El país vive un movimiento político electoral que podría traer sorpresas

Representante estatal texano Beto O'Rourke, Demócrata de El Paso, Texas, en una reunión pública en agosto de 2017. O'Rourke se postula para el Senado de Estados Unidos contra el actual senador republicano Ted Cruz. Foto: The Texas Tribune.

Representante estatal texano Beto O’Rourke, Demócrata de El Paso, Texas, en una reunión pública en agosto de 2017. O’Rourke se postula para el Senado de Estados Unidos contra el actual senador republicano Ted Cruz. Foto: The Texas Tribune.

De la redacción

La noche del martes la atención de la nación estuvo puesta en las elecciones primarias de 5 estados y una elección especial en Ohio. Los resultados, algunos de los cuales no pudieron darse por lo cerrado de las votaciones o los empates virtuales (con un margen de 0.5 por ciento de diferencia antes de contarse todos los votos, como lo marca la ley electoral), se irán conociendo cuando lleguen y sean contadas las boletas que se emitieron por correo, como el voto temprano; las que observaron alguna discrepancia en el cotejo con el padrón electoral y se dirimen todavía, dadas las numerosas y cuestionables reglas impuestas por los estados dominados por los republicanos, para suprimir el voto, como la Identificación con fotografía oficial, el cambio de domicilio, y hasta la comprobación de la ciudadanía, etcétera. También están los votos de los militares que se encuentran sirviendo en algún país del extranjero.

Las elecciones de Texas para elegir el candidato al Senado federal acaban de finalizar, entre el titular del puesto, Ted Cruz (republicano) y el aspirante Beto O’Rourke (demócrata). Las últimas encuestas aún muestran a Cruz liderando la carrera, pero O’Rourke -prácticamente un desconocido hasta antes de este ciclo electoral-, podría tener la oportunidad de ganar terreno si es capaz de crear conciencia sobre temas contenciosos como por ejemplo el de la migración.

Porque hasta los republicanos moderados –y no tanto- ven con malos ojos las crueles políticas antinmigrantes de la administración Trump, como la separación de las familias, que tanto dolor e indignación ha causado no sólo a las víctimas de este racismo, o sea a las familias migrantes, sino también a gran parte de los estadunidenses. Ahora, cuando los republicanos y los demócratas finalmente se enfrenten en noviembre, ¿quién ganará?

En tanto, los republicanos avanzan con el tema de la supuesta reducción de los impuestos, con la presunta reforma al sistema tributario que firmó Trump.

Vale anotar que la presencia del presidente Trump en Texas podría afectar los votos que Cruz recibe en noviembre, y ahora mismo eso no se ve tan bien; aunque como se sabe, el Departamento de Estado texano y su Fiscal General lideran una demanda a nombre de 26 estados contra el programa de DACA de la administración Obama, y ese estado ha sido dominado tradicionalmente por los republicanos. Pero las cosas cambian.

Una encuesta anual de Gallup reportó por ejemplo que en 2017 el 54 por ciento de los adultos de Texas desaprobó a Trump. Y una encuesta de febrero de este año, del Texas Tribune-Universidad de Texas, mostró que el 46 por ciento de los votantes registrados aprobaron y desaprobaron por igual al presidente.

La calificación de aprobación de Cruz también está dividida. En la misma encuesta del Texas Tribune-Universidad de Texas el 40% aprobó a Cruz mientras que el 41% lo desaprobó. Mientras tanto, O’Rourke está viendo un gran número de asistentes a sus mítines en Texas e incluso está superando a Cruz en sus últimas donaciones de campaña. Pero todo esto puede no ser suficiente para alcanzar en noviembre el Senado.

En el programa de Línea Abierta de hoy miércoles se abordará a fondo esta contienda en Texas por el puesto en el Senado federal entre  Cruz y O’Rourke, que se encuentran casi en un empate virtual, aunque con una ligera ventaja del republicano, cuyo resultado parcial está cambiando vertiginosamente y aun no se cuentan todos los votos.

La novedad del acenso de O’bourke ha causado admiración, dice la introducción de Línea Abierta, ya que en las pasadas tres décadas Texas ha sido un estado firmemente republicano. Cruz busca su reelección a un segundo período en el Senado de la nación. Pero Beto lleva el impulso a su favor.

El senador Ted Cruz (R-TX) habla a los periodistas después de que los republicanos del Senado revelaran su versión de la legislación que reemplazaría a Obamacare en el Capitolio en Washington, DC el 22 de junio de 2017. Foto: Reuters.

El senador Ted Cruz (R-TX) habla a los periodistas después de que los republicanos del Senado revelaran su versión de la legislación que reemplazaría a Obamacare en el Capitolio en Washington, DC el 22 de junio de 2017. Foto: Reuters.

El programa espera aún la confirmación de los invitados: el senador Ted Cruz, y el aspirante Beto O’Rourke.

Por su parte la elección especial en Ohio, por el distrito electoral número 12 fue quizás la más observada del martes. La mayoría de las votaciones se llevaron a cabo en los suburbios de Columbus, donde vive un electorado más educado y con mayores ingresos económicos. Ahí, el demócrata Danny O’Connor se encuentra en una apretada contienda contra el republicano Troy Balderson, que al no poder definirse la noche de ayer se repetirá en noviembre. Pero este empate virtual le supo a victoria al Partido Demócrata, porque los republicanos llevan desde 1992 manteniendo la representación política de ese Distrito en la cámara baja.

Esa carrera es importante también porque puede verse como un adelanto parcial de las elecciones de noviembre, en las que el control de la Cámara de Representantes podría decidirse en comunidades similares de todo el país, que han votado durante mucho tiempo por los republicanos pero que están preocupados por Trump, y que analistas suponen será conquistada por la ‘marea azul’, es decir por los demócratas.

Las elecciones también se llevaron a cabo en Michigan, Kansas, el estado de Washington y Missouri, donde se dio una gran victoria laboral, en una disputa previa que llegó hasta la Suprema Corte de Justicia, y en la que el máximo tribunal falló en favor de una medida republicana para eliminar las cuotas obligatorias de los miembros del sindicato.

Aunque no será fácil

De esta suerte, la moral demócrata fue el gran ganador en estas últimas elecciones. Y es que el récord de aprobación del presidente Trump está siendo probado, con resultados negativos en casi todas, si no es que en todas las elecciones primarias de 2018. De hecho en el evento de cierre de campaña el presidente Trump se hizo presente en Ohio para apoyar al candidato republicano Troy Balderson. Entonces el gobernador -republicano también-, John Kasich preguntó Balderson si éste había invitado a Trump a su cierre de campaña, porque él no lo había hecho, dijo. Y el candidato afirmó enfático que “no”. El gobernador dijo entonces en tono preocupado que “Trump hace lo que quiere”.

This entry was posted in Homepage Feature, Política y Elecciones. Bookmark the permalink.