En Chicago, seis de cada 10 arrestos son de jóvenes pobres menores de 18 años

Cinco jóvenes afroestadunidenses captados en un video a la hora de estar robándose unos autos en Chicago, IL. Foto: www.howlbd.com.

Cinco jóvenes afroestadunidenses captados en un video a la hora de estar robándose unos autos en Chicago, IL. Foto: www.howlbd.com.

De la redacción

A medida que los robos de vehículos continúan aumentando, la participación de los menores en los arrestos también continúa aumentando de manera pronunciada. Se trata de jóvenes principalmente afroestadunidenses y de las minorías. Hasta el 20 de mayo de este año, los menores de 18 años representaron aproximadamente 6 de cada 10 arrestos, un aumento de alrededor del 35 por ciento comparado con todo el 2016, según las estadísticas de la policía que cita hoy The Chicago Tribune.
Dado que tan pocos robos de autos terminan en arrestos, sólo se ha registrado alrededor del 9.5% de los casos en 2018, “es difícil saber con certeza qué tan grande es el porcentaje del total de los jóvenes problemáticos”. Pero el papel de los menores en un crimen que puede ocurrir en cualquier lugar de Chicago, Illinois, “ha generado cada vez más críticas sobre cómo maneja el sistema judicial a estos jóvenes delincuentes”.
Un análisis del Tribune, de los registros de la corte de menores del condado de Cook en un período reciente de cuatro años, encontró que “alrededor de un tercio de los menores arrestados por la policía de Chicago por robo de autos, miembros de las minorías princialmente, terminaron enfrentando cargos menos graves, como robo de automóvil o incluso ofensas menores”.

Un robo de auto es cuando alguien roba un automóvil después de sacar a un automovilista a la fuerza, “a veces mientras usa un arma”, dice la fuente.

Agrega que como resultado de un cambio en la ley estatal que entró en vigencia a comienzos de 2016, “un cargo de robo de auto ya no activa a los menores de 18 años para una transferencia automática a una corte de adultos, donde las consecuencias son a menudo mucho más severas”.

La policía sugiere que no es coincidencia que 2016 sea el año en que los robos de autos se dispararon en Chicago. “Ese fue también el mismo año en que los tiroteos y asesinatos alcanzaron niveles nunca vistos durante dos décadas”.
Michael Toomin, el juez que preside el Sistema de Justicia Juvenil del condado de Cook, después de muchos años de juzgar en el principal tribunal penal para adultos, declaró a la fuente que “Los jovencitos se han iluminado con las consecuencias”.

Los robos de autos pueden llevar a un largo tiempo de prisión para los adultos. Los condenados por llevar a cabo el crimen con un arma enfrentan de seis a 30 años de prisión, de cuatro a 15 años si no están armados, dice la fuente.

Por el contrario, muchos menores condenados por secuestro de automóviles enfrentan libertad condicional o, para aquellos con antecedentes penales, algunos meses en una prisión estatal para menores.

Y a partir de 2016, una nueva ley estatal impulsada por el presidente de la Junta del Condado de Cook, “Toni Preckwinkle descalificó a menores de 15 a 17 años para ser transferidos automáticamente a la corte de adultos si se los acusa de secuestro vehicular agravado o robo a mano armada”.

Por su parte, el subjefe de la policía de Chicago, Brendan Deenihan, que supervisa un programa de intervención dentro del departamento para prevenir la reincidencia de menores, dijo que el elemento criminal en Chicago para formular un cargo es “muy versado –o diferente- en muchas leyes”.

Por ejemplo, “los miembros de pandillas que necesitan robar un automóvil para usar en un tiroteo desde un autocinema saben reclutar a un menor para llevar a cabo un robo de auto, ya que si lo atrapan las penas son mucho menos severas”, dijo Deenihan a la fuente.

“Desde que cambiamos esa ley (transferencia automática), ahora se ha visto aumentar las cifras de jóvenes en esta categoría”.

Pero los defensores juveniles como Stephanie Kollmann, directora de políticas del Centro de Justicia Infantil y Familiar de la Facultad de Derecho Pritzke,r de la Universidad Northwestern, creen que “es demasiado pronto para culpar a la ley”.

Y se pregunta: “¿Queremos seguir invirtiendo en respuestas que nos den una falsa sensación de seguridad y nos ayuden a ejercitar nuestro instinto de castigo, o deseamos invertir en respuestas que responsabilicen a las personas pero que se centren en la rehabilitación por encima del castigo?”

Incluso probar el robo de automóviles puede ser difícil porque la ley estatal requiere que los fiscales demuestren que los automovilistas detenidos en un vehículo robado sabían que el automóvil había sido robado. Y es que las personas atrapadas con vehículos secuestrados a menudo afirman que no sabían que fue robada, lo que resulta en un cargo menor de allanamiento criminal.

Un proyecto de ley que aprobó la legislatura estatal y espera la firma del gobernador Bruce Rauner eliminaría ese requisito y permitiría a los funcionarios que persiguen cargos, “considerar los hechos y circunstancias circundantes”.

Amy Campanelli, quien encabeza la oficina del defensor público del condado de Cook, que representa a los acusados ​​indigentes, criticó la medida por facilitar que los fiscales “quiten la libertad a alguien” antes de que él o ella hayan sido condenados.

This entry was posted in Homepage Feature, Jóvenes. Bookmark the permalink.