reembolso del estado”.

Con todo, los partidarios de la expansión dicen que cubrir a los adultos mayores es el siguiente paso lógico, y menos costoso, hacia la cobertura de atención médica universal; “un objetivo de política central para la plataforma de campaña de Newsom”, dice la fuente.

Como se sabe, la legislación de Durazo para ampliar la cobertura a las personas mayores de 64 años y sin estatus migratorio legal se aprobó en el Senado el año pasado, y se fijó para una votación en la Asamblea.

Durazo sostuvo entonces que presionaría por una votación de la Asamblea sobre el Proyecto de Ley 29 del Senado, si Newsom no incluye la expansión en su presupuesto esta semana. El proyecto de ley tendría que volver al Senado para una votación concurrente.

Un análisis legislativo de SB 29 estimó que 25 mil 300 personas de 65 años o más y que no tienen estatus legal se inscribirán en la cobertura de Medi-Cal. Sin embargo, la administración de Newsom se opuso formalmente al proyecto de ley de Durazo el año pasado, diciendo que “crearía una importante presión de fondos generales”. Pero este ano cambió de opinión.

La administración estimó el año pasado que expandir Medi-Cal a todos los adultos elegibles por ingresos pero que son indocumentados, independientemente de su edad o estado migratorio, costaría 2 mil 400 millones de  dólares al año.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Salud. Bookmark the permalink.