Empleados federales pasan apuros por cierre del gobierno

Cientos de trabajadores de NASA y la Guardia Costera esperan en fila afuera del Restaurante

Cientos de trabajadores de NASA y la Guardia Costera esperan en fila afuera del Restaurante “Killen’s BBQ” en Pearland, Texas. El local alimenta de forma gratuita a empleados federales afectados tras el cierre de gobierno.

Ahora que el Senado ha bloqueado los últimos intentos por reabrir el gobierno, y sin un acuerdo seguro entre el Congreso y la Casa Blanca, el cierre parcial del gobierno causa agudas dificultades en millones a través del país. Sobre cómo se las están arreglando algunos para sobrevivir sin sueldo, nuestra corresponsal en Houston, Texas, Mariana Pineda conversó con dos de ellos.


Mayra Curiel Coordinadora de Servicios al Cliente del Banco de Comida de Houston.

Mayra Curiel Coordinadora de Servicios al Cliente del Banco de Comida de Houston.

En el Banco de Alimentos de Houston, el más grande en la nación que ofrece servicios de comida a unas 800 mil familias por año, Héctor Pérez, oficial del Departamento de Seguridad Nacional en el Aeropuerto Internacional de esa ciudad texana hace fila para recibir ayuda alimenticia pero no es el único, afirma Mayra Curiel, una de las coordinadoras:

Un número bastante grande de empleados federales han estado acudiendo aquí…

Tras un breve saludo, ganada su confianza Héctor cuenta cómo están afectando a su familia estos 35 días del cierre parcial de gobierno.

Héctor, de 44 años de edad tiene dos hijos y dice que a duras penas se sostienen con el sueldo de su esposa.

Héctor Pérez, ofcial del Departamento de Seguridad Nacional.

Héctor Pérez, ofcial del Departamento de Seguridad Nacional.

Mi sueldo es lo que paga todos los gastos en la casa; el seguro, las tarjetas de crédito. Mi esposa es maestra, el sueldo de ellos no es tanto como el mío

Lo que más agobia a Héctor es el impacto emocional que la falta de recursos pueda tener en sus hijos, de 17 y ocho años. En especial, le preocupa el menor.

A diario me pregunta, me dice, ‘papi, ¿cuándo va a abrir el presidente Trump el gobierno para que te pague?’ –Llora. Eso para mí es muy duro, ¡para que él a su edad sepa lo que está pasando!

Héctor señala lo que su familia se ha limitado en el último mes:

Tratar de no gastar, de salir a comer, sacara a los niños a diversiones, al cine

 Se escucha en el ambiente al Secretario de Comercio, Wilbur Ross…

I don’t really quite understand why, because I’ve mentioned before the 30 days’ pay of some people there’s no reason why they should not get a loan

(Realmente no entiendo muy bien por qué… porque como mencioné antes del pago de 30 días de algunas personas, no hay ninguna razón por la que no deban pedir un préstamo).

Según el restaurante

Según el restaurante “Killen’s BBQ” cada viernes y hasta que dure el cierre de gobierno, ayudarán con comida a los empleados federales, como los que se ven haciendo cola en esta foto, siempre y cuando presenten su identificación correspondiente.

Recientemente Ross criticó a los trabajadores federales que acuden a los bancos de alimentos. Les recomendó pedir préstamos. Con un nudo en la garganta, Héctor rechaza el comentario:

Pues no sé cómo creen ellos que nos vamos a quedar sentados haciendo nada

A pesar de no recibir sueldo y de haber sido denominado agente federal “de primera línea”, que incluye la detección de drogas e inmigrantes indocumentados, el continuo procesamiento de pasajeros y funciones de inspección de carga en los puertos de entrada, Héctor continúa trabajando.

Es muy duro levantarse sabiendo que vas a ir a trabajar…, y pues ahorita no me están pagando

A diferencia de Héctor, Gerald Steward, un empleado de la NASA (Administración Nacional del Espacio y Aeronáutica) por casi tres décadas, no está trabajando y sobrevive con sus ahorros.

Gerald Steward Empleado de la NASA, y su mujer.

Gerald Steward Empleado de la NASA, y su mujer.

I’m very fortunate that I don’t live paycheck to paycheck, very fortunate to have savings and things like that

(Soy afortunado de no vivir de cheque a cheque, y de contar con algunos ahorros y cosas como eso”, dice.

Algunos de los amigos de Steward  no tienen ahorros y reciben comida gratis de algunos restaurantes locales como el que administra Jeremy Perrine.

We had a line of 500 to 600 people to pick it up, so it was a little overwhelming last week. We were able to feed a lot, but a lot didn’t get to it”

(Hace una semana la línea tenía de 500 a 600 personas; fue un poco abrumador. Hubo quienes no alcanzaron a comer).

Mientras estos trabajadores federales sobreviven con la ayuda de bancos de comida y empresarios generosos. Cuentan los días para que el presidente Trump y los demócratas en control del Congreso se pongan de acuerdo y puedan regresar a trabajar.

Banco de Comida de Houston, Texas, el más grande de Estados Unidos.

Banco de Comida de Houston, Texas, el más grande de Estados Unidos.

Para la Edición Semanaria del Noticiero Latino, desde Houston, Texas, Guion y foto de Mariana Pineda.

Nota de último momento.

En últimos minutos, mucho después de haber sido redactado este guion de Mariana Pineda trascendió la noticia de que el presidente Trump parecía estar dispuesto a aceptar reabrir el gobierno federal durante tres semanas mientras continúan las negociaciones sobre la seguridad fronteriza, aunque amenazó en que volvería a cerrar el gobierno si en dicho lapso no se llega al anhelado acuerdo.

Escuche la Edición Semanaria completa:

Download
This entry was posted in Homepage Feature, Política y Elecciones. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo