El voto joven y latino podría pintar de azul a Texas en 2020

Una de las largas múltiples líneas para votar en una casilla del condado Harris, suburbio de Houston, Texas.

Una de las largas múltiples líneas para votar en una casilla del condado Harris, suburbio de Houston, Texas. Foto: Mariana Pineda.

De la redacción

A 8 días de las más importantes elecciones presidenciales de los últimos tiempos se rompe record histórico: 60 millones de estadunidenses han votado ya en la votación anticipada, en persona o por correo, y los partidos enfocan sus baterías en estados que les podrían dar desde muy temprano los 270 votos electorales necesarios para hacerse de la Casa Blanca. Como se recordará, en 2016 Trump ganó en cuatro estados con apenas un 1.2 por ciento o menos: La Florida, Pensilvania, Wisconsin y Michigan. Pero los demócratas ven a Texas hoy como un estado clave para aspirar a ganar la presidencia de Estados Unidos.

Hoy el foco de los partidos está también en el voto de los jóvenes latinos. Hay quienes creen que ganando Texas se podría definir la elección la misma noche del 3 de noviembre. Como se recordará, en 2018 el candidato demócrata Beto O’Rourk casi le gana al titular del ese escaño en el Senado, Ted Cruz, con menos del 2 por ciento.

Sin embargo al parecer a Biden no le está yendo tan bien con los latinos como a Hillary Clinton en 2016 según encuestas, dice el periódico The Texas Tribune. En El Paso, donde más del 80% de la población es latina, entre los demócratas existe la idea de que si van a volver azul ese estado este año necesitan el voto latino.

Los latinos son ya la segunda fuerza electoral más grande de Estados Unidos, demográficamente hablando; de los 60 millones de latinos elegibles para votar, 32 millones o el 13.3% de todos los votantes elegibles en el nivel nacional ya están registrados. Pero en Texas, considerado uno de los estados ‘campo de batalla’, los latinos constituyen el 30% de los votantes elegibles, según el Centro de Investigación Pew. Estas proyecciones indican que los latinos podrían convertirse en el grupo de población más grande de Texas en 2022, afirma el Tribune.

Y es que las elecciones presidenciales tienden a atraer en general a más votantes jóvenes y latinos. O’Rourke podría haber ganado Texas en 2016 si se hubiera tratado de una elección presidencial, dicen un par de encuestas, de The New York Times / Siena, y la firma de datos de votantes de L2, un proveedor no partidista de datos de archivo de votantes.

A estas alturas, y de acuerdo con el entusiasmo que hemos visto en Texas a través de un reciente vistazo a Texas en estas mismas páginas, surge la pregunta de si ¿pueden realmente los demócratas generar los votantes latinos en grandes cantidades en Texas?

Según algunos, existen barreras reales y no se esperaría que los demócratas latinos se presenten en números particularmente altos dada su baja participación en otras partes del país, dice The New York Times. “Es inverosímil sugerir que la movilización hispana transformará fundamentalmente al electorado y convertirá a Texas en un estado azulado en el corto plazo”.

Otros, más pragmáticos y optimistas quizás, sostienen sin embargo que un aumento en los dólares de campaña, aunque sea modesto, alentaría la participación de los votantes latinos en Texas, que hasta el mes pasado todavía casi la mitad de los encuestados decía no haber sido contactados ni siquiera una vez por el Partido Demócrata.

Pero además de los votos por la presidencia del país, el control de la Cámara de Representantes de Texas tiene enormes implicaciones también, más allá de las fronteras del estado. “Una mayoría demócrata en la Cámara de Representantes de Texas le daría al partido una palanca de poder en el proceso de redistribución de distritos de 2021, cuando se espera que el estado reciba hasta tres nuevos escaños en el Congreso. Y le daría también un nuevo trazo de las líneas distritales del estado que serviría para tener el control de la Asamblea, por ejemplo, durante la próxima década.

Con todo, en ninguna parte del país ha habido un aumento de votaciones para igualar la de Texas, dice expertos. A lo largo de dos semanas de votación anticipada en persona, más de 6.9 millones de texanos han votado, una cifra que representa más de las tres cuartas partes de toda la participación de 2016  que el partido estatal ha registrado hasta hoy, sostiene el director de comunicaciones de los Demócratas en Texas.

De los 1.5 millones de votantes latinos en Texas a partir de 2016, los demócratas afirman que muchos de esos nuevos votantes son jóvenes latinos. Y una encuesta nacional de Telemundo-Buzzfeed News entre votantes latinos encontró que el 60% de los votantes latinos entre las edades de 18 y 34 planeaban votar por Biden.

Organizaciones sin fines de lucro no partidista como Jolt y MOVE Texas, cuyo objetivo es empoderar a los jóvenes subrepresentados para que participen en la política en Texas, han estado tratando de compensar lo que muchas campañas no han hecho en el pasado: tocar puertas en comunidades subrepresentadas y enviar por correo los formularios de registro de votantes a los votantes jóvenes negros y latinos.

Si Texas se vuelve azul para Biden se le debe dar crédito a las organizaciones que se han estado movilizando y llegando a las referidas comunidades subrepresentadas, que trabajan en coalición con otras organizaciones y que se han puesto en contacto ya con 1.4 millones de votantes. Esto, en condados como Harris, Fort Bend, Dallas y Bexar, todos condados cruciales para saber si Texas puede decidir el destino de las elecciones presidenciales 2020, dice Michelle Tremillo, directora ejecutiva y cofundadora de Texas Organizing Project.

Una de estas organizaciones de la referida coalición que moviliza este voto joven es Voto Latino, cuya Directora Ejecutiva, María Teresa Kumar estará hoy en Línea Abierta para explicar, entre otras cosas, la importancia de este voto y los esfuerzos que ha realizado su organización para movilizar el voto latino de manera paralela a la inversión en tiempo y dólares que el Partido Demócrata debe hacer en Texas si quiere aspirar a la Casa Blnca■

This entry was posted in Elecciones, Hacia el Voto 2020, Homepage Feature. Bookmark the permalink.