Enorme pérdida de cobertura médica y de financiamiento al Medicaid trae el plan de salud republicano

El vocero de la Cámara de Representantes, Paul Ryan (R-Wis), al centgro, el jefe del Comité de Energía y Comercio, Greg Walden (R-Ore), a la izquierda, y a la derecha Kevin McCarthy (R-CA). Foto: Susan Walsh/Associated Press.

Presentando el nuevo plan de salud, el vocero de la Cámara de Representantes, Paul Ryan (R-Wis), al centro, el jefe del Comité de Energía y Comercio, Greg Walden (R-Ore), a la izquierda, y a la derecha Kevin McCarthy (R-CA). Foto: Susan Walsh/Associated Press.

De la Redacción

El 95 por ciento de las personas que están recibiendo Medicaid a través de la expansión de la ley de salud perdería ese financiamiento federal. “La CBO estima que sólo el 5 por ciento de los inscritos en el programa de expansión seguiría siendo elegible para los pagos federales más altos en 2024, ya que el nuevo proyecto de ley eliminaría gradualmente esos pagos a los estados mientras los pacientes entran y salen de la elegibilidad”.

La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) de Estados Unidos emitió por fin el tan esperado informe sobre el efecto que tendría la flamante propuesta de ley de los republicanos para derogar y reemplazar a la actual Ley de Cuidados de Salud Costeable (ACA), también conocida como Obamacare.

De acuerdo con Kaiser Health News, el déficit actual de la nación se reduciría con el plan de salud de los republicanos 337 mil millones de dólares; o sea, 33 mil 700 millones anualmente, porque se reducirían los subsidios públicos a la salud, señala el informe de CBO. En 2016, dice, el déficit fue de alrededor de 590 mil millones de dólares.

Esta estimación de la CBO para la próxima década toma en cuenta tanto el gasto público disminuido en forma de menos ayuda a las personas para comprar seguros, y pagos más bajos a los estados para el programa de Medicaid. También incluye la disminución de los ingresos derivados de la derogación de los impuestos por la ACA para pagar los nuevos beneficios.

Una de las primeras consecuencias que tendría este proyecto de los republicanos en contraste con la ley del ramo vigente es, de entrada, la pérdida de la cobertura para 14 millones de personas el próximo año (2018), de acuerdo con el referido informe que CBO dio a conocer ayer.

Pero esta cifra de personas que irían perdiendo su cobertura se amplia, dice el informe, y para el 2026 serían unos 24 millones de estadunidenses quienes se quedarían sin seguro médico, a diferencia de los actuales derechohabientes de ACA.

“El número de personas sin cobertura de enfermedad ascendería entonces a 52 millones, contra 28 millones si la ley emblemática del presidente Barack Obama se mantuviera vigente hasta esa fecha”, reporta Afp.

El proyecto de ley de los republicanos aún se halla en discusión en la cámara baja del Congreso, para luego pasar al Senado y eventualmente reconciliarse. Entonces, “reduciría las ayudas federales al sistema de salud y enfermedad, y suprimiría la obligatoriedad universal de tener un seguro, con el fin de liberalizar más el mercado y aumentar la competencia”, sostienen los republicanos.

Las primas de la cobertura se incrementarán de un de 15 a 20 por ciento en el 2018. Los costos mensuales de los seguros aumentarían al principio, debido a la eliminación del requisito de obligatoriedad para pagar por una póliza de seguro.

Después de 2018 CBO estima que las primas promedio se reducirá en un 10 por ciento en 2026, en comparación con la ley actual. Esto se debe a que los precios más bajos para los más jóvenes animarían a más a inscribirse, dice el Secretario de Salud, Tom Price. Pero por el contrario, la ley “aumentaría sustancialmente las primas para las personas mayores”, señala la CBO.

Agrega que en una década habrá uno 24 millones más de personas sin seguro. “Los expertos del presupuesto federal estiman que la gente perderá seguro y que la caída comenzará rápidamente”. En 2018, sostiene, “14 millones más de personas se unirían a las filas de los no asegurados”, con lo que alcanzarían así los 24 millones en 2026. También, “se estima que 52 millones de personas no estarían aseguradas, en comparación con 28 millones que carecerían de seguro ese año si continuara vigente para entonces la ley actual”.

Además, “muchos estadunidenses elegirían no asegurarse más porque ya no serían multados como ocurre ahora con la actual Ley de Cuidados de Salud Costeable”, reporta Efe.

La proyección de CBO incluye a personas que actualmente son elegibles y perderían cobertura, así como a personas que podrían haber llegado a ser elegibles si más estados, como era de esperar, ampliaran la cobertura bajo ACA, lo que según CBO es poco probable que suceda ahora, con los planes de los republicanos.

El gasto federal para mantener el Medicaid, de 880 mil millones de dólares durante la década, viene principalmente imponiendo, por primera vez, un límite a las contribuciones federales a este programa para las personas con bajos ingresos. Habría 14 millones menos de afiliados al Medicaid para 2026, o 17 por ciento menos de lo proyectado bajo la ley actual.

Un reporte de Kaiser Health News acerca del estudio de CBO afirma que el 95 por ciento de las personas que están recibiendo Medicaid a través de la expansión de la ley de salud perdería ese financiamiento federal. “La CBO estima que sólo el 5 por ciento de los inscritos en el programa de expansión seguiría siendo elegible para los pagos federales más altos en 2024, ya que el nuevo proyecto de ley eliminaría gradualmente esos pagos a los estados mientras los pacientes entran y salen de la elegibilidad”.

Y agrega que el 15 por ciento de los pacientes de la clínica de Planned Parenthood “perderían acceso a la atención”. Estos pacientes, sostiene la fuente, generalmente viven en áreas sin otros lugares que les provean atención médica para personas de bajos ingresos. El proyecto de ley republicano recortaría el financiamiento del Medicaid para Planned Parenthood durante un año.

No obstante, el plan enfrentará sin embargo la oposición del ala moderada y del ala ultraconservadora del Partido Republicano, que respectivamente ven la propuesta como difícil de apoyar porque dejará a millones sin seguro, y por el otro lado porque no deroga en su totalidad al Obamacare.

Vale recordar que algunos legisladores republicanos se hallan muy nerviosos porque enfrentarán reelección en las próximas elecciones legislativas del año entrante, y han visto las revueltas que protagonizadas recientemente por sus constituyentes, en agitadas asambleas populares; porque millones de estadunidenses de bajos ingresos, o de la disminuida clase media se resisten a quedarse sin seguro de enfermedad.

Salta a la vista que las cifras de dicho plan de los republicanos para dar cobertura médica a los estadunidenses contradicen las repetidas promesas del presidente Trump, de que “nadie se quedará sin seguro de salud”■

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo