Extiende el Senado Fondo de Compensación a las Víctimas del 9/11. Falta la firma de Trump

Socorristas que acudieron al rescate  y la limpieza de los escombros en la Zona Cero tras los ataques terroristas del 9/11. Foto: FBI.

Socorristas que acudieron al rescate y la limpieza de los escombros en la Zona Cero tras los ataques terroristas del 9/11. Foto: FBI.

De la redacción

El Senado de Estados Unidos aprobó este martes el proyecto de ley para financiar permanentemente el Fondo de Compensación de Víctimas del 11 de septiembre 2001, que originalmente fue concebido para cubrir los daños a las personas afectadas hasta 2004. El proyecto había pasado a principios de mes en la Cámara de Representantes y ahora sólo se espera que el presidente Trump lo firme.

En una votación de 97-2 (con las únicas dos excepciones de los representantes republicanos, Rand Paul, de Kentucky y Mike Lee, de Utah), el Senado aprobó un fondo para compensar permanentemente durante varias décadas a las personas que resultaron heridas durante los ataques terroristas de 2001, y a las personas empleadas para eliminar los escombros de las desaparecidas Torres Gemelas, que fueron blanco de los ataques y cuyos escombros se convirtieron en condiciones muy peligrosas para la salud.

Temiendo que los fondos se agotaran antes de expirar en 2020 John Feal, uno de los sobrevivientes entre los primeros que respondieron a la emergencia, y John Stewart, el ex comediante que abandonó su oficio y se dedicó desde entonces a la lucha por conseguir la compensación permanente para los afectados presionaron al Congreso para que aprobara la extensión antes de que las compensaciones disminuyeran y el fondo expirara.

Según el Departamento de Justicia, “El fondo original, de 2001 a 2004 distribuyó más de 7 mil millones de dólares para compensar a las familias de más de 2 mil 880 personas que murieron en el fatídico 11 de septiembre, y 2 mil 680 personas que resultaron heridas, reporta hoy CNN.

Como se sabrá, en 2011 el Congreso había reactivado el fondo y en 2015 lo volvió a autorizar por cinco años adicionales, asignando otros 7 mil 400 millones de dólares para ayudar a miles de personas más.

“El fondo se estableció para dejar de tomar nuevas reclamaciones en diciembre de 2020”, señala la fuente. De las 2 mil 977 víctimas asesinadas en los ataques del 11 de septiembre de 2001, 412 eran trabajadores de emergencia en la ciudad de Nueva York que respondieron a las labores de rescate y limpieza en el World Trade Center.

Según el Programa de Salud del World Trade Center, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, estableció que la exposición a los ataques terroristas del 9/11 puede haber causado una variedad de afecciones de salud, incluidas lesiones traumáticas agudas, así como enfermedades del sistema respiratorio y digestivo, y también desarrollan cánceres que incluyen linfoma, leucemia y mieloma.

Algunos de los primeros rescatistas siguen muriendo. De hecho, horas antes de la votación en el Senado el bombero Kevin Nolan murió de cáncer provocado por la inhalación de los tóxicos químicos de los escombros de la zona siniestrada denominada la Zona Cero.

Luego, durante el lapso que va de 2011 a 2016 el fondo había recibido más de 19 mil formularios de compensación y casi 20 mil más a partir de 2016 y hasta 2018, “en parte debido a un aumento en la tasa de enfermedades graves”.

Por eso es que ante la disminución de los recursos y el aumento de las reclamaciones el administrador del fondo anunció en febrero que tendría que reducir significativamente las compensaciones.

El nuevo proyecto de ley aprobado por el Senado busca extender la fecha de expiración de las compensaciones hasta el año 2090 “y costaría lo que se considere necesario”. Pero la Cámara de Representantes votó (402 a 12), para volver a autorizar permanentemente el fondo hasta 2092 a principios de julio, y la Oficina de Presupuesto del Congreso estimó el costo en 10 mil 200 millones de dólares durante la próxima década.

Por su parte, la Oficina de Presupuesto del Congreso estima que el nuevo proyecto que lleva por nombre, James Zadroga, Luís Álvarez y Ray Pfeifer, dos detectives de la policía de Nueva York y un bombero que respondieron a los ataques y murieron debido a complicaciones de salud atribuidas a su trabajo en la Zona Cero, “costará alrededor de 10 mil millones de dólares durante la próxima década”.

La senadora demócrata por Nueva York, Kirsten Gillibrand, presente en la sesión de ayer en el Senado de Estados Unidos, al escuchar la decisión exclamó: “El Senado prometió que nunca ‘lo olvidaríamos’, y hoy finalmente cumplimos esa promesa”■

Video relativo al evento en el Senado (inglés).

After hundreds of first responder deaths, Senate finally votes to reauthorize 9/11 Victim Compensation Fund

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.