Estadunidenses nativos, con tasas mucho más altas de criminalidad que los inmigrantes

De la redacción

Desde que asumió el cargo en 2017, el presidente Trump amplió y endureció la aplicación de la Ley de Inmigración interior, y facilitó e incentivó a los gobiernos estatales y locales para cooperar con las autoridades de Inmigración. Este informe proporciona números y características demográficas para informar mejor el debate de políticas públicas sobre inmigración y delincuencia.

La detención de inmigrantes en Estados Unidos, documentados y no,  creció demasiado en los últimos tres años. Radio Bilingüe ha documentados amplia y oportunamente los diversos ataques de la administración Trump a esta comunidad, ya sea de la Patrulla Fronteriza, con niños enjaulados y arrancados de los brazos de sus padres, o de ICE en los centros de trabajo, sus viviendas, escuelas y hospitales, y hasta en las cortes legales. O introduciendo la noción de carga pública, incluyendo la pregunta de ciudadanía en el Censo, anulando casi la figura del asilo, y otros ataques menos visibles o silenciosos, como reportamos ayer.

Por otro lado, la necia construcción del muro fronterizo refuerza la falsa narrativa gubernamental sobre las supuestas altas tasas de criminalidad de los inmigrantes indocumentados y no, con la idea es influir en la percepción pública acerca de que son “una fuente importante y desproporcionada de delincuencia en Estados Unidos”. Esta idea ha sido sin embargo ampliamente desmentida por diversas instituciones de investigación.

El Instituto CATO, por ejemplo, que es un centro de investigación conservador, que defiende una menor intervención del gobierno en la vida pública y favorece el libre mercado, presenta aquí un muy amplio informe basado en datos de la Encuesta sobre la Comunidad Estadunidense del Censo de Estados Unidos, para analizar a los inmigrantes encarcelados de acuerdo con su ciudadanía y estado migratorio en 2017.

Los datos del informe de CATO muestran que “Por sí mismos, los inmigrantes, legales e ‘ilegales’ (este entrecomillado es nuestro), tienen menos probabilidades de ser encarcelados que los estadunidenses nativos”, en el contexto de la población general.

Algunas de las siguientes estimaciones relativas a 2017

De un millón 926 mil 390 estadunidenses nativos, 106 mil 431 inmigrantes indocumentados y 52 mil 424 inmigrantes legales que fueron encarcelados en 2017 son:

  • Nativos: Mil 471 por cada 100 mil;
  • Indocumentados: 756 por cada 100 mil;
  • Inmigrantes legales: 364 por cada 100 mil

Probabilidades de ser encarcelados respecto a los estadunidenses nativos

  • Indocumentados: 49% menos
  • Legales: 75% menos

Si los estadunidenses nativos fueran encarcelados al mismo ritmo que los inmigrantes indocumentados:

943 mil nativos menos serían encarcelados.

Si los nativos fueran encarcelados al mismo ritmo que los inmigrantes legales:

  • Estadunidenses nativos: 1 millón 926 mil 390 serían encarcelados.
  • Indocumentados: 106 mil 431 serían encarcelados.
  • Inmigrantes legales: 52 mil 424 serían encarcelados.

Tasas de encarcelamiento por estado migratorio, edades 18–54. Características demográficas y sociales y por género:

  • Los indocumentados de América Latina tienen la tasa de encarcelamiento más alta de cualquier grupo, en parte porque son más propensos a ser encarcelados por delitos de Inmigración (cruce ilegal de frontera, trabajar sin permiso, usar ‘papeles’ falsos), y ser retenidos en centros de detención de ICE.
  • Los nacidos en otros países tienen las tasas de encarcelamiento más altas o las segundas más altas, seguidos por los nacidos en Estados Unidos.
  • Alrededor del 67% de todos los inmigrantes en Estados Unidos provienen de los 20 principales países de origen, para la población nacida en el extranjero.
  • De ellos, los inmigrantes legales e indocumentados de Honduras tienen las tasas de encarcelamiento más altas.
  • Las tasas más altas de encarcelamiento de inmigrantes indocumentados de México, El Salvador, Guatemala y Honduras probablemente se vean exacerbadas por el número significativo de ellos detenidos por delitos de inmigración.
  • La distribución de los presos por su estado migratorio y región de origen muestra que el 6.36% de todos los presos son de América Latina, mientras que el 91.76% nació en Estados Unidos.
  • Alrededor del 88.5% de todos los prisioneros son hombres, mientras que sólo el 11.5% son mujeres.
  • Las mujeres inmigrantes legales y no, constituyen una proporción menor de sus respectivas poblaciones de prisioneros que las mujeres nacidas en el país, mientras que los hombres representan una proporción mayor.
  • La distribución por sexo de los presos inmigrantes legales es mucho más cercana a la de los estadunidenses nativos que a la de los inmigrantes indocumentados.
  • Los estadunidenses nativos y los inmigrantes indocumentados tienen mayores tasas de encarcelamiento cuando son jóvenes.
  • La tasa máxima de encarcelamiento para los nativos es entre los 35 y los 39 años; para los indocumentados es de entre los 25 y 29, y para los legales varía mucho menos con el tiempo, alcanzando un máximo de entre los 30 y 34 años.
  • Las tasas de encarcelamiento de inmigrantes legales e indocumentados generalmente aumentan con la cantidad de tiempo que han pasado en Estados Unidos. Los que emigran a una edad más temprana tienen más probabilidades de ser encarcelados.
  • Los inmigrantes indocumentados que tenían la edad suficiente para elegir venir ilegalmente son más respetuosos de la ley que los que fueron traídos aquí como menores de edad.

Conclusiones

Los inmigrantes, legales y no, tenían menos probabilidades de ser encarcelados que los estadunidenses nativos en 2017, al igual que en 2014 y 2016. Los encarcelados no representan el número total de inmigrantes que pueden ser deportados bajo la ley actual, o el número total de inmigrantes condenados, sino simplemente aquellos que están encarcelados. Cuanto más joven sean los inmigrantes a su llegada a Estados Unidos, y cuanto más tiempo estén aquí, más probabilidades tendrán de ser encarcelados como adultos.

Hay otras consideraciones interesantes, pero por razones de espacio se recomienda que mejor acudan a la fuente para mayor información■

Criminal Immigrants in 2017: Their Numbers, Demographics, and Countries of Origin

Otra Nota de Interés:

“When immigrants are more loyal than their president”

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.