Erróneo enfocarse en números nacionales de inscripción al Obamacare

centroMarco Vinicio González

Noticiero Latino, Nueva York

 

 

 

A tres días de vencer la fecha límite para obtener un plan médico bajo la Ley de Salud Costeable, la experiencia de las inscripciones en el mercado de intercambio en los estados ha sido dispareja a lo largo del país, reporta The New York Times.

En Oregon, por ejemplo, ha sido un desastre la inscripción en línea, y en Texas la oposición política a Obamacare es tan fuerte que algunos residentes creen -erróneamente- que el programa está prohibido en su estado. En Connecticut sin embargo se han inscrito tantos y con tanto éxito por la eficiencia de sus operadores, que los funcionarios están ofreciendo vender sus conocimientos a estados como Maryland, con problemas en sus procesos de inscripción. Por su parte California se ha ubicado a la vanguardia, con la mayor cantidad de nuevos asegurados.

La Casa Blanca dijo ayer que más de seis millones de personas se han inscrito a través de los intercambios, y la fuente afirma que analistas independientes sostienen que unos 3.5 millones de beneficiarios se han sumado a la nómina del Medicaid.

La Directora de política de salud pública de la Oficina de reforma de salud en el Departamento Salud y Servicios Humanos en Washington, DC, Mayra Álvarez dijo a Noticiero Latino que con la Ley de Salud Costeable ahora los jóvenes permanecen hasta los 26 años en las nóminas de sus padres y que esto habría de considerarse en los números de los nuevos asegurados:

Esto ha dado la oportunidad a tres millones de jóvenes, para tener la cobertura que necesitan… Y eso es aparte de los seis millones de personas que se han inscrito por el mercado”.

The New York Times considera sin embargo que el programa conocido como Obamacare “se parece menos a una revisión federal pareja en toda la nación, que a una colección de empresas individuales que operan de forma desigual estado por estado, en el laboratorios de la democracia”.

Es temprano para conocer las cifras exactas de las inscripciones, por lo menos no hasta después del lunes próximo, y sólo a groso modo por que una buena mayoría de personas suele dejar las cosas para el último momento, y se espera que una avalancha sevolcará sobre el Internet, los teléfonos y los centros de inscripción durante este último fin de semana, para no dejar pasar la gran oportunidad de tener cobertura médica, muchos quizás por primera vez, en un país donde los servicios de salud son tan caros. Así que estas primeras cifras preliminares podrían no revelar mucho.

Las autoridades federales no tienen números totales, porque resulta casi imposible desglosar y analizar exhaustivamente la información en estos momentos, como para saber por ejemplo cuántos efectivamente pagaron sus primas, qué planes escogieron, de qué género y grupo étnico, etcétera. Los expertos independientes advierten que el intenso enfoque en los números nacionales es un error, y que serán necesarios varios años para evaluar plenamente el impacto de la ley. Y recalcan que mucho menos consideran este dinámico proceso de las inscripciones a un plan médico, ni como un éxito ni un fracaso.

Las aseguradoras dicen que apenas están empezando a tener una idea de la salud de las personas que se inscriben en los intercambios, en parte, al comenzar a analizar los datos de prescripción temprana y para ver si alguna de las personas que han firmado habían sido clientes anteriores. Algunas aseguradoras, como Florida Blue, reportaron haber visto un aluvión de inscripciones en tanto se aproximaba la fecha límite del 31 de marzo. En Filadelfia, el presidente ejecutivo de Independence Blue Cross dijo al Times que la mezcla de personas menores de 35 años parece estar en aumento.
Pero las compañías dicen también que es demasiado pronto para decir si los mercados van a tener éxito. Como Andy Williams, director de Marketing de Consumo de Blue Cross de Nebraska, quien dijo a la fuente: “Esto es realmente un proceso de dos a tres años para que el polvo se asiente”.

Mayra Álvarez explicó a Noticiero Latino que las proyecciones eran alcanzar,primero, siete millones de nuevos asegurados. Que en el unvierso de millones de desasegurados que existen en Estados Unidos, unos diez millones de latinos eran elegibles para acogerse a la ley de salud. Pero luego estas proyecciones se volvieron seis millones, dice la también analista, y que las cifras han estado cambiando.

Álvarez afirmó enfática que al margen de todas las proyecciones ellos se fijaron trabajar para asegurar a diez millones de personas o más, y que el trabajo no cesa para nada el 31 de marzo. Además, aplaudió el anuncio de la Casa Blanca que ofrece una extensión de 15 días para completar su proceso de inscripción pero sólo a algunos, aquellos que ya iniciaron el trámite y que por alguna razón se hallan atorados.

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.
  • Foro Comunitario: Educación Latina: Crissi y Respuesta

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo