Georgia muda a las áreas rurales interés por votantes más allá de Atlanta

Jóvenes  latinos de Poder Latinx continúan operativos para reforzar el derecho y la defensa del voto. Foto:  Cortesía.

Jóvenes latinos de Poder Latinx continúan operativos para reforzar el derecho y la defensa del voto. Foto: Cortesía.

Marco Vinicio González

A pesar de que en las áreas urbanas como Atlanta tienen mayor número de posibles votantes en Georgia, el corazón moderno del Partido Republicano se ha movido a las áreas rurales, donde hacen campaña actualmente los contendientes republicano y demócrata por la gubernatura, Brian Kem y Stacey Abrams. Kemp por su parte hizo sus primeros cambios de campaña en esa dirección desde agosto, dicen analistas.

Y aseguran que Georgia se han convertido en una de las áreas más republicanas del país durante las últimas tres décadas. Por eso, dicen, el Partido Republicano en Georgia puso énfasis en el norte de Georgia, por ejemlo en Toccoa, condado de Stephens.

“El partido se convirtió en una potencia en Georgia una vez que comenzó a combinar un sólido desempeño en los suburbios de Atlanta con un dominio creciente en las áreas rurales”, dice Prensa Asociada.

Señala sin embargo que esa coalición electoral “se ha desmoronado en los últimos años” tras el rechazo de los votantes al Partido Republicano de esa “próspera región” de Atlanta bajo el expresidente Trump, convirtiendo a ese bastión republicano en “el principal estado indeciso del Sur”.

Esa región del norte montañoso de Georgia es mayoritariamente blanco, y brinda a Kemp una amplia ventaja electoral sobre su oponente, la afroestadunidense Stacey Abrams, líder de alto perfil en el campo de los derechos civiles que impulsa una vigorosa campaña política que la mantiene muy ceca de Kemtp a poco más de mes y medio de las elecciones del 8 de noviembre.

“El partido… en términos de entender de dónde van a obtener votos, entiende que ahora necesitan esos votos del norte de Georgia para compensar sus pérdidas en los suburbios”, dijo a la fuente Bernard Fraga, politólogo de la Universidad de Emory.

Kemp ganó la gubernatura en una disputa muy reñida que por cierto Abrams rechazó, porque dice que Kemp suprimió ilegalmente decenas de miles de votos cuando él era candidato y al mismo tiempo Secretario de Estado o el árbitro de las elecciones. Con todo, este año algunas encuestas sugirieron que Kemp lleva una pequeña ventaja.

En 1994 los republicanos en el norte de Georgia obtuvieron el 51 por ciento de los votos en una elección por el gobierno del estado, y en 2018 Kemp ganó el 72%. “Parte de eso se debe al crecimiento de la población, pero refleja también un cambio partidista hacia los republicanos”, sostiene la fuente.

Afirma también que eso fue precisamente lo que llevó a Abrams al pueblo montañoso de Clayton el 28 de julio, “para que voten más demócratas en todo el estado”, respaldados por una campaña que a veces parece estar más enfocada en las áreas rurales que en su territorio natal de Atlanta.

“Tenemos que aumentar drásticamente la participación en todos los ámbitos”, dijo Abrams en la ocasión. “Ya hemos visto que es posible”.

El Comisionado del Condado de Stephens dice sin embargo que los demócratas están “yendo demasiado a la izquierda” y que la deuda, el gasto y las restricciones a la perforación de petróleo y gas hacen que una votación republicana en el norte de Georgia sea “una obviedad”■

This entry was posted in Elecciones, Homepage Feature, Política. Bookmark the permalink.