En la Marcha por la Ciencia publican fórmula molecular del aerosol para el pelo

En la marcha de DC. foto: Facebook

En la marcha de DC. foto: Facebook

De la redacción

Haciendo a un lado su tradicional postura de mantenerse alejados de la política, miles de científicos y sus partidarios, cada vez más amenazados por las políticas del presidente Trump, relativas al tema, se reunieron este sábado en cientos de capitales de todo el mundo, incluidas Washington, DC, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y otras, en lo que llamaron la ‘Marcha por la Ciencia’. Estas masivas manifestaciones se convirtieron en un llamado a la opinión pública para sumarse a la defensa del medio ambiente, pero también, y sobre todo, para abogar por la inversión económica en instituciones encargadas de vigilar y mejorar las condiciones del medio ambiente y en proyectos a la investigación científica.

En Washington, DC, dice The New York Times (NYT), “a medida que los manifestantes caminaban hombro a hombro hacia el Capitolio, la calle resonó con sus llamadas: ‘Save the E.P.A… Save the N.I.H’, así como oros cantos celebrando la actividad científica”.

Las imágenes que portaban durante la marcha los manifestantes tenían que ver con “océanos en ascenso, osos polares en peligro y rostros de famosos científicos como Mae Jamison, Rosalind Franklin y Marie Curie”, mientras otros hicieron pública una lista de verificación de las enfermedades que los estadunidenses ya no obtienen gracias a las vacunas.

En Manhattan miles salieron a las calles este ‘Día de la Tierra’ para unirse a la ‘Marcha de la Ciencia’, celebrando y exigiendo la protección de este campo de actividades en universidades e instituciones de salud y encargadas de monitorear el medio ambiente.

Entre los manifestantes predominó el tema de la preocupación por el cambio climático y la inactividad del gobierno para detenerlo, así como sus exigencias a la administración Trump para una mayor inversión económica en esfuerzos ambientales para proteger el aire y proveer agua más limpia. Además, sostuvieron que los recortes financieros a la Agencia de Protección Ambiental son un paso atrás.

De acuerdo con el canal de televisión local NY1 News, algunos manifestantes declararon estar “esperando un futuro en el que podamos resolver los problemas que tenemos usando medios científicos”, y otro manifestante dijo: “Y si no apoyamos a nuestras organizaciones científicas con fondos del gobierno, en particular en la educación, no vamos a llegar a ninguna parte”.

La Ley de Aire Limpio, la Ley de Agua Limpia y la Ley de Especies en Peligro de Extinción, ”son todas las cosas que surgieron después del primer Día de la Tierra en 1970″, dijo Bill Ulfelder, director ejecutivo de Nature Conservación. Y agregó: “Estas son cosas que deben permanecer en su lugar”.

Por su parte, la manifestación en DC, afirma el NYT, que comenzó con enseñanzas y una demostración que llenó el Monumento Ncional (National Mall), se hizo eco de las protestas en cientos de ciudades de Estados Unidos y del mundo, incluyendo marchas en Europa y Asia. En Estados Unidos había comenzado en marzo una campaña impulsada por científicos para asegurar que miles de personas se volcaran a las calles el sábado pasado. “Sus organizadores fueron motivados por Trump, quien como candidato presidencial desacreditó al cambio climático como un engaño y lanzó sospechas sobre la seguridad de las vacunas”.

Más tarde, la Casa Blanca publicaría una declaración de Trump para el Día de la Tierra, en la que “no mencionó por su nombre a la Marcha por la Ciencia”, pero pareció dirigida a sus participantes, dice la fuente. El mandatario calificó a la ciencia como una actividad crítica para el crecimiento económico, y sin que nada de lo que su administración ha hecho hasta el momento lo respalde, dijo: “Mi administración está comprometida con el avance de la investigación científica que conduce a una mejor comprensión de nuestro medio ambiente”.

Pero lo que pareció rayar en el cinismo, fue lo que agregó: “A medida que lo hacemos, debemos recordar que la ciencia rigurosa no depende de la ideología, sino de un espíritu de investigación honesta y un debate sólido”.

Los organizadores por su parte declararon al Times que esperaban que las manifestaciones del Día de la Ciencia resultaran en “una acción sostenida y coordinada, dirigida a persuadir a los funcionarios electos, a adoptar políticas coherentes con el consenso científico sobre el cambio climático, las vacunas y otros temas”.

En la marcha principal, que se llevó a cabo en el National Mall de Washington, DC., el Científico Bill Nye, que fue uno de los principales organizadores del evento, enfatizó que la ciencia sirve a todos.

“Hoy en día, tenemos un gran número de legisladores -no sólo aquí, sino en todo el mundo- que deliberadamente ignoran y suprimen activamente la ciencia”, dijo Nye a la multitud. “Su inclinación es engañosa y en el mejor interés de nadie. Nuestras vidas están en todos los sentidos mejoradas por tener agua limpia, electricidad confiable y acceso a información global electrónica”.

En la marcha en San Francisco, que fue desde el centro de la ciudad hasta el agua, publica el Times, Penelope DeVries, de 69 años de edad llevaba una pancarta hecha en con tierra azul y verde que decía: “Ama a tu madre… Tengo tres nietos, y quiero que tengan una vida hermosa como la que yo tengo”.

Muchos mensajes en la multitudinaria concentración de Nueva York adquirieron un tono político, y otros un tono hasta jocoso. Un manifestante llevaba un cartel en el que se leía: “Antes de desechar la ciencia, señor Presidente… aquí está la fórmula molecular del aerosol para el cabello”. Otra decía: “Financiar la ciencia, no los muros”■

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo