Expira moratoria nacional de desalojo en medio de la peor pandemia del siglo

Carolina Ramírez y  el abogado Noah Grynberg (de barba), se preparan para anunciar la victoria contra el desalojo. Foto: Rubén Tapia.

Carolina Ramírez y el abogado Noah Grynberg (de barba), se preparan para anunciar la victoria contra el desalojo. Foto: Rubén Tapia.

De la redacción

El 24 de Agosto expiró la protección federal de 120 días de moratoria a las evicciones contenida en la Ley CARES. De esta suerte se espera que decenas de millones de estadunidenses entrarían a la media noche de hoy lunes en una nueva crisis, en medio de la pandemia del Covid-19, ante el peligro de perder sus viviendas ya sea por no poder pagar el alquiler o la hipoteca. Sin embargo, no debe desesperarse sino buscar ayuda. Las evicciones no ocurrirían inmediatamente.

Esta semana 28 millones de estadunidenses -de los 37 millones que perdieron su trabajo- reclamaron sin éxito el beneficio de desempleo de 600 dólares semanales contenido en la primera ronda del paquete de alivio por la pandemia del coronavirus, o Ley de los Héroes (HEROES Act), que expiró en agosto.

Los demócratas sometieron hace tres meses al Senado una extensión de dicha ley de ayuda, pero el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell simplemente la ignoró, junto con una pila de otros proyectos legislativos.

Ya de por sí el primer paquete de estímulo presentaba serias barreras -¿o trampas?- para muchos trabajadores que, al carecer de cuenta bancarias no eran elegibles para recibir el desempleo en depósitos directos. Y ni qué decir de los inmigrantes indocumentados, que a través del número de Identificación Personal (ITN) contribuyen al fisco con decenas de miles de millones de dólares anualmente. Ellos, como siempre y como con todo, se quedaron afuera de esa ayuda.

De acuerdo a un análisis de los datos del Censo, realizado por el Instituto Aspen, que reúne a “líderes de opinión, creativos, académicos y miembros del público diversos y no partidistas para promover y mejorar las acciones tomadas en el mundo real”, sin la ayuda por desempleo que busca ser expandida a una segunda ronda, “hasta 40 millones de personas podrían ser desalojadas de sus viviendas durante el próximo año en medio de la peor recesión económica desde la Gran Depresión”; y en medio también de la mortal pandemia del siglo: el Covid-19, que ha cobrado183 mil muertes y 6 millones de casos de infecciones.

O sea que el 12 por ciento de la población de Estados Unidos podría irse a la calle, o el equivalente a toda la población de California, el estado más poblado del país, cuyos habitantes por cierto estarían protegidos del desalojo hasta enero siempre y cuando paguen el 25% de su alquiler durante ese lapso, según una propuesta anunciada el viernes por funcionarios estatales.

Sin embargo dicho plan, reporta Los Ángeles Times, “enfrenta el gran obstáculo de tener que obtener dos tercios de los votos en cada cámara al finalizar las sesiones de la Legislatura hoy lunes por la noche”, tras haber sido visto como “un compromiso con los grupos de propietarios que se oponen a un proyecto de ley pendiente, AB 1436, del asambleísta estatal de San Francisco, David Chiu, que habría evitado que los inquilinos fueran desalojados si no pagaran alquiler hasta abril”.

No obstanbte, algunos otros estados y ciudades aún ofrecen protecciones temporales de desalojo de emergencia, “pero son a todas luces insuficientes”, dijo a la cadena MSNBC este domingo el exSecretario de Vivienda bajo Obama, Julián Castro, quien afirmó que Texas es uno de esos estados. “Por ejemplo, la ciudad de San Antonio –de la que fue alcalde- aportó 25 millones de dólares para ayudar a prevenir una crisis de desalojos masivos, pero eso no es suficiente; se necesita un paquete de ayuda financiera federal que evite lanzar a millones de familias a la calle”, dijo.

De esta suerte, las consecuencias de una crisis de desalojos son severas, dice la fuente. “La crisis económica derivada de la pandemia de Covid-19 ha aumentado drásticamente el riesgo de ejecución hipotecaria y quiebra, especialmente entre los pequeños propietarios”. Y anticipa daños a largo plazo, a familias e individuos arrendatarios; disrupción del mercado de viviendas asequibles; y desestabilización de comunidades enteras en Estados Unidos. En California principalmente negros y latinos.

Vale recordar que cuando la Ley CARES se convirtió en ley en marzo, “los dueños de propiedades cubiertas por la ley no podían iniciar el proceso de desalojo contra los inquilinos por falta de pago del alquiler hasta el 25 de julio, momento en el que debían avisar a los inquilinos con 30 días de anticipación de su intención de solicitar un desalojo”. Pero rápidamente esto llegó a los tribunales locales, y esa fecha se extendió hasta el 24 de agosto.

La semana pasada dicho periodo de ‘gracia’ concluyó, y si ha recibido un aviso de su arrendador, de que debe pagar o desalojar su casa, hoy es el primer día en que pueden presentar una solicitud de desalojo en su contra ante la corte.

Pero si esto llegara a sucederle, no significa necesariamente que tenga que mudarse de su casa hoy mismo; sino que sólo se ha iniciado un proceso de desalojo en su contra. “Dependiendo de las leyes de su lugar de residencia, así como de lo atrasado que esté el expediente del tribunal civil en su condado, podrían pasar días, semanas o incluso meses antes de que un juez escuche su caso”, dice por su parte c/net.

Y una vez que se emita un fallo en su contra y se ordene un desalojo, nuevamente, dependiendo de las leyes del lugar donde vive, “podría tener tan sólo dos días o una semana o más para empacar sus pertenencias y encontrar otro lugar donde vivir”.

Con todo, no se desespere, busque ayuda en el enlace de aquí abajo si teme recibir una orden de desalojo:

Emergency Bans on Evictions and Other Tenant Protections Related to Coronavirus
Information on eviction moratoriums and tenant protections being enacted due to outbreak of COVID-19.

Algunas notas recientes de nuestro servicio sobre el tema:

Noticiero Latino Edición del Valle: Condados y municipalidades ayudan con pago de renta, educación y pruebas Covid-19.

Ola de desalojos; incendios.

Con un pie en el “acantilado de los desalojos”

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Crisis de Desalojos, Homepage Feature. Bookmark the permalink.