Impuesto al tabaco en California desata encendida polémica

Senador Kevin De León, Presidente del Senado de California, apoya la Proposición 56. Foto: Rubén Tapia.

Senador Kevin De León, Presidente del Senado de California, apoya la Proposición 56. Foto: Rubén Tapia.

Todos  los años en California fallecen más de 40 mil personas adictas al consumo del tabaco, pese a que el estado gasta miles de millones de dólares para contener la epidemia. Una iniciativa de referendo popular en la boleta de California de noviembre impondría más impuestos a las cajetillas de cigarros. Nuestro reportero en Los Ángeles, Rubén Tapia, tiene ambos lados de esta batalla política.


Elisa González tiene 17 años, estudia el último año de preparatoria y es testiga del gran aumento en el consumo de cigarros en su escuela.

“He visto muchas cosas, ya sea en los baños, en el campus en general. Es un problema muy grande, ya se salió del grupo de amigos”, dice Elisa.

Elisa González tiene dos años trabajando como voluntaria de un programa de salud pública.

“Muchos de los que fuman es porque ellos tiene un problema en su vida o tienen mucho estrés, porque es  para lo que se usa la nicotina y te relaja…, so muchos por eso la fuman y se hacen adictos, porque ellos quieren estar relajados”

Según estadísticas oficiales en Estados Unidos medio millón de personas muere al año de enfermedades prevenibles, que incluyen las enfermedades relacionadas con el consumo del tabaco.

“En California son como 50 mil muertes”

-¿Y de esas, cuántas son de latinos?

-Aproximadamente la mitad.

El Dr. Jorge Álvarez representa a la Asociación Dental  de California, organización que apoya la proposición 56, el referendo popular que de ser aprobado por los californianos en noviembre impondrá dos dólares de impuesto por cajetilla de cigarros. Según proyecciones, eso recaudará mil 400 millones de dólares al año. Actualmente California gasta más de 13 mil millones de dolores al año a causa del tabaquismo.

“A nosotros lo que nos importa es que nuestra  gente no se vuelva adicta a los productos del tabaco en cualquiera de sus formas. Y que la gente que sea adicta busque ayuda médica para poder salirse de esa adicción, que termina con enfermedades crónicas; sobre todo en las clases de bajos recursos es donde más se fuma y se usan productos tabacaleros”, señala el Dr. Álvarez.

La proposición 56 es apoyada por una amplia coalición de organizaciones médicas, compañías de seguros, sindicatos y políticos latinos, como el presidente del Senado estatal, Kevin de León, quien hizo público su apoyo mostrando unos cigarrillos electrónicos con formas y olores que han impactado a jóvenes consumidores.

“Más de 17 mil jóvenes, a lo largo y ancho de California son adictos, debido a los productos que la industria tabacalera está promoviendo día tras día”, afirma Kevin de León.

“Es muy triste que estos políticos una vez más le estén mintiendo al pueblo de California y sobre todo al pueblo latino”

Mario López es presidente del Hispanic Leadership Found, una organización con sede en Washington, D.C. que está en contra de la proposición 56. Asegura que el dinero que pudiera recaudar la proposición no aumentará la cantidad de pacientes atendidos y otros serán los beneficiados.

“Son más de mil millones de dólares directo a las compañías de seguros”

Además, López asegura que impactará negativamente el presupuesto educativo.

“Cambia específicamente la Constitución de California, van a robar más de 600 millones de dólares a nuestras escuelas”

La campaña en contra de la proposición 56 es fuertemente subsidiada por la industria tabaquera, dice el senador Kevin De León. Señala lo que se espera en las próximas semanas de la campaña.

“Un tsunami de millones de dólares va a pegar en la radio y la televisión, con anuncios falsos, negativos engañando a la gente, y hacer todo lo posible para derrotar a la 56”

Si eso sucede, las consecuencias podrían ser drásticas, según Primo Castro, Director Político de La Sociedad Americana contra el Cáncer, porque el dinero de la proposición supuestamente será destinado para ayudar a financiar el Medi-Cal, que es la versión estatal del Medicaid.

“Si esta iniciativa no pasa el 8 de noviembre podemos ver más recortes, podemos ver más familias afectadas, con una cifra de dos a tres millones sin Medi-Cal”

Para la Edición Semanaria de Noticiero Latino, Rubén Tapia.

Download
This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.