Frontera de Paneles Solares o Muro de Trump

Wednesday_673x324

La guerra comercial que amenazó desatar Donald Trump contra México con una política impositiva de altos aranceles a los bienes de consumo que produzcan los mexicanos “es una ilusión”, dijo ayer a Línea Abierta el Dr. Raúl Hinojosa-Ojeda, profesor de la UCLA. En conversación con Samuel Orozco, director de Noticias de Radio Bilingüe, Hinojosa rechazó que México sea el mayor beneficiado del Tratado de Libre Comercio, que Trump amenazó revisar y eventualmente terminar. Agregó que si el presidente electo cumple su amenaza, además de crear una crisis en el sistema financiero global, al fracasar este plan se desplomarían sus niveles de su popularidad y credibilidad, lo que podría derivar en la invención de una nueva guerra para distraer a la opinión pública y generar las fuentes de empleo que este país necesita, y que en opinión de Trump se han fugado hacia México. Por su parte, el afamado escritor y poeta mexicano, Homero Aridjis, dijo en la segunda media hora de este programa que aquí reseñamos, y que conduce Samuel Orozco, que en lugar de levantar el muro fronterizo de casi dos mil millas que propone Trump, se podría construir mejor un muro de paneles solares a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, una zona semidesértica de mucho sol casi todo el año, con lo que se generarían los trabajos que le hacen falta a ambas economías y se produciría energía limpia para combatir la contaminación ambiental y el calentamiento global que aflige al planeta.


En esta charla con Samuel Orozco, director de Noticias de Radio Bilingue, y conductor del programa de Línea Abierta, el Dr. en economía, Raúl Hinojosa-Ojeda, profesor del Departamento de Estudios Chicanos/Chicanas en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), desestimó las promesas de campaña que hizo Donald Trump al electorado, y que sigue prometiendo ahora como presidente electo de Estados Unidos (EU) a dos semanas de asumir el magno puesto. Hinojosa calificó dicha promesa de acabar con el Tratado de Libre Comercio (TLC), como “una ilusión”, algo impensable en una economía global de libre mercado que reacomoda empleos y capitales según convenga a sus intereses.

La realidad es que hoy en día, hablando específicamente de comercio, lo que ha pasado con la economía no tiene que ver con el TLC, dice Hinojosa:

“El TLC más que nada era una definición de reglas de lo que ya estaba operando. La economía de México y EU están muy integradas, y se producen cosas en ambos lados de la frontera”. La mayoría del comercio entre estos dos países se hace con “piezas que se producen en un país y que se mueven a otro, y que al final de cuentas se produce algo en América del Norte”, afirma el economista.

Agrega que muchas de estas mercancías se exportan y compiten con otros productos que se hacen en China y en otras partes. “Sin esta relación simbiótica entre EU y México, Estados Unidos perdería muchísimo más comercio y empleo, de lo que hay. México ayuda a los Estados Unidos a mantener su competitividad a nivel mundial”. Por los bajos salarios y costos de producción de las plantas industriales mexicanas, que ya sólo ensamblan partes producidas con insumos extranjeros, lo que no tienen una derrama en la cadena productiva de México.

Hinojosa-Ojeda-cc-ny2Hinojosa afirma además que los estudios que han realizado sobre el lugar de origen de los votantes que sufragaron por Trump, y donde hay comercio con México y migración de México, irónicamente “el 97.5 por ciento de los condados que votaron por Trump, ¡no conocen un mexicano!, básicamente. Y tampoco tienen ningún comercio relacionado con México. Y entonces, ¿qué nos dice eso? Que la gran mayoría que ha votado por Trump, son personas de la economía más atrasada de EU. Y realmente no son las zonas donde ni los migrantes quieren ir, ni tampoco están envueltos en el comercio”.

Por el contrario, afirma el economista, las zonas más avanzadas de la economía estadunidense, son las zonas que han votado históricamente por los demócratas, como California con áreas que son las más competitivas a nivel mundial por la alta tecnología que producen.

“En todas las áreas donde ha habido plantas que se cierran y se mueven a México realmente hay un impacto pequeñísimo. La gran mayoría de los empleos que se han perdido, no tienen que ver con comercio ni con China. Tienen que ver con la alta tecnología, los robots, la automatización. Eso es lo que al mismo tiempo está reduciendo el empleo tradicional de las fábricas”.

Y afirma Hinojosa que la mejor tecnología se traduce en menos trabajos. Y que se culpa de los fracasos al “otro”, al extranjero…, una especie de “hackeo” de los cerebros, que es como históricamente se ha hecho. Y California, que es el estado económico más avanzado, que tiene más comercio con México, más migración con México está mucho más integrado con los mexicanos y estamos viviendo mucho mejor a ambos lados de la frontera”.

Otros interesantes aspectos de la economía bilateral, que a diferencia de los que proclama Trump beneficia más a EU que a México, son discutidos en este programa conducido por Samuel Orozco. De hecho hoy The New York Times afirma en un artículo que más de la mitad de los trabajadores en México viven por debajo de la línea de pobreza; su situación salarial no ha mejorado desde antes que en 1994, cuando iniciara el TLC, sostiene el periódico.

En este programa se habla incluso sobre los mecanismos que pueden llevar a Trump a inventar una guerra con algún país extranjero, y no necesariamente con México, cuando pierda popularidad y credibilidad y queden al descubierto sus falsas promesas o “ilusiones” de terminar con el TLC, y se enfrente a la reelección, por ejemplo. Una economía de guerra para generar los empleos que se han ido y distraer la atención de la opinión pública.

¿Hará realidad Trump sus promesas de campaña, su guerra comercial contra México?, pregunta Orozco. La respuesta del Dr. Raúl Hinojosa, así como una proyección sobre el futuro de la economía de este país puede escucharla en el enlace de abajo:

En la segunda parte de Línea Abierta, en amena conversación con el afamado escritor mexicano, ensayista, poeta y líder ecologista, Homero Aridjis, Orozco pregunta a este intelectual su opinión sobre la propuesta de Trump de construir un muro fronterizo. Con una respuesta original y francamente noble, así como bastante prometedora para rescatar a la economía bilateral, el afamado poeta plantea la construcción mejor de un muro pero de paneles solares a lo largo de dicha frontera, para generar las fuentes de trabajo que las economías de ambos países tanto necesitan, así como para crear una fuente casi inagotable de energía limpia, con la cual reducir la contaminación del medio ambiente y combatir el calentamiento global.

Partiendo de la publicación de un artículo recientemente aparecido en The Huffington Post, “En vez del muro de Trump, construyamos una frontera de paneles solares”, esta contrapropuesta de Homero Aridjis a una de las promesas mejor vendidas por Trump entre su electorado no es una metáfora poética surgida de la inspiración del escritor, sino un proyecto bastante real que se antoja pertinente para los tiempos actuales que demandan una transición a proyectos de energía limpia y económica para los consumidores. Es dice Orozco, un proyecto ‘Hecho en México’.

El presidente electo Donald Trump ha insistido en exigir que México construya un muro en nuestros países, comienza diciendo el artículo de Aridjis en el Huffington Post, en una traducción al español hecha con este propósito por Samuel Orozco. Hay por cierto una manera en que México puede crear una barrera entre los Estados Unidos y México, que se construiría exclusivamente en el lado mexicano, y que le daría beneficios sustanciales a ambos países y al planeta. Una Frontera Solar.

Homero Aridjis“La luz del sol en los desiertos de México es más intensa que en el Suroeste de los Estados Unidos, debido a la latitud más baja, los patrones de nubes más favorables…, los costos de construcción y mantenimiento de plantas solares en México son más bajos. Así la construcción de una serie de pantas a lo largo del lado mexicano de la frontera podría impulsar la economía de las ciudades de ambos lados más rápidamente, y con menos costo que con plantas similares construidas al norte de la frontera”, dice la contrapropuesta de Aridjis a las pretensiones de Trump.

Y es que la energía solar ya se está construyendo con costos más bajos que la del carbón, con plantas solares a lo largo de la frontera de 3 mil 142 kilómetros, sostiene el también ambientalista. Y luego explica cómo la transportación de esta energía es más ligera y genera menos calor que las redes de electricidad de alto voltaje convencionales.

De manera en ocasiones poética Homero Aridjis discurre a través de la conversación con explicaciones técnicas y resultados de los beneficios económicos para ambas naciones y sus trabajadores. El proyecto encara el problema del muro que plantea Trump, “pero en lugar de que sea un muro de discordia, de separación de comunidades, de discriminación racial, social… que sería como un especie de Muro de Berlín… entre dos países soberanos que históricamente han tenido problemas pero que también tienen una cercanía de poblaciones”, afirma el intelectual.

Para oír el desenlace de esta amena e interesante plática, escuche el enlace de abajo:

Artículos relacionados:

Trump amaga a Toyota con fuerte arancel si fabrica en México

Mexicans Are the Nafta Winners? It’s News to Them 

Download
This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature, Política y Elecciones. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo