Incendios en California, rompen récord de hectáreas calcinadas: se acerca al millón

Uno de los incendios en las cercanías del valle central de California. Foto: https://www.modbee.com.

Uno de los incendios en las cercanías del valle central de California. Foto: https://www.modbee.com.

De la redacción

Cinco condados del estado de California ha sido declarados en estado de emergencia, y la alarma sigue creciendo porque aún antes del inicio oficial de la temporada de incendios, lo que últimamente ha dejado de ser muy preciso, el estado ha superado ya el récord anual de áreas arrasadas por el fuego, con más de 809 mil hectáreas calcinadas. Los vientos amenazan incluso con empeorar las cosas, mientras las luces de alerta, rescates y evacuaciones no cesan alarmar.

Este martes en Sacramento el gobernador de California, Gavin Newsom advirtió a la población que los recursos estatales serían severamente afectados, porque los incendios en varias regiones de California continuaban . En la Sierra Nevada, por ejemplo, helicópteros evacuaron a más de un centenar de personas atrapadas por las llamas, mientras en las cercanías de la montaña de San Gabriel miles de residentes se hallaban alarmados porque los vientos de Santa Ana podrían empujar el voraz incendio de Bobcat a sus comunidades.

De julio a la fecha más de 2 millones de acres se han quemado, mientras las terribles predicciones se producen cuando los californianos se recuperan de un fin de semana devastador con olas de calor que rompieron récord también y alcanzaron los 3 dígitos; 110 grados Fahrenheit, dice Los Angeles Times.

En el sur de California el peligro crece con las horas, y se espera que los vientos de Santa Ana que descienden del condado de Shasta “podría empujar tres incendios importantes hacia áreas pobladas: el incendio Bobcat, que arde en las montañas San Gabriel sobre Monrovia; el Incendio El Dorado, cerca de Yucaipa; y Valley Fire”, al sureste de Alpine en el condado de San Diego, cerca de la frontera con México.

Desde que estalló ese incendio el viernes por la noche, en las estribaciones de la Sierra, “el fuego ha atravesado un bosque de pinos y una espesa maleza para convertirse en uno de los incendios forestales más grandes del estado este año, aún sin contención”, dijo la agencia CalFire.

La Guardia Aérea Nacional y la Estación Aérea Naval de Lemoore comenzaron a enviar desde la madrugada del martes dos helicópteros “para evacuar a 142 campistas y excursionistas del Lago Edison, haciendo ocho viajes para sacarlos a todos, y coordinando con el alguacil del condado de Fresno los equipos planeaban rescatar a 62 personas más durante el día”.

El cambio climático

Después de otro fin de semana plagado de desastres agravados en California, el gobernador Newsom señaló el martes su estado en llamas como una clara evidencia de que el cambio climático, y sus manifestaciones más extremas, son un factor importante en la escala y gravedad de los incendios.

Los monitores de calidad del aire han registrado la peor calidad del aire en la nación, con peligrosos niveles de humo que pueden dañar los pulmones en desarrollo y aumentar el riesgo de ataques cardíacos y accidente cerebrovasculares; con los más altos niveles de partículas y ozono en el aire, que en cualquier otro estado de la nación, según los mapas de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos en AirNow. gov.

La agencia estatal CalFire dice que la temperatura más alta fue documentada en el condado de Los Ángeles. “Más alta incluso que la registrada en Bagdad”, la capital de Irak, que enfrenta actualmente una ola de calor. Irónicamente, “a medida que esta ola de calor impulsada por la crisis climática se apodera de California, se esperan bajas temperaturas sin precedentes en otras partes de Estados Unidos; incluidas las Montañas Rocosas, las Grandes Llanuras y el Medio Oeste, con un inusual pronóstico de nieve en septiembre para las Montañas Rocosas”.

Además, se espera también que las temperaturas estén desde este martes por debajo de los 33 grados Fahrenheit en la ciudad de Denver, pocos días después de que el termómetro alcanzara esa temperatura el sábado.

Tony Mecham del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California, dijo al L.A. Times que a pesar de haber centrado sus mayores esfuerzos en el lado oeste del fuego, “Tenemos un gigante dormido que está en el campo esta noche y los vientos soplarán”.

La actividad de los incendios ha sido particularmente prolífica desde el 15 de agosto, que marcó el comienzo de un “asedio de rayos” que desató miles de relámpagos en todo el estado. Funcionarios del Servicio Forestal dijeron que por el calor extremo y las condiciones peligrosas estaba anunciando el cierre de ocho bosques nacionales: Los Ángeles, San Bernardino, Los Padres, Cleveland, Stanislaus, Sierra, Sequoia e Inyo.

Randy Moore, funcionario regional de dicha agencia nacional declaró al Times que “Simplemente no tenemos suficientes recursos para combatir y contener completamente todos los incendios”.
Desde esa fecha, “los bomberos han luchado contra más de 900 incendios que han quemado 1.8 millones de acres”, dijo Newsom. Ocho personas murieron durante las semanas de tormenta de fuego y se destruyeron aproximadamente 3 mil 400 estructuras.

Hasta ayer martes casi 14 mil bomberos estaban lidiando con 25 incendios forestales importantes, según Cal Fire, y la agencia había aumentado la dotación de personal en preparación para el clima crítico de incendios en varias áreas.

El más peligroso en ese momento fue el incendio de Creek en la Sierra, que había consumido más de 150 mil acres. Los equipos de bomberos en Huntington Lake habían estado extinguiendo pequeños incendios y esperaban tener tres excavadoras abriendo zanjas a lo largo de la orilla norte del lago, dijo Christopher Donnelly, el jefe de bomberos voluntario. “Pero a medida que el fuego se acercaba a Shaver Lake, y con la carretera 168 intransitable, los equipos se quedaron con sólo una excavadora para el trabajo”.

Los equipos de ataque en Huntington Lake fueron redirigidos a Shaver Lake, así como al frente occidental, una región accidentada conocida como Jose Basin, que podría conducir analizar el fuego a las cercanías de las comunidades de Tollhouse y Prather, y más hacia Auberry.

El martes por la tarde, el frente de incendios amenazaba con rodear el lago Shaver. “Los ecologistas de incendios seguramente estudiarán este incendio porque está quemando áreas que fueron taladas comercialmente bajo un programa del Servicio Forestal de los EE. UU. Destinado a reactivar la industria maderera en pueblos montañosos deprimidos, y reducir el riesgo de incendios catastróficos”, concluye Los Angeles Times■

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo